Entradas

Mostrando entradas de mayo 27, 2018

El patrimonio inmobiliario de B-CV. La casa de María Camacho o el Ventorrillo del tuerto Vela. 3

Imagen
En el fondo de la calle San Elías, el patrón no oficial del pueblo, porque por aquí llegó la imagen de este proveniente del Monasterio del Cuervo cuando se desamortizó en el siglo XIX se alza la casa de María Camacho, el antiguo Ventorillo de la familia Vela.

Las tradiciones se rebelan. Las huertas. 57

Imagen
En noviembre publique una entrada de esta misma serie sobre los huertos. Hoy lo voy hacer sobre las huertas. Aunque en los dos se cultivan similares productos las diferencias son importantes. Los primeros su producción va orientada al autoconsumo y se sitúan en el relieve en cuesta entre la mesa y la vega. Los segundos son más grandes, su producción va orientado al mercado local y se sitúan en la misma vega, una vez que termina la cuesta por lo que son más llanos.

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. Los cambios sociales. Los novios y el cine. 15

Imagen
En el franquismo el nacional-catolicismo dominaba la moral y la vida cotidiana y por tanto también influía en la institución del noviazgo. Si durante la Segunda República las costumbres se relajaron y la libertad se extendió más sobre las relaciones entre hombres y mujeres, con el franquismo se volvió al tradicionalismo y al estrechamiento en estas relaciones.

Los huérfanos de los sucesos en la escuela Fermín Salvochea. 1

Imagen
Una de las repercusiones de los sucesos fue la despertar una ola de caridad nacional. Los huérfanos fueron especialmente objeto de ella. Así, el 21 de enero de 1933, 10 días después de los hechos, el Ayuntamiento de Cádiz aprueba por unanimidad una propuesta del Concejal Hijano para hacerse cargo de los huérfanos de las víctimas de los sucesos. Contaron con la ayuda de José Suárez Orellana, que hizo los contactos en el pueblo. El día 26 de enero llegaron a Cádiz y esa misma tarde fueron instalado en las Escuelas-Sanatorio. El nombre que se le dio a la escuela era harto significativo: Fermín Salvochea.

La escalera el culo. Y 2

Imagen
Seguimos con la escalera el culo. Vimos como en la transición ocurrieron los cambios políticos, terminando con el inmovilismo propio del franquismo. Pero si habrá que esperar a 1979 para que ocurran estos cambios, su base, los económicos empezaron haciéndolo antes, en los años sesenta.

La escalera el culo. 1

Imagen
En una visita guiada por el pueblo cuando llegamos a la entrada suroccidental de la Alameda, Manolo Cepero muy sibilinamente e irónico me preguntó el nombre de esa escalera. Le dije que como el sabía se llamaba la escalera del culo. Les explique que el nombre se lo puso el letrista de los Segadores Paco Ríos en 1978 en un cuplet que cantaba esta agrupación en el recién recuperado carnaval. 

Las tradiciones se rebelan. El herrero. 56

Imagen
Los herreros son los artesanos que trabajaban manualmente el hierro. Es uno de los oficios más antiguos que se conocen. Resultan fundamentales en el mundo rural pues posibilitan la creación y la reparación de útiles y herramientas necesarios para la agricultura, la ganadería o las actividades forestales. El herrero tiene que unir maña con fuerza.

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. Cambios sociales. El cine.

Imagen
Sin la televisión consolidada como medio audiovisual el cine se convirtió en el lugar ideal para el ocio. Pero el cine era algo más que un lugar donde se pasaba un tiempo extraordinario.