Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Foto Mintz. En la fotografía apreciamos a la dueña de la casa, Francisca González Pérez (Paca la del picón) escuchando la radio mientras cose. A su lado, su nieta. También aparecen dos vecinos de su misma edad, José González Bancalero y Josefa Carretero Torres, junto a dos jóvenes, vecinas del barrio
Desde la Penélope de Ulises que destejía por la noche lo que tejía por el día, hasta las lorquianas doña Rosita la solterona o Mariana Pineda la literatura y la vida tradicional han estado repletas de mujeres que cosían. Pero lo han hecho en la sombra, escondidas por padres y maridos en el interior doméstico. El hombre dominaba el ámbito público y el mercado laboral, la mujer sus tareas de casa y el ámbito privado. Por eso la mujer tenía que ser preparada para su función natural en aquella época: llevar una casa, criar a sus hijos, enseñarles a rezar, cocinar, cuidar a su marido, y todo lo relacionado con coser; hacer media, hilar y tejer, quizá hacer encaje, bordar y remendar. La ropa pertenecía al ámbito privado y por eso era un mundo exclusivo de la mujer, salvo cuando la especialización era máxima que era para los sastres, lo mismo que ocurría con la cocina. 

Foto Mintz. Alfonsa Bello y Teresa Durán Bello cosen y escuchan la radio en la puerta de su choza, amparadas por la parra. En Paternilla.

Vemos dos fotografías de Mintz donde aparecen mujeres cosiendo y escuchando la radio. La posibilidad de escuchar la radio mientras que hacen las tareas domésticas explica la feminización de muchas franjas horarias de la radio tradicional española. Las  mujeres son capaces de hacer varias cosas a la vez, mientras que los hombres no, ya que estos tienen el cerebro más especializado, tienen menos conexiones nerviosas. Las mujeres tienen muchas más conexiones y por ello están capacitadas para hacer al mismo tiempo