Entradas

Mostrando entradas de junio 3, 2018

Los 8.000 reales de Chevardiere

Imagen
El escritor francés Chevardiere donó 8 mil reales para los dos primeros colonos que construyesen casa en Casas Viejas. El dato lo aportó Antonio Luis Rodríguez Cabañas en su libro Benalup (Casas Viejas). He encontrado el documento donde aparece la información. El escritor francés no conocía Cádiz, ni mucho menos Casas Viejas, lo que ocurre es que ganó un concurso de la Diputación de Cádiz y cedió el premio al proyecto que la Diputación considerará oportuno.

Las tradiciones se rebelan. Los poyohornillas. 59

Imagen
Antes de que llegarán las cocinas de gas butano o se impusieran las vitrocerámicas el poyo hornilla era el equipamiento que tenían las cocinas tradicionales. Se trata de una encimera de obra que contiene una serie de huecos donde se echa el carbón o el cisco vegetal.

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Los bares 17

Imagen
En los pueblos el bar tiene una gran importancia en la vida cotidiana convirtiéndose en el centro vital de los mismos. Por el bar o la taberna pasaban la vida social, en ocasiones la económica y tal vez la cultural. Hasta el último cuarto del siglo, el bar era un mundo de hombres. El bar y el vino se convierten en piezas esenciales de la vida del hombre.

Las tradiciones se rebelan. Las huertas. 58

Imagen
Hace unos día publique sobre las huertas, hoy lo vuelvo a hacer porque el material fotográfico y los datos que tengo de ellas son muchos e interesantes. Los hortelanos, pequeños propietarios, estaban situados unos puntos más arriba en la escala social del pueblo que los jornaleros. Estas pequeñas explotaciones no tenían una excesiva rentabilidad, pero permitían una condición muy valorada en la sociedad preindustrial  benalupense; no depender de nadie, trabajar en sus tierras, no estar bajo los caprichos y vara de mando de los “señoritos”.

El patrimonio inmueble de Benalup-Casas Viejas. La casa de los Espina. 4

Imagen
Le toca el turno hoy en esta sección de patrimonio inmobiliario de Benalup-Casas Viejas a la casa de los Espina de la calle San Francisco, la más señorial y monumental del pueblo. Pero no solo esta casa  fue muy importante, sino que en la actualidad como se ve en las fotografías presenta un estado de conservación muy bueno. Después de la Iglesia es el edificio antiguo mejor conservador de Benalup-Casas Viejas, como se puede ver en las fotos.

Los huérfanos de los sucesos en la escuela Fermín Salvochea. 2

Imagen
Catalina y Francisca Silva Cruz eran hijas de Jerónimo y Sebastiana. Jerónimo murió calcinado en el casaron de su suegro Seisdedos, al que había ido a visitar mientras su mujer hacía la comida, cuando le sorprendió el asalto de las fuerzas del orden. Tras los sucesos se fueron a vivir a Cádiz y de ahí a Jerez de la Frontera. Catalina Silva Cruz murió joven. Su hija Sebastiana Sosa vive en el Puerto. Francisca Silva Cruz vivió primero cerca de Jerez en la venta La Ina y murió en Paterna. Ellas dos son hermanas de Sebastiana Silva Cruz que vive en Jerez

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. Cambios sociales. Paseos y fiestas. 16

Imagen
Para los jóvenes el noviazgo era a veces una obligación. Antes de hacer la mili debían haberse comprometido con una muchacha. Los solterones y solteronas estaban muy mal vistos. Pero además el noviazgo era una forma de relación entre jóvenes, de socialización al fin y al cabo. Los novios además de ir al cine juntos, como hemos visto en la entrada anterior, solían verse en otros lugares, fundamentalmente en los paseos y las fiestas que ellos mismos organizaban. De estas dos actividades va la entrada de hoy.