La tragedia de Casas Viejas contada en 1965.2


En la tercera cuartilla aparecen muchos datos muy significativos. Me parece que estamos en el meollo de este relato y donde aparecen los elementos claves para su comprensión.
La versión que se extendió, que era falsa, consistía en que los amotinados se habían hecho fuertes en "la Choza" (casarón) de Seisdedos. El autor de este relato lo matiza acertadamente: "Ya dispersados los sediciosos por las afueras del pueblo, solo queda un foco de resistencia; la Choza de Seisdedos, donde él y los suyos se hacen fuertes y ponen una resistencia feroz a las fuerzas del orden público". Hoy sabemos que Seisdedos era un viejo carbonero que no había participado en los sucesos, dos de sus hijos; Francisco y Pedro sí, los únicos, junto a María La Libertaria, la nieta que vivía en la casa familiar. También estaba allí Jerónimo Silva que había ido a charlar con sus cuñados y Manoli Lago a intercambiar novelas con su amiga María, además de Josefa Franco Moya, la nuera de Catalina Esquivel, la compañera que había muerto de Seisdedos, más los dos hijos de esta. Uno de ellos, el niño Manuel García Franco, estaba en la parte de arriba del rancho jugando a la pelota cuando vio venir calle Nueva arriba  a las fuerzas del orden público comandadas por Artal y él fue quien aviso a la familia de su llegada. Entonces todos se encerraron en el casarón, por tanto nada de amotinados, ni de hacerse fuertes todos los "rebeldes". 



Por cierto, que al autor del relato también se le olvida la llegada del mentado teniente Artal y sólo habla de la del Capitán Rojas, que ocurrió mas tarde, a las doce de la noche. El olvido no parece intencionado sino resultado del tiempo transcurrido desde que se está recordando a cuando ocurrieron los hechos. 
Ametralladora que utilizaron las fuerzas del orden público



Las fuerzas entre sitiados y sitiadores eran tremendamente desiguales. Por la parte de las fuerzas del orden granadas, una ametralladora, armas de todo tipo y cerca de 100 guardias preparados para sitiar una choza con tan solo nueve ocupantes. En el interior las nueve personas contaban con dos fusiles como armas para la defensa. Sin embargo la versión oficial hablaba de un enfrentamiento armado que justificará el elevado número de víctimas entre la población civil. El autor de este relato se hace eco de esta versión: "Fue una noche de batalla un verdadero frente de Guerra". Luego comete uno de los escasos fallos en los datos que ofrece, pues los periodistas no llegaron hasta el día 13, los que intentaron entrar el día 12 no se lo permitió las fuerzas de orden público. "Amanece el día 12 de enero, con un sol radiante, pero con un silencio profundo. Núcleos de fuerzas armadas, fusil en mano, recorren las calles y afueras del pueblo. La lucha había terminado. El imperio de la Ley había sido restaurado. Lágrimas, suspiros, dolores y muchas casas enlutadas, y por doquier grupos de fotógrafos y periodistas en demanda de noticias" Creo que se trata de un error sin intención, fruto de la mezcla de recuerdos de unos hechos que habían ocurrido hace treinta y dos años, contados, parece, por una persona que fue testigo presencial de los hechos. Lo que si parece con intención es lo que no se escribe, que como se sabe es tan importante como lo que si aparece. Me refiero a que no hay ninguna mención a uno de los hechos clave de los sucesos y el único por el que fue condenado el capitán Rojas; la razia de las siete de la mañana donde fueron fusilados a sangre fría doce casaviejeños. 
Aguja de coser castañuela que presuntamente utilizaban como armas los rebeldes. Las dos fotos de Serrano



Termina esta tercer cuartilla con una de las frases claves, como veremos, del documento: "El balance de la jornada de aquellas horas de locuras de un pueblo envenenado por la propaganda, fueron muchas víctimas inocentes, que pagaron con sus vidas el intento revolucionario. ¡Pobres Criaturas! Honor y muerte a todos los caídos. Descansen en paz!" Resulta coherente con el resto del relato que se le endose al anarquismo la culpa de la tragedia, lo que en principio se entiende menos es que hable de "todos los caídos" y extienda su pesar a todas las víctimas. En el próximo capítulo volveré sobre esto. 

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 81

Aprovechando que el Celemín pasa por Benalup-Casas Viejas

Casas Viejas en el Smithsonian. Reflexiones de un antropólogo. 24 de diciembre de 1965. 1

Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Manuel Sánchez Olivencia "Sardiguera". 29