Ayer murió Manuel Fernández Pérez-Blanco

Comida con compañeros en el Casaron. Manolo es el sexto por la izquierda
Ayer murió Manolo Fernández, el practicante de este pueblo desde 1975 hasta hace unos años en los que se jubiló. Estamos en un país donde se suelen homenajear y alabar a las personas después de que se mueren. Hay muchas personas que se tienen que morir para que le reconozcan sus meritos, y eso es cuando menos injusto.  Como dijo Rubalcaba cuando tuvo que dimitir "En España enterramos muy bien". Y efectivamente cuando se murió todo fueron elogios y parabienes. Afortunadamente en el caso de Manolo Fernández no es así. El pleno de 18 de marzo de 2011 concedió la medalla honorífica de Benalup-Casas Viejas, a D. Manuel Jesús Fernández Pérez Blanco por su trayectoria profesional en el ejercicio de la enfermería en esta localidad.
Los distintos portavoces de los tres partidos presentes, el homenajeado y el alcalde pronunciaron sendos discursos que me ha parecido interesante publicar en mi blog como homenaje póstumo a Manuel Fernández Pérez-Blanco.
La misma comida. Ahora está sentado en la silla


Comenzó el turno Isabel Sánchez Buendía, portavoz del grupo Andalucista:"En primer lugar, enhorabuena a Don Manuel Fernández Pérez Blanco por la imposición de la medalla de oro de este ayuntamiento, su aportación a la sociedad benalupense a lo largo de su vida profesional como ATS, o mejor practicante, lo hace hoy merecedor de esta distinción. Creo, humildemente, que Manolo comparte hoy esta medalla con quienes ya fueron homenajeados en actos anteriores, con la doctora Doña Rosalina Quispe, para ella un recuerdo muy especial, y con don José Martínez, quien en su discurso de hace dos años compartía su reconocimiento con Manolo. Tras los inicios de Manolo como practicante en algunos pueblos de la Sierra, llega a Benalup y da sus primeros compases con el doctor Martínez Becerra, sustituye entonces a don Santiago, desde el año 1975 es el único practicante que hay en el pueblo, durante 16 años y hasta constituirse el Centro de Salud. Comparte su labor primero con Rosalina, después con don Ángel, y durante todo el tiempo con don José Martínez. Es una época dura, un pueblo pequeño, carente de medios y sin necesidad de establecer turno de guardia porque estaba permanentemente de guardia, recorriendo a pie, porque Manolo se ha negado a conducir, cada uno de sus calles. 

Con la creación del Centro de Salud mejora la dotación y las condiciones de trabajo, pero su trayectoria profesional no ha estado libre de malos momentos, de sentirse desbordado, quizás hasta de olvidarse muchas veces que tenía una vida familiar porque las obligaciones lo reclamaban, a veces acompañadas estas obligaciones de difíciles vivencias. Su última época ha sido muy diferente, dice él que le ha tocado vivir las crisis y transiciones más importantes de nuestra historia reciente, las nuevas tecnologías y el nuevo enfoque de la sanidad a nivel local ha sido su última experiencia, no obstante, Manolo, hijo de Benalup, hijo de aquí, ha sido capaz de ser profeta en su tierra, atento, dispuesto a prestar su experiencia en las curas o resolver cualquier tipo de emergencia sanitaria. 

Probablemente preferiría ahora estar alternando o quizás cantando porque no le gustan los homenajes, pero hoy tiene la obligación de recibir este reconocimiento público por su labor prestada, quizás no hay profesión con mayor trato humano que la que tienen los sanitarios, a lo largo de su vida son muchos los benalupenses que han pasado por sus manos. El practicante, el ATS, lleva a cabo una labor cercana a la persona, a veces durante muchos días, en consulta o en casa, va y viene. Gracias, Manolo, por todo lo que has aportado a nuestro pueblo, por todo el tiempo de tu tiempo que nos has dedicado, por tus largas caminatas para mejorar nuestra salud, enhorabuena por este reconocimiento público".



