Ya no hablamos idiomas por señas

Todos los años suelo publicar un post sobre los resultados de segundo de bachillerato o/y selectividad del IES Casas Viejas. Este año algún dato me han dolido tanto en el aliento que no lo había hecho hasta ahora. Creo, creo y creo que los docentes no somos jueces, sino que nos pagan para fomentar raíces y alas.
Pero hoy mi compañera Mari Carmen Alcedo ha compartido en Facebook este artículo sobre Miguel Gallardo Múñoz, el alumno que proveniente de la Zarzuela, ese poblado de Zahara que tanta relación tiene con Casas Viejas, ha estudiado en el IES Trafalgar y ha obtenido un 14 en selectividad. Es decir, todo dieces. En el IES Casas Viejas hemos tenido este año 4 (uno en Historia que estoy superorgulloso, tres en inglés), él solito ha tenido seis dieces. Veo en las redes al director del Trafalgar sentirse orgulloso de esos resultados. Lo conozco y sé que siempre ha luchado por el equilibrio entre la equidad y la excelencia, me alegro mucho por él y por los alumnos de ese centro. De hecho lo llamo y le preguntó que si el padre de Miguel Gallardo es profesor, abogado o médico y me dice que no, que trabaja de mantenimiento. Más me alegro todavía. 



Nosotros en el IES Casas Viejas hemos tenido unos resultados óptimos. Han superado la selectividad más del 91% de los presentados, 45 de  49. Pero me llama mucho la atención un dato. Analizando pormenorizadamente los resultados por asignaturas constato la última tendencia a los buenos resultados en idiomas. Hace unos años no era así. De hecho era todo lo contrario.  Lo primero es felicitar al departamento de inglés y de francés por estos resultados.  Carandell habla de que vio un anuncio en la costa del Sol en los años sesenta en un bar que decía que se hablaba idiomas por señas. Hemos avanzado mucho afortunadamente. Hay muchos alumnos que se han presentado por francés y por inglés y que han obtenido resultados en ambas materias excelentes. Un tercio de la nota de selectividad se lo ha dado la calificación en estos dos idiomas a muchos alumnos. Nos estamos modernizando y reconociendo la importancia de los idiomas. Dato muy positivo. 


Por el grupo de whatsaap que tengo con los de segundo de bachillerato les pregunto que quienes de ellos han estado matriculados en alguna de las dos academias de idiomas que hay en el pueblo (Le Petit Prince y Academia Americana) y resulta que la inmensa mayoría han estado. Tengo que reconocer que aunque la relación no es matemática pura, ha influido positivamente este hecho con los mejores resultados en selectividad en las áreas de idiomas de este año. 


En este aspecto tengo una pequeña contradicción que quiero compartir con vosotros. Como firme defensor de la escuela pública en la que me encuadro no soy partidario de las academias privadas, porque aquellos  padres y madres que tengan más dinero o más interés en la educación de sus hijos van a lograr que estos, a nivel general, obtengan mejores resultados académicos. Pero por otro, es una realidad palpable y no hay más cera que la que arde. De hecho mis dos hijos han estado en la academia de Sandrinne desde que casi le salieron los dientes y estoy enormemente satisfecho con los resultados académicos en idiomas de ambos. Llevan tanto tiempo en su academia que le digo en broma a Sandrinne que una parte, pequeña, de su casa es mía. Resulta que en conversación por whatsaap con mi compañera Isa Mateo, profesora de francés, me dice “Merci” y yo le contesto “No pade qua o algo así”. Me dice que es “Pas de quoi” y yo le digo que tengo un francés de vendimiador en Ruffec, no de academia como mis dos hijos. 



Me hace reflexionar sobre el hecho de que mis hijos no sólo saben más idiomas que yo, sino más informática, más música y más sobre la actualidad. Yo también sé sobre esos temas más que supieron mis padres. Pero sin embargo estos supieron menos que mis abuelos, a mi abuelo paterno el franquismo lo condenó a estar enterrado en un lugar indeterminado y a sus hijos a ser más incultos que ellos. Creo que otra desgracia que cayó sobre mis abuelos fue que su derrota condenaba a sus hijos a tener menos cultura que ellos. He constado que muchos hijos de anarquista de Casas Viejas tuvieron menos acceso a la cultura que ellos. La generación de mis padres y la mía tenemos la inmensa fortuna de que podemos constatar todo lo contrario. Deseo y espero que mis nietos tengan más cultura que mis hijos. 



Y en concreto ahora somos consciente del peso de los idiomas en educación integral a la que estamos sometidos.  Tengo un familiar que viaja mucho y como no sabe inglés está esperando a que le enseñen inglés por hipnosis, mientras que eso no aparece creo que vamos a tener que recurrir a la educación diaria, que es más lenta y pesada, pero más efectiva. En cuanto a la disyuntiva de que aquellos que sus padres y madres tengan más interés o capacidad económica para apuntarlos en academias de idiomas de carácter privado tengan más posibilidades académicas entra dentro de las leyes del mercado capitalista en el que nos encontramos.  Hace tiempo que en Europa optamos por una economía mixta o por el estado del bienestar que consiste básicamente  en respetar los mecanismo del sistema capitalista pero asegurar los servicios básicos de la población. Entre ellos la educación ocupa un lugar principal y los idiomas en el mundo actual son básicos. Somos hijos de nuestro tiempo y en el que nos ha tocado vivir el francés, el inglés, el alemán… tienen una trascendencia mucho más amplia que cuando nosotros éramos jóvenes. La importancia de los idiomas en la sociedad actual es una de las características del momento.Por eso la proliferación de B-!, B-2, C-1 o erasmus. 



En fin que me que me produce gran satisfacción que un alumno donde mi amigo Agustín Bernal es director haya sacado la máxima nota de selectividad de Andalucía proviniendo de un mundo rural como la Zarzuela y habiendo estudiado siempre en instituciones públicas. También me alegro que en el IES Casas Viejas los idiomas confirmen la tendencia de mejora de sus resultados por la incidencia de las academias privadas. Me consta que se va a intentar que aquellos que no tienen posibilidades económicas de acceder a ellas no resulten agraviados comparativamente. Partimos de la base de que para luchar contra las desigualdades nuestra única arma es la educación y que hay que hacerlo desde la enseñanza pública. Quien crea en las desigualdades y en el elitismo y clasismo esta no es su lucha. Por eso me ha alegrado tanto que Miguel Gallardo Muñoz, haya obtenido los mejores resultados de selectividad de Andalucía. Representa el deseado equilibrio entre la equidad y la excelencia. También me alegran y me entristecen otras cosas, pero no puedo decirlas. Hasta aquí puedo escribir.

Comentarios

Entradas más vistas

Adios Marathón

Para toda la vida

Plaza Catalina Silva Cruz

TODO COMENZÓ EN “LA LAGUNA DE LA JANDA”.1. Por Ricardo J. Montés Ferrero

El Cañuelo. Ayer, hoy... y mañana

El maratón y las personas

El carnaval en el Smithsonian. Discusión en la Alameda. 3