Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo


Si yo no hubiese merodeado por los alrededores de la Plaza de las Flores tras una rosa que abría, no hubiese entrado nunca en el nº 24 de los Callejones de Cardoso para conocer a una casaviejeña, llegada a Cádiz para servir y que terminó sirviendo a marido y criando a hijos. Cercana, honesta y generosa, no recuerdo que me contara nunca de los Sucesos,  sí que en algún momento se le escapara: “en mi pueblo se lio una bien gorda”, y poco más. Yo tampoco me preocupé en conocer, en aquella época, mi curiosidad y mi atención se centraba más en el presente y en el futuro que en el pasado. 

Pero conocer a esa casaviejeña  fue lo que me motivó para que cuando en el año 75 tuve que pedir mi primer destino como maestro, pusiera a “Benalup de Sidonia” en la primera casilla.  Y allí llegué, con 25 años, dispuesto a ejercer en el oficio que me gustaba. Y en las aulas que el Padre Muriel tenía en “el Cuartel”, empecé a aprender, porque el título no incorporaba el kit de herramientas necesarias para  atender a las distintas necesidades de mis alumnos.
Taller de teatro a partir del cual se generó la obra de 1990


El Bar de Pepe sería mi referencia gastronómica y el lugar donde a veces, al anochecer, echar unas partidas de cartas en una punta de la barra con pausas establecidas cada vez que Pepe debía servir a algún cliente.  Y vas conociendo a las familias del entorno, a compañeros, pateas  la sierra, te inicias en recoger sus tagarninas, espárragos, cabrillas…y te sorprendes con el Convento del Cuervo, el Tajo de las Figuras, la Morita… y te casas, y ves crecer a tus hijos en ese ambiente donde  tan a gusto se encuentran y te encuentras, y  “vas echando raíces”.


Y me veo colocando cartulinas en los bares convocando para crear una Liga de Futbol sala local, y te implicas en todo lo que después  generó. Y entrada ya la democracia, lo de ser municipio independiente de Medina recupera su fuerza, y yo que desde el 83 estoy en el Tajo de las Figuras, germen de “insurrectos”, empatizo con ellos. Asisto en Medina a un Pleno donde un tal Cornejo da por muerta la Independencia de Benalup con un minuto de silencio, respondo en la sección “Cartas al Director” del Diario de Cádiz, y al poco me veo en las listas de la CUB, saliendo a manifestaciones “por un término natural y justo” y debatiendo con los concejales de Medina para que respetaran nuestro espacio de gestión: “Benalup lo gestiona  su alcalde y sus concejales”.


 Y a pesar de que la mayoría éramos novicios en la política, empezamos a actuar, porque mucho había que hacer. Y como concejal me di cuenta de la capacidad que se tiene para gestionar y mejorar el entorno en que vives.


Y en ese continuo movimiento, nace lo de representar” los Sucesos”  en la Alameda. Se trataba de intentar recuperar esa parte oscura de nuestra historia que nadie quería tocar, enfocándolo no desde la vergüenza, sino desde la honestidad, la fidelidad y el compromiso, y adoptar esos valores como señas de identidad de un pueblo que quería andar sólo, abriendo su mochila y mirando de frente, con orgullo si cabe. Y se hizo. 


Fue la época donde entré en el músculo de Casas Viejas y cómo Casas Viejas me  hizo sentir parte de él, inyectándome sus orígenes, sus luchas, su presente y su futuro. Y uno se hace un casaviejeño más, sin necesidad de papeles que lo atestigüen, ni que nadie lo certifique. 


Y en todo ese tramo andado: las personas. Que acompañas y te acompañan, amigos y amigas que comparten camino y con las que creas un vínculo que va más allá del tiempo y de la distancia que nos separe.


¡Ay !…si yo no hubiera merodeado tanto por la Plaza de las Flores… no hubiera terminado enamorándome de una casaviejeña.

Comentarios

Entradas más vistas

Los olores de la infancia

El Benalup de Sidonia de finales de los sesenta y principio de los setenta en los outtakes de Mintz. La vida cotidiana.Las migraciones. 8

Casas Viejas y yo. Agradecida. Por Morgane Huget

La ley de términos municipales

El Benalup de Sidonia de finales de los sesenta y principio de los setenta en los outtakes de Mintz. La vida cotidiana. El día a día dentro de las casas. 4

Casa Rural Hugana y la puerta natural del parque de los Alcornocales

El Benalup de Sidonia de finales de los sesenta y principio de los setenta en los outtakes de Mintz. La vida cotidiana. De las chozas al piso. 3

Casas Viejas en 1782. Y 3