Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 82

Foto Mintz

La recolección de estos chumbos se hacía en verano y era una tarea dura e incómoda por el trabajo de cogerlos, barrerlos... por las puyas, por la carga. Se cogen los higos chumbos con una caña que adaptaban para no pincharse con las púas. Una vez en la caña se soltaban en un cubo de lata y después se cribaban o se barrían con escobas de palmas para quitarles las púas y luego se pelan.
La acción se realizaba por la mañana ya que es el momento más adecuado para coger higos chumbos, debido a que al estar mojados del rocío de la noche las púas no vuelan. También se hacía en contra del viento predominante, para evitar llenarse de púas. En el Facebook de las fotos antiguas Ana Victoria Estudillo Legupín dice: “Sobre el año 50 y 60 nadie vendía higo chumbos porque era fácil cogerlos y los utilizaban para engordar los cochinos ligado con afrecho. Hay un dicho "De la mitad de julio (Desde Santa Ana) palante, cualquier vallao mantiene a un tunante"
Foto Mintz




Pero recientemente "La Tuna Pullosa", como se le conoce por aquí a estas chumberas ha sido afectada por el ataque de la cochinilla gruesa o silvestre. Las tunas se han llenado de unas masas blancas algodonosas que chupan la savia de la planta y terminan secándola. La plaga se propaga a tal velocidad que está poniendo en peligro esos ricos y maravillosos ecosistemas que constituyen los vallados de esta zona, donde el conejo y el acebuche completan este hábitat. Fue en Murcia donde se detectó la presencia de la plaga del carmín por primera vez. Desde ahí se ha extendido por todo el mediterráneo y por nuestra costa atlántica.  

Grabado demuestra el uso de la chumbera para el cultivo de la cochinilla del carmín


Estos usos y aprovechamientos tradicionales comentados han ido desapareciendo. La función delimitadora en el mundo urbano ha sido prácticamente erradicada y los que quedan tienen carácter marginal con tendencia a desaparecer a corto o medio plazo. En el campo los vallados naturales están siendo sustituidos por las vallas metálicas. Los usos para el consumo humano y animal también han disminuido. En este contexto se corre el serio peligro que la plaga actual que estamos comentando se convierta en la excusa para su erradicación definitiva del mundo rural andaluz. De hecho la Junta Andalucía no está actuando contra la plaga argumentando que se trata de una planta invasora, que vino en el siglo XVI procedente de México y se extendió rápidamente.  Desde la administración andaluza aconsejan  que se eliminen los restos afectados y se repueblen con especies autóctonas espinosas. Hay gente que no está de acuerdo con eso, ya que lo considera desde una triple perspectiva; ecológica, social y biológica. Forma parte de nuestra cultura y nuestro paisaje desde hace cuatro siglo, ha sabido hacerse imprescindible y  es triste verla languidecer ante su previsible final. 


Tere Roman Navarro en el Facebook desde la foto manifiesta su opinión contraria a que desaparezcan las tunas: “No veo lógica en lo que están haciendo por los alrededores de Benalup arrancándolas y enterrándolas, eso debería tener otra solución, el año pasado con la lluvia empezaron a brotar de nuevo pero al arrancarlas ya si que no hay solución...... que pena!!!No debían de dejar que se perdieran las tunas, había que hacer lo que fuera para salvarlas han existido siempre es una pena que se pierdan......”

Gabriel Pérez Blanco


Personalmente yo tampoco estoy de acuerdo en no hacer nada ante la posible desaparición definitiva. Esta es la historia de la tuna puyosa, una cazadora cazada, una planta invasora que ha sido invadida. Es verdad que no es una planta autóctona, pero también creo que al llevar cinco siglos no sólo forma parte de nuestro paisaje, sino también de nuestro acervo cultural, ecológico y biológico. El desarrollo reciente las ha erradicado de las proximidades de los pueblos, creo que para nuestro patrimonio sería una perdida irreversible la desaparición total de estas tunas. Yo opino eso ¿y tú?

Comentarios

luismo1950 ha dicho que…
Yo tampoco creo que deban desaparecer. Ni las chumberas ni las pitas (Agave) que tanto se dan en Almería. Es más interesante arrancar otras costumbres que, desde el siglo XV nos maltratan a los trabajadores y nadie tiene los suficientes reaños para desterrarlas, claro que, como las plantas no se quejan ..... y más de uno sacará pingues beneficios arrancándolas ....pues eso

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 81

Aprovechando que el Celemín pasa por Benalup-Casas Viejas

Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Manuel Sánchez Olivencia "Sardiguera". 29