La historia de una máquina de coser. Por Antonio Rivas Cabañas

La foto está realizada a principio de los años cuarenta, en la calle Medina (actualmente Independencia) a la altura de la farmacia actual. Algunas de las que aparece son Leonorcita Pérez, Mercedes y Ana María Múñoz, Carmen Gallart, Paz Pérez... Se trata de una miga a donde a las jovencitas las enseñaban a coser, que aquel día había llegado una demostración de las famosas máquinas de coser alemanas Singer. De estas demostraciones salían algunas ventas como el caso de la de Vicenta Pérez.

La máquina de coser SINGER de Vicenta Pérez, esposa de Gabriel Pavón, padres de mi abuela Francisca Pavón Pérez, la máquina de la bisabuela es de 1916. Según reza en la cartilla de arrendamiento. Tiene 104 años. Costó 225 pesetas, pagaderas como un arrendamiento en 90 pagos sellados de 2.50 pesetas. Los sellos se iban pegando conforme se pagaba, teniendo además que firmar el empleado de cobranza, José Bancalero.



Mi madre falleció el día 2 de octubre pasado. Siempre contaba que su madre le dijo que a la vez su abuela compró la máquina con muchos sudores y poquito a poco. Lo curioso es que nunca supimos nada más. Ahora entre sus cosas ha aparecido la cartilla de los pagos. Lo cual nos ha datado la edad de la máquina, el precio, la forma de pago, y la identidad del cobrador,,, con otro apellido de Casas Viejas.


La sorpresa ha sido mayúscula cuando además en la contraportada figura manuscrito por dos veces lo siguiente:  "Para que conste el año que contraimos matrimonio Juan Cabaña Salvador edad 24 años, y Francisca Pavón Pérez, 22 años... Año del 1918 día 23 de diciembre por la mañana..." Con lo que hemos conocido aproximadamente la fecha de nacimiento de los dos 1894 y 1896. Parece que pone como domicilio calle Nueva. En la portada pone que si se paga anticipadamente se abona un cupón de 2.50 por cada diez semanas que se adelanten.


La máquina la tienen mis primas, hijas de Vicenta Cabañas Pavón, hermana de mi madre. Te ofrezco esta información para plasmar parte de la historia de este pueblo que amamos. La máquina estuvo en Casas Viejas, se fue pagando allí, y en algún momento pasó de mi bisabuela a mi abuela cuando se vinieron a Cádiz. Ya funcionaba la venta a plazos, aunque se le daba forma de arrendamiento, de tal manera que hasta el final no te convertirías en propietario.


Lo curioso es que la máquina la tienen mis primas, y la cartilla la tenía mi madre. Ahora con motivo del fallecimiento de mi madre la hemos descubierto, y con el motivo del cumpleaños de mis primas que cumplen a la vez 60 y 50 se la voy a regalar, para que la máquina y sus papeles vuelvan a estar juntos, después de tantos años de estar por separado.


Antonio Rivas Cabañas es un autor famoso carnavalero cuya familia materna es de Benalup-Casas Viejas. Recientemente, gracias a las redes sociales ha incrementado el contacto intenso con el pueblo. Ha escrito este artículo sobre la máquina Sínger de su familia materna y yo le tengo que enviar un calendario (aviso para navegantes, se han agotado los que se vendían y a mí me quedan pocos). La verdad es que me gusta bastante porque el detalle nos sirve para ver como la máquina de coser, un artificio alemán entra poco a poco en el mundo rural femenino porque puede aportar ingresos sin tener que abandonar el hogar. Es la parte, junto con la fábrica de la luz, de la revolución industrial de esa etapa que nos tocó. Muchas gracias a Antonio por su artículo.


Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La pizzeria La Fontana. Y 2

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.

Los lugares emblemáticos de Mintz. Ambito público. Panadería Adela.19