El hermano Antonio. Por los pagos de la sierra. Leyendas y mentiras. 8

Destacamento de la Guardia Civil en Las Gargantillas para luchar contra los maquis.
El primero por la izquierda Antonio Prieto Gil
En el año 1945 recalan en el actual Parque de los Alcornocales Francisco Bailón Pecino de los Barrios que conocía la zona y Antonio Prieto Santiago de Madrid. Llegan procedentes de Rusia, tras pasar los Pirineos y una breve estancia en el Monasterio de Montserrat. Vienen huyendo de un pasado oscuro en sus dos años de trabajo en la División Azul en un contexto de desintegración y sálvese quien pueda. Se instalan por el Monasterio del Cuervo y los pagos anexos, lugar propicio para los objetivos que buscaban, huir del mundanal ruido y pasar lo más inadvertidos posible como tradicionalmente había pasado en esta tierra de frontera, esta tierra de nadie…
Empiezan teniendo problemas con todo el mundo como forasteros que son; con los maquis, con los contrabandistas, con los guardias civiles, con el propietario Vicente Ruiz… poco a poco el tiempo, la negociación y los buenos padrinos que tienen les hacen superar las dificultades. Los maquis y los contrabandistas el tiempo a través de la Guardia Civil los retira de escena. Con Vicente Ruiz las negociaciones son arduas, el molinero argumenta que el Cuervo es propiedad privada, Antonio Prieto que hay partes que son propiedad comunal, al final llegan a un acuerdo para que deambulen libremente por esos pagos. Las negociaciones con la Guardia Civil también fueron arduas. La paz llegó cuando se percataron de que en el destacamento de las Gargantillas había un número de la Guardia Civil que era familia de Antonio procedente de Zamora; Antonio Prieto Gil (este le confirmó que ambos pertenecían a una familia de raigambre venida a menos) y cuando los protectores ejercieron su influencia para que pudieran campar libremente.



Como no podían decir de dónde procedían ni como habían llegado a este lugar la imaginaria popular se disparó y empezó a circular a su libre albedrío. Hasta nosotros llegó que el hermano Antonio había luchado en la Guerra Civil en la zona republicana, que había huido luego con los rusos, que había engañado a estos y había vuelto a España y que por la sierra se dedicó a bautizar, dar la comunión y casar a los parroquianos que por allí vivían, amén de buscar un tesoro en el monasterio que desde tiempo inmemoriales estaba allí escondido.  Luego veremos que todo esto es una sarta de mentiras.

Las Gargantillas. Foto Mintz


En el libro de La Tierra apareció un artículo sobre el hermano Antonio: “De él no se conoce su verdadero nombre. Se sabe que vivió entre el Monasterio del Cuervo, Escudete y la Orativa al amparo y la protección de la familia Vela. Parece ser que durante la Guerra Civil luchó en la zona republicana, que después estuvo en la Rusia comunista de la que tuvo que huir repentinamente al tener problemas  comerciales con los bolcheviques y que llegó a esta zona a finales de los cuarenta". Salvo lo de la protección de la familia Vela todo es mentira. Nótese que se dice que no se conoce su verdadero nombre. En Internet Ángel Rivero escribe: “o el hermano Antonio, teóricamente un “rojo” que vestido de fraile vivía de las donaciones que recibía de las familias por dar clases a sus hijos, aunque también las malas lenguas decían que permanecía allí intentando localizar un tesoro escondido”. Lo de Rojo ya ha demostrado Enrique Carabaza que era mentira. 



En el libro El padre Jandilla de Luis González Metola podemos leer: “Porque en una de sus correrías, junto al Tajo Figuras encontró a Antonio Prieto, madrileño y antiguo legionario. Apartado del mundo, quizás por una promesa, vivía de la caridad en las ruinas del antiguo convento del Cuervo que los Carmelitas abandonaron en el siglo pasado. Cada día salía a las cortijadas próximas a la sierra a enseñar las letras y la doctrina. De vez en cuando bajaba con su capacha a Casas Viejas a confesarse y oír misa; allí le socorría la gente que le vio con simpatía y dio en llamarle el “Hermano Antonio”. El hermano del padre Jandilla acierta en lo de legionario, aunque no le añade  el calificativo de azul, yerra en lo de la promesa y se acerca en el carácter religioso que tomó.  


Antonio Morillo dice sobre él “ El hermano Antonio con sus barbas grandes vivió allí mucho tiempo. Vestido de fraile bautizaba y daba el catecismo. Luego iba todos los días a Benalup". No es verdad que bautizara. 


Quedan dos post para completar la serie, en ellos creo que se aclara definitivamente quien era el supuesto hermano Antonio y como pasa de militar falangista al rol que jugó en el Benalup de Sidonia de la postguerra. 

Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La pizzeria La Fontana. Y 2

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.