Ha muerto Miguel Sánchez González

Ayer estaba en Sevilla cuando mi hija me comunicó por teléfono que Miguel Sánchez González había muerto. La causa no se sabía seguro, pero parecía infarto. Doble impacto. Rápidamente Juani, mi compañera de fatigas, me comenta lo bien que siempre se ha portado Miguel Sánchez con nosotros.
Al principio nos facilitó la integración en el pueblo, recordamos especialmente las noches de feria y fiestas de Santa Ana, cuando mi enfermedad fue uno de los que más acudió al hospital a visitarme o también me acompañó hace un año cuando murió mi madre. 



Pienso en que tengo que hacerle un post con motivo de su muerte, aunque tenga el blog hibernado, de vacaciones. Pienso que hay muchos Miguel Sánchez, que su familia tienen un Miguel Sánchez en su mente, sus compañeros de política, de trabajo, sus amigos, su hermano-amigo Antonio Lara… otro, todos lo ven de una forma y a su vez todos coinciden en esas virtudes de inteligencia, moderación, amabilidad, compromiso, diplomacia…Quiero hacerle un post, pero no quiero hablar de él desde mi punto de vista que resultaría poco interesante, sino como este es un blog desde la historia de Casas Viejas, me gustaría resaltar la aportación de Miguel a la historia de este pueblo. Acertadamente el Ayuntamiento ha puesto en Facebook la noticia y son muchos los comentarios sobre él, todo el mundo destaca las magnitudes de la repentina muerte, la injusticia de esta, su calidad como humano. Algunos ejemplos son: Jose Luis Pérez dice: “ Inteligente, comprometido, metódico, equilibrado , buena persona y ejemplo para sus hij@s que continuarán su estela”. Manolo Vidal: “Siempre me pareció una gran persona. De ese tipo de persona que cae bien a todo el mundo. D.R.P.” Ana Maria Car Ro:” D.E.P. para un buen hombre: amable, noble y cariñoso”… Yo busco su trayectoria política.  Leo un comentario en el citado Facebook que me da una pista.  Maria Ángeles Bancalero Ordóñez:” DEP. Se ha ido una buena persona y un político que trabajó mucho por nuestro pueblo”. Un amigo me dice por whasapp: “Miguel era buena persona, y una buena persona "no vale" para la política. Ahora bien, formó parte de aquel grupo de benalupenses que en su momento se iniciaron en la política local”. Y ese es el camino que quiero seguir para el blog. Miguel forma parte de un grupo reducido de personas que lideraron el gran crecimiento del pueblo de finales del siglo XX y principios del XXI. Miguel Sánchez entró en la política local en 1987 dentro de aquellas especiales circunstancias de la confección de las listas electorales de la CUB. El proceso de segregación viró hacia posiciones favorables a Medina y el PSOE de Benalup llega a un acuerdo con la Comisión Prosegregación de Benalup para ir juntos a las elecciones municipales. Cada grupo aporta a modo lista cremallera un nombre, los que confecciona el grupo segregacionista consiguen convencer a Juan Moncayo, Antonio Torrejón y Miguel Sánchez en los puestos de salida. Más tarde cuando la CUB pacta con el PSOE asidonense Miguel Sánchez sigue en el partido. Me dice una fuente: ”Miguel no era político, él buscaba sólo la Segregación. Era tan buena gente, que al único que convencieron de los que iban por la CONCHI en el PSOE fue a él”




En el 87 entra Miguel Sánchez como concejal. En 1991 se consiguió la Segregación y siguió siendo concejal hasta 2003 año que por primera vez no concurrió en las listas municipales del PSOE, desde 1991. En total dieciséis años de concejal, cuatro legislaturas, donde como me dice una fuente: “era un hombre de Paco, en el buen sentido de la palabra”. A las órdenes de Francisco González Cabañas se convirtió en su hombre de confianza y por tanto, en un personaje clave en el boom económico, político, cultural y social de esta época. En un correo tras mostrarme su tristeza y estado de shock por la noticia me dice sobre este:” Miguel fue mi compañero y amigo en los momentos más difíciles y no termino de asumir su muerte. Es verdad que entró en política con la CUB y que se convirtió en mi persona de confianza durante creo que tres o cuatro legislaturas, no soy capaz en estos momentos de recordarlo bien. Era leal, serio en el trabajo, muy responsable. Llegó a convertirse en la persona imprescindible para mi en el ayuntamiento y en el partido. Pero esta mañana no soy capaz de ordenar mis ideas, otra vez la vida me ha jugado una mala pasada de golpe, hoy sólo pienso en su mujer y sus hijos, no termino de aceptar su muerte”



No quiero hacer un post con los recuerdos personales que yo tengo de Miguel. Busco en internet algo sobre Miguel Sánchez que me pueda servir para hacer este artículo y encuentro poco. Algunas referencias y pocas fotos. Siempre formando parte de un colectivo, ya sea en la manifestación protérmino o en la inauguración de la plaza Gutiérrez Mellado. En ese sentido siempre me ha recordado al actor Miguel Rellán. Yo que llegué al pueblo en 1992 lo recuerdo en todos los lugares, en todos los sitios, como miembro de ese grupo del PSOE que dominaba todos los ámbitos de la vida política, social y cultural del pueblo. Siempre liderando grupos, de los que él a su vez era un componente más. En la AMPA, en los partidos de fútbol, en los actos institucionales, en la Sauceda (memorable como conseguían darnos de comer a tanta gente a la vez), en la cabalgata de Reyes, en el Ayuntamiento, en las comidas… Miguel siempre estaba allí, con una sonrisa, dispuesto a atender al que necesitara algo y a echar un cable para que la cosa siguiera funcionando. Nunca quería molestar, siempre quería agradar, solo que el río fuese fluyendo. 



La verdad que no estoy de acuerdo con quien piensa que Miguel no era político. De hecho cuando tengo que discutir con alguien que piensa que todos los políticos son iguales y que sólo buscan su bien individual, digo que es mentira y que conozco a muchos políticos honrados y que buscan el bien colectivo. Siempre que digo esa frase me acuerdo de Miguel Sánchez. También me recuerda el verso de Antonio Machado: "más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno"



Yo creo que Miguel sí  era político, le gustaba ayudar a la gente,  nadaba como pez en el agua en todo los ámbitos donde hubiera socialización, disfrutaba buscando el bien colectivo, huía el enfrentamiento personal y era un poco reservado para sus cuestiones personales. Miguel era político, de los que le gustaba y creía en la política. De los que pensaba que la política era el arte de mejorar la convivencia. De hecho cuando abandonó la primera línea de la batalla política local al no repetir como concejal, dejando que se lo llevara la marea y no haciendo demasiado ruido, seguía siendo interventor en todas las elecciones, acudiendo a los mítines o pegando carteles. Era un hombre de partido y aunque como escribió Machado: Cuando llegue el día del último vïaje, /y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,/me encontraréis a bordo ligero de equipaje,/casi desnudo, como los hijos de la mar". Se ha ido siendo fiel a los ideales que tuvo toda su vida.



A Miguel le encantaba la política, la buena, la necesaria, la que si no existiera deberíamos inventarse, la que cuando tengo que ponerle cara yo se la pongo con una foto de Miguel Sánchez González. Como dice Eduardo Galeano: ”Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. Miguel Sánchez González hizo mucho para cambiar lo que era el Benalup de Sidonia de 1987 y que no lo conocería ni la madre que lo parió el 23 de diciembre de 2018 cuando murió. Todos caminamos, sin duda, Miguel Sánchez es uno de los afortunados que ha dejado una profunda e interesante huella en el actual Benalup-Casas Viejas, el que tanto ha ayudado a formar. Eso es lo que yo quiero transmitir de Miguel Sánchez con motivo de su muerte; que era un hombre que ha dejado huella como  político, que se dedicó a buscar el bien colectivo por encima del individual. Un señor de los necesarios, de los que dignifican la cosa pública y de los que ahora, precisamente cuando él se ha ido tan repentina y dolorosamente,  estamos tan necesitados. 

Comentarios

Entradas más vistas

Vídeo sobre la Segregación de B-CV

Casas Viejas y yo. UNA CRÓNICA BREVE DE DIECINUEVE AÑOS EN CASAS VIEJAS. 8. Por Juan Moncayo

En la pizzería La Fontana

La ley de términos municipales

Los lugares emblemáticos de Mintz. El ámbito público. Los niños. La calle y los juegos.

Patrimonio cultural familiar de B-CV. La caza. El Furtivismo y Francisco Aragón. 26