Le siguió en el turno de palabra la concejala del grupo popular, Mª. Rosa Ruiz Mateos que se dirige a los Sres. Asistentes con las siguientes palabras:"De la misma manera; por una vida trabajando En Benalup, Por Benalup y Para Benalup, un benalupense de a pie, nunca mejor dicho, recibe la medalla de Nuestro Pueblo: Nos referimos a Manuel Fernández Pérez- Blanco, mejor llamado y conocido por todos como Manolo El Practicante. Nació en Benalup hace unos cuantos años, menos de los que nosotros quisiéramos que llevara con nosotros y más de los que Manolo quisiera... Estudia en Benalup con Manuel Sánchez y Eugenio Espinosa y desde aquí va a Campano a realizar el bachiller elemental, y de allí a la escuela de medicina donde desde 1968 a 1971 realiza y termina su carrera. Empieza su vida laboral en Benalup junto a d. Santiago Sáez (que fue alcalde de benalup). Tuvo su primera plaza en Algar y luego en Bornos, antes de recaer en su Benalup natal. Ha trabajado con todos los médicos que hemos tenido, desde José Becerra, Rosalina Quispe, Ángel (el medico de los perros) hasta rematar con Martínez Gracia. 


También ha probado todos los “centros de salud”, desde la cruz roja hasta el actual, pasando por el antiguo ayuntamiento y el cañuelo. Se casa con fina Manzorro en agosto de 1979 del que tienen dos hijos, Jonathan y Borja. Trabaja sin ayuda durante 16 años, con la precariedad de aquellos tiempos, teniendo que estar localizado 24 horas, sin vacaciones y atendiendo algún que otro parto de urgencia, por lo que más de una mujer se acordará de esos momentos donde Manolo fue la primera ayuda para traer su hijo al mundo. Es tanto el tiempo que dedica a su profesión, que no tiene tiempo ni para sacarse el carné de conducir, que se apunto dos veces y tuvo que dejarlo. ( A eso nos referíamos con que es un ciudadano de a pie, pero de verdad, porque nunca se le vio conduciendo un coche) Su preocupación solo ha sido trabajar y el bienestar de los benalupenses, tanto que ni piensa en su futuro, pues hoy por hoy no tiene plaza fija y se encuentra en la bolsa de trabajo esperando para seguir trabajando".


Seguidamente, interviene la Tte. Alcalde delegada del Área de Presidencia, Dª. Amalia Romero Benítez, que se dirige a todos los presentes con las siguientes palabras: "Unamuno acuñó el término intrahistoria al defender que la verdadera historia de los pueblos no era la que nos trasladaban los medios, ni los cronistas ni los periódicos, sino que era un cúmulo de las pequeñas historias de cada uno de los hombres y mujeres desconocidos pero que, estando siempre, eran los verdaderos protagonistas. Eso viene a colación porque al sugerir el nombre de Manuel Jesús Fernández Pérez-Blanco la mayor parte de nosotros NO lo relacionaría directamente con el devenir de las últimas décadas de nuestro pueblo. Pero por el contario, si decimos “Manolo el Practicante”, a todos nos viene la imagen serena, pausada y certera de Manolo trabajando en cualquiera de los centros de salud que ha tenido Benalup, y la guardamos en nuestra memoria colectiva, que es en realidad nuestra historia. Manolo estaba allí, ejerciendo su labor profesional, desde hace 35 años, cercano a la gente, con una actitud servicial y una profesionalidad intachable.

Por otra parte puede ser un tópico, pero que en este caso se cumple con creces, ya que todos los profesionales que han trabajado junto a Manolo en los distintos equipos sanitarios de los que ha formado parte, y eso nos consta, tienen una opinión más que positiva de él, tanto como profesional como compañero. Manolo ha sido testigo y protagonista de la evolución que ha tenido el campo de la salud pública en nuestro pueblo, aunque antes de trabajar en  Benalup ya lo hiciera en pueblos de la Sierra de Cádiz como Algar. Desde entonces Manolo visitaba las casas de todos los que le requerían, maletín en mano, pateándose las calles y cada rincón del pueblo.



Por lo que respecta a sus aficiones, Manolo es aficionado a la música en general y a la de carnaval, la de los coros, en particular. Y por supuesto a la música de los setenta. Incluso aquel famoso grupo benalupense Lotus animó el convite de su boda, que se celebró en La Cueva. No en pocas ocasiones se ha lanzado a cantar, y con una de las mejores voces, sin duda un gran bajo, aunque con esa modestia que le caracteriza no haga gala de ello.También sabemos por sus amigos, que en ocasiones, cuando su tiempo se lo permite, es dado a la restauración, barnizado y demás, de muebles y objetos caseros.


