Cuarenta años no son nada. Los años convulsos. 1981. El año que el pueblo se convirtió en un plató y hubo tres alcaldes. 4


En este año confluyen tres característicos procesos, independientes entre sí, pero con lazos comunicantes. Por una lado, la recuperación histórica tiene un hito importante es el rodaje de Casas Viejas de López del Río, donde participan muchos familiares de las víctimas y vecinos de Casas Viejas. Por otro, prosigue el espectacular crecimiento demográfico, económico y urbanístico. Y por último, coincide con la explosión de las tensiones políticas. Tres alcaldes en un año.
 La primera fotografía corresponde al escenario que se montó en el Tajo de la Sima donde se filmaron muchas escenas de Casas Viejas de López Del Río. La segunda una serie de niños que participan de extras en la película posan para el fotógrafo en el C.P. Padre Muriel, en la tercera foto de 1978 donde aparecen los tres alcaldes que hubo en 1981 (Antonio Orellana no parece en la foto, pero se intuye detrás de las gafas).




Las primeras páginas del anuario del año 1981 deben estar dedicadas al tema de la recuperación histórica. El asunto iba a ser difícil y complicado. Un ejemplo de ello es la película Casas Viejas de López del Río. El rodaje despertó una gran expectación, que se convirtió en desencanto cuando no tuvo el éxito esperado y el director no pudo afrontar las deudas complicadas. El carnaval respondió mayoritariamente criticando la película. El estribillo de los Segaores era emblemático: "El nombre de Casas Viejas no se debe manipular, nosotros lo que queremos es independecia, ya". También es el año que un diputado jerezano pide que se le ponga el nombre de Casas Viejas al pueblo y que se intenta poner en valor el Monasterio del Cuervo. Tres asuntos; los sucesos, el nombre y el monasterio relacionados con la historia del pueblo y de difícil solución.



Como tendremos ocasión de comprobar a lo largo de esta serie el problema agrario, no sólo marcó el origen de este pueblo, sino también es un hilo conductor para estos últimos cuarenta años. En este año empiezan las obras del pantano, una presa de contención que consolidaba la desecación de la laguna de La Janda. Un elemento más de la reforma agraria de carácter técnico que se aplicó en los años sesenta en la zona, en sustitución de la reforma agraria social fracasada en los años treinta. Por lo que respecta a la política es el año de los tres alcaldes. Los cambios eran tan acelerados y profundos que la inestabilidad y la radicalidad afectó a los alcaldes pedáneos. El trasfondo la lucha por la hegemonía política, las divisiones internas y, sobre todo, la dependencia política hacia Medina. La lucha por la segregación se iba apropiando progresivamente del escenario político.



La última parte o contraportada está dedicada al carnaval, donde La Colmena coge el relevo del Dornillo. También aparece una foto de Baltasar Montes de Oca y del homenaje a Becerra. Es muy interesante los gráficos donde aparece la evolución demográfica del pueblo y la comparativa con el resto de los pueblos de La Janda. Demuestran que lo mismo que pasó urbanística y económicamente, demográficamente de 1975 a 1981 el crecimiento es exponencial, mayor que cualquier otra etapa de la historia del pueblo.La barra roja es la que representa los datos de Benalup de Sidonia.

Un año que resume las características del periodo en el que se enmarca, de gran crecimiento y de gran inestabilidad, donde la recuperación histórica adquiere un protagonismo especial. En este sentido, 1982 será cuando exploten todas esas características.

Comentarios

Entradas más vistas

El poder de lo simbólico

Todo el mundo publica libros

La resaca electoral

Benalup Walls

Hay caracoles

Puertas de Benalup-Casas Viejas 15. Puerta de la familia Espina

Grandes conciertos musicales en Benalup-Casas Viejas