Aprovechando que el Celemín pasa por Benalup-Casas Viejas

He leído un artículo de Sergio del Molino sobre la última broma de Dani Mateo en el Intermedio que me ha gustado, se basa en la cita falsa de Voltaire: "No estoy de acuerdo con lo que dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo".  Obviamente lo he relacionado con mi postura sobre que el evento a desarrollar el próximo fin de semana en Wakana Lake me parece una ocasión extraordinaria para dar a conocer lo que ofrece al visitante esta zona.  Por supuesto que respeto la opinión contraria, como no podía ser de otra forma, pero creo que es el momento de pensar que las lágrimas no nos pueden impedir ver las estrellas (Tagore). No obstante, me sigue encantando Voltaire, y su cita falsa. 



Me he quejado muchas veces desde este blog de que el patrimonio material del pueblo está abandonado, gran parte secuestrado por la propiedad privada y que el desarrollo del pueblo se ve lastrado por la falta de infraestructuras, sobre todo viarias. Reafirmo esta idea pero creo que ahora toca otra cosa. Del 9 al 11 de este mes se celebra en Wakana Lake (conocido entre los parroquianos como el Gamonal) la I Feria internacional de fotografía de naturaleza de Cádiz, técnicamente Photo Nature. Se me ha ocurrido, sin que sirva de precedente porque siempre lo hago dedicado a la gente del pueblo,  escribir un post dedicado a esas cerca de 2000 personas que pueden acudir este fin de semana a dicha  Feria. 




Partamos de una primera hipótesis: Benalup-Casas Viejas tiene mucho más que ver y admirar que lo que en un primer momento puede pensar el visitante foráneo (y desafortunadamente también muchos vecinos). Son muchas las propuestas que te podía hacer para demostrarte esta teoría, pero me voy a limitar a dejarte unos enlaces para que bichees y veas las posibilidades que te puede ofrecer la zona este fin de semana y, sobre todo, que pueda servir para plantearte Benalup-Casas Viejas como lugar de destino de  futuras visitas. El formato de un post es reducido por eso remito mi propuesta a cuatro apartados: historia, patrimonio natural, historia del Gamonal (Wakana Lake) y gastronomía. 


Para una breve evolución de la historia de este pueblo puedes leer esta reseña en la página web del IES Casas Viejas o ver este vídeo. Destacaremos que, debido a su situación, estamos ante uno de los patrimonios prehistóricos más ricos de España y aunque la mayoría de las pinturas rupestres, y en especial el Tajo de las Figuras, no se pueda visitar por encontrarse en propiedad privada, (otras veces se argumentan razones de seguridad) sí puede verse  el centro de interpretación de la prehistoria de Cádiz o los dolmenes del Celemín, anexos a Wakana Lake. De la época medieval, aunque tampoco abierta al público,  la torre de Benalup, sí se puede pasear por  el entorno,  conocer el legado árabe, y conocer la existencia de cuatro pergaminos miniados o el maravilloso artículo del Doctor Thebussem sobre nuestra Torre de la Morita. Tampoco podemos acceder al Monasterio del Cuervo, pero sí conocer su historia y vicisitudes. 





Sin lugar a dudas, la época más interesante y estudiada  es la historia contemporánea. A principios del siglo XIX, el Casas Viejas que aparece en las fuentes escritas desde 1555, deja de ser poblamiento disperso para convertirse en concentrado al hilo de la llegada del Nuevo Régimen político (liberalismo) y económico (la desamortización). El problema agrario va a marcar su historia tanto en el siglo XIX como en el primer tercio del XX, teniendo en Los Sucesos de Casas Viejas el punto terminal. Sobre ellos se puede hacer una ruta o visitar el centro de interpretación dedicado a las víctimas (junto a la casa de la Memoria de Jimena, es el  único centro memorialista de la provincia de Cádiz). Muy curioso es todo el proceso de recuperación de la memoria en torno a los sucesos y la historia de este pueblo en el que ha jugado un especial papel el catedrático de antropología americano Jerome Mintz. Algo, una mínima parte,  del legado puedes ver en este enlace o en la exposición permanente de algunas de sus fotografías que puedes disfrutar en el centro cultural Jerome Mintz (espero se pueda visitar este fin de semana). Relacionado con la historia puedes hacer muchos itinerarios, por ejemplo el de los lugares emblemáticos según una serie que realizó el músico local Jesús Vela, o visitar  las plazas del pueblo,  los monumentosla ruta del aguael mirador de los Alcornocales, la iglesia de Nuestra Señora del Socorro, el patrimonio inmueble de las casas señoriales o el centro histórico de B-CV





Pero si la riqueza histórica y antropológica es importante, no lo es menos la natural.  Al sur del sur, entre dos continentes y dos mares, se encuentra esta puerta natural del Parque de los Alcornocales. En efecto, el Benalup natural se encuentra entre el Parque de los Alcornocales, la Campiña y la laguna de la Janda - entre estos tres elementos se reparte su territorio y he ahí su diversidad y riqueza, cerca del mar y atravesado por el Barbate y el Celemín-. Pero esta diversidad y riqueza ambiental no sólo se explica por factores físicos, los humanos han tenido una gran importancia. La acción antrópica ha causado menor impacto ambiental que en otros territorios debido a una ocupación tradicional del territorio dispersa y a una dedicación económica basada fundamentalmente en la ganadería extensiva. La explotación intensiva agrícola es más reciente y se ha dejado notar como en el caso de la desecación de la Laguna de la Janda. Por otra parte, el "bocage" o campos cerrados que imponía la ganadería, también han ayudado a su conservación.  A lo que hay que unirle el tradicional menor grado de desarrollo  económico que el entorno lo cual explica que se ha deteriorado menos su medio natural. Ello se puede constatar en una ruta por el corredor verde Dos Bahías, la antigua Laguna de la Janda, el Celemín  (ubicación de Wakana Lake) o la Sierra



Sin salir de la antigua área recreativa del Celemín, llamada ahora Wakana Lake, se puede conocer la historia de este lugar que es al mismo tiempo la del pueblo. Así, tenemos que partir del medio físico donde se enclava, la importancia prehistórica de la zona, su relevancia en el nacimiento del pueblo como población concentrada en el siglo XIX, y principio del siglo XX, cuando se descubrieron a la comunidad científica las pinturas del Tajo de las Figuras, los años sesenta, los setenta,  principio de  los noventa y la segregación de B-CV de Medina Sidonia, los años finales del XX y principios del XXI y la actualidad.   




A veces el visitar monumentos, ver paisajes o hacer fotografías se convierte en una excusa para comer y beber. Si este es tu caso o quieres probar, Benalup-Casas Viejas es el lugar ideal para ello. Si consideramos su población (siete mil habitantes), proporcionalmente tiene una de las mayores ofertas gastronómicas y hoteleras de la provincia, no sólo en cantidad, sino también en calidad. El tipo de comida varía desde la más tradicional y artesanal a la más sofisticada y moderna, pasando por todo tipo de oferta. En su campo se extienden una  serie de ventas rurales y tradicionales que están consideradas de las mejores de la provincia.  De ellas, dos muy próximas a Wakana Lake tienen una relevancia especial en la zona, hablo de la Venta Estudillo y la de Correro. Si es el lujo lo que buscas, en el hotel Fair Play y sus diversos restaurantes lo podrás encontrar, con especial mención al Mar de Campo. En el pueblo hay muchos y variados restaurantes: las Grullas Viejas, Mesón el Cortijo las Grullas, el Jardín Prohibido, La Piscina, La posada Casas Viejas, El Cafelito, bar Cabrales, Venta Nueva, Venta Miracielos, La Parada, El Teatro, El Zahorí y un gran etcétera. En el centro histórico hay varios establecimientos: La pizzería Vargas, San Juan, La cocina de Isa, el antiguo Vaquerillo... pero destacaré cuatro: los dos bares centrales por geografía e historia; el pub-restaurante Tato y el bar Ricardo, la emblemática Fábrica y el alucinante e indescriptible Utopía. Este cuadernillo se hizo para explicar cómo en un lugar como Benalup-Casas Viejas existe un complejo tan excepcional. Por la noche puedes tomar copas en Utopía, pub Tato, el Pajarito, Chori, El Sitio, Bagdag Copas, Ibiza... Pero si hablamos de gastronomía, no podemos olvidar uno de los eventos que más orgullo, satisfacción, admiración y consenso despierta en el pueblo: las jornadas micológicas que se celebran en el puente de la Constitución y que este año celebramos la octava edición. Por cierto, la asociación tiene stand en la I Feria de la fotografía de la naturaleza de Cádiz. La oferta de hoteles y alojamientos no es menor que la de restaurantes. En este enlace tienes una muestra de algunos de estos establecimientos.



La verdad es que es muy difícil y complicado resumir en un post todo lo que un pueblo como B-CV puede ofrecer al visitante que no lo conoce, o no lo suficiente. Pido perdón de antemano por las ausencias, pero es imposible recogerlo todo (puedo prometer y prometo que no ha habido ninguna maldad e interés en los olvidos). No he pretendido presentar un todo completo sino una muestra que incite al viajero a descubrir por él mismo, lo mejor que tiene y que constituye la esencia de B-CV: la tela de araña en la que se convierte este lugar para los que osamos indagar en él. 




Además, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el Celemín por Benalup-Casas Viejas  y que se celebra del 9 al 11 de noviembre Photo Nature la I Feria Internacional de la fotografía de la naturaleza, me apetecía hacer un recorrido por parte de lo que pueden ver  los que se acerquen por estos lares. Si alguien sigue pensando que este pueblo es muy chico y tiene poco que ver es que no ha tenido tiempo ni ganas de comprobar que está en un error. Y cómo no sólo defiendo el derecho a que cada uno exprese lo que quiera sino que también pretendo hacerlo con el mío propio, he escrito este post. Espero no haber molestado a nadie.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Nuestros revolucionarios. Medina Sidonia. Por Eduardo Ángel Ruiz Butrón

Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 81

Las tradiciones se rebelan. El hacha corchera. 74