Y volviendo al campo profesional, durante todos estos años la trayectoria de Manolo ha discurrido en la localidad, años en los que ha trabajado en los tres centros de salud del municipio, el ubicado junto a la Plaza de Antiguo Ayuntamiento, el ambulatorio de la Calle Cañuelo y el Centro de Salud Dr. Martínez Becerra, de reciente construcción en la Calle Almería, ocupándose de lo más importante para todos, la salud. Manuel es un benalupense más, siempre atento a los demás y disponible para ayudar. Manolo, desde el corazón, nuestro más sincero agradecimiento y felicitación porque personas como tú son las que hacen la verdadera historia de un pueblo".


A continuación el Sr. Alcalde impone la medalla honorífica de nuestro pueblo a D. Manuel Fernández Pérez Blanco, que se dirige a los Sres. Asistentes con las siguientes palabras: “Hola, buenas tardes. Soy Manolo Fernández y he tenido el placer y el privilegio de habertrabajado muchos años, prácticamente toda mi vida profesional, como A.T.S., en mi pueblo, Benalup. En primer lugar quisiera agradecer el haber sido elegido para esta distinción y recordar algunos momentos de mis años de profesión. Comencé los primeros compases, al terminar mis estudios, al lado de Santiago Sanz, compañero y amigo, sustituyéndole en sus vacaciones; suerte para él, porque entonces no había abundancia de A.T.S. y además, no les gustaba la idea de trabajar en zonas rurales.


Hice breves sustituciones en pueblos de la sierra, Algar y Bornos, y a partir de ahí mi vida profesional ha transcurrido en Benalup, 35 años largos. La suerte de haber estado trabajando tanto tiempo en mi pueblo me trae recuerdos imborrables: compañeros maravillosos, como Dª. Rosalina Quispe, que desagraciadamente ya no está con nosotros, D. José Martínez, gran médico y mejor amigo, y toda una larga lista de compañeros y amigos que no voy a ser capaz de nombrar completa. Gracias a todos.En los 16 años que estuve trabajando como único  .T.S., el trabajo fue duro: en alerta las 24 horas del día, continúas entradas y salidas, los inyectables llovían, los horarios no existían (cada uno venía a ponerse la inyección cuando le parecía) …Nunca había un momento de tregua. Pero todo lo doy por bueno, y me quedo  con los  buenos momentos que han sido muchos.

Me gustaría terminar estas palabras agradeciendo, de nuevo, esta distinción, la cual me llena de orgullo e ilusión. Muchas gracias y buenas tardes.” 


Finalizadas las intervenciones, el Sr. Alcalde procede a cerrar el acto con las siguientes palabras: Y quienes habéis cuidado y seguís cuidando de la salud de nuestra gente, que ha sido tu caso Manolo, eso se valora más que nada y se merece el reconocimiento de nuestra gente. Nadie mejor que Manolo recorría las calles de nuestro pueblo cada día, y además con tranquilidad como hay que hacerlo, para darse cuenta que uno en la vida no está de paso, por ello podría haber sido por tanto inspector de obras de este ayuntamiento, y podría haber sido trabajador social de este ayuntamiento porque más que nadie conocía las casas y familias de
nuestro pueblo, podría haber sido muchas cosas pero ha sido una muy importante, el ser el practicante, formas parte de la pequeña historia de nuestro pueblo, la que hacen las personas día a día, y estarás en los libros de actas de este Ayuntamiento, en los libros de historia, pero importará poco porque estarás en la vida de los ciudadanos de Benalup a los que has dedicado tu tiempo, y lo has hecho con generosidad. Por ello con este acto quiero hacerte Justicia, la que no te ha hecho la administración para la que trabajas, por lo tanto, quiero que esto sirva también para tu corazón. Por ello como te dije antes formas parte de la pequeña historia de nuestro pueblo y probablemente todos vosotros hayáis tenido una mañana con Manolo, una tarde con Manolo o una noche con manolo. Yo tuve una noche con Manolo, que aparecí con  dos de mis hijos que estaban como si los hubieran cogido los toros en los San Fermines de Pamplona y estuviste con ellos, cosiendo las heridas, y siempre dispuesto, y eso en mi mente está gravado desde el recuerdo para el agradecimiento permanente como ciudadano de este pueblo y como usuario del servicio de salud al que tu prestas el servicio. Muchas veces es importante un reconocimiento como este, lo es, claro que lo es, pero tú nunca lo has buscado porque has entendido tu trabajo como un servicio a la Comunidad. Muchas gracias Manolo, por lo particular y por lo general que represento del agradecimiento de este pueblo".


Las distintas intervenciones han sido tomadas del acta del pleno del Ayuntamiento de 18 de marzo de 2011

Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.

Patrimonio cultural familiar de B-CV. La caza. El Furtivismo y Francisco Aragón. 26