Catalina Sánchez y las niñas de Casas Viejas


Me encanta ir, ahora que no puedo más, por el casco antiguo. Cuando paso por la Alameda, casi siempre me topo, con Catalina Sánchez. Siempre cae un saludo simpático, una noticia recién pasada o un chascarrillo histórico. Me manda su hijo, este vídeo.

La familia Sánchez en Pagana, en un descanso en la siega. Foto del libro La Tierra

Dice:
Las niñas de Casas Viejas
están medio dislocadas
con  esos niños que vienen
de ese lado de Pagana.
con los caballos sillaos
que parecen señoritos
y después pasan más hambre
que el desgraciado Pichorrito.

Estas fotos las publicó Manolo Cepero en este facebook

Fernando me dice: “Debe ser una estrofa del carnaval de finales de los años 20 o principios de los treinta de cuando venían mi abuelo y sus hermanos a buscar novia”. Creo que sí, que se trata de cuando los hermanos Sánchez Caro venían a Casas Viejas a buscar futura media naranja. Posiblemente la estrofa sea de una murga de la época y refleja el sentimiento de resquemor que provocaba que los vecinos de al lado vinieran a “llevarse” las mujeres de su pueblo. Al menos aquí se expresa el descontento con coplas, la mayoría de las veces se hacía a palos. Fueron muchas las peleas en el mundo rural que se provocaron por este motivo. El control social del que hemos hablado muchas veces tiene uno de sus cauces más utilizados las coplas de carnaval y en este caso es una evidencia de ello. 


Otra referencia reseñable es “con sus caballos sillaos”, no entiendo muy bien lo que quiere decir, responderá  a la dicotomía que siempre ha tenido, y tiene, el mundo del caballo. Por un lado, es propio de “los señoritos” del campo, pero también de los campesinos, que como en este caso eran un instrumento más de su trabajo y eran utilizados como medio de comunicación. También me llama la atención la citación de "Pichorrito", si alguien tiene idea de alguna pista sobre el personaje agradecida será.


Francisco Sánchez Caro casó posteriormente con Luisa Estudillo Rodríguez. Provenía de Pagana, un pago donde los Sánchez Caro vivían, en Alcalá de los Gazules, en terrenos que ahora ocupa el pantano del Barbate. Se instalaron en la vivienda familiar de ella, aquella que a finales del siglo XIX Andrés Rodríguez Caravaca e Isabel Pérez Blanco adquirieron en la esquina NW de la Alameda. 


Él trabajo toda su vida en la huerta Bella Sombra, al lado de la fuente del Tío Pujao. Su hija Catalina vendía los productos hortofrutícolas en la tienda de la Alameda. El matrimonio tuvo, además,  dos hijos más Sebastián y Juan Sánchez. Seguramente, él le cantaba la canción, de la que era coprotagonista, a sus hijos. Catalina, con esa impresionante memoria que tiene, la recuerda todavía.


Mi amigo Pepe González, Capita, lleva mucho tiempo estudiando el carnaval de Casas Viejas. Se queja de que hay muy poco del carnaval que se escribió anterior al franquismo. Sabemos que hubo, pero no hay nada escrito, o al menos, no se conoce. Testimonios como este tienen un valor documental grandioso. Además de la copla en sí, que es preciosa y muy significativa, la revelación de Catalina nos pone en evidencia que hay un patrimonio inmaterial muy rico que atesoran nuestros mayores que deberíamos intentar recoger y publicar antes de que ya no sea posible. Estamos en tiempos de confinamiento, podemos aprovechar el cuidado a nuestros mayores para escucharlos y recoger todo aquello que podamos sobre tradiciones y hechos ocurridos en un pasado. Este blog se ofrece a difundirlos.
Catalina lleva toda su vida en la Alameda. No se le escapa ningún acontecimiento que ocurra en ella. Por tanto, ha sido testigo de los acontecimientos más importantes del pueblo en los últimos setenta años.

Yo creo que esta fue la lección que nos dejó Mintz. La historia no solo está en documentos y fuentes oficiales, no solo es la que escriben los funcionarios a dictado de la oligarquía dominante. La historia que dimana de las fuentes orales es tan digna como la que viene de las fuentes escritas. Pero siempre ha estado rodeada de una aureola de desprecio y minusvaloración por la élite dominante, que ha escrito la historia y ha priorizado sus fuentes. Podemos aprovechar las redes sociales y las circunstancias actuales para recuperarla. Pero démonos prisa.
El día de su boda con Rafael Mera Bernal

Gracias Fernando, te debo un cubata en lo de nuestro amigo común Tato. Por supuesto que hago extensivo mi agradecimiento a Catalina, una fuente inagotable de información para este blog desde que llegué a este pueblo y me alquiló la casa de su hijo en Las Canteras. En este pueblo no son muchos los consensos existentes, uno de ellos es el respeto y admiración que tenemos por esta mujer.

P.D.- Un amigo me aclara la duda que tenía sobre un verso. "Lo de caballistas sillaos se refiere a que los caballistas venían ensillaos, es decir, con montura vaquera y eso en esa época significaba un cierto señoritismo pues los caballos de trabajo solían llevar albarda y la montura quien la tenía la usaba en determinadas ocasiones como para venir a ver la novia al pueblo"  Está claro que como decía Machado aprendemos entre todos. Gracias.


Comentarios

Entradas más vistas

Los olores de la infancia

El Benalup de Sidonia de finales de los sesenta y principio de los setenta en los outtakes de Mintz. La vida cotidiana.Las migraciones. 8

Casas Viejas y yo. Agradecida. Por Morgane Huget

La ley de términos municipales

El Benalup de Sidonia de finales de los sesenta y principio de los setenta en los outtakes de Mintz. La vida cotidiana. El día a día dentro de las casas. 4

Casa Rural Hugana y la puerta natural del parque de los Alcornocales

El Benalup de Sidonia de finales de los sesenta y principio de los setenta en los outtakes de Mintz. La vida cotidiana. De las chozas al piso. 3

Casas Viejas en 1782. Y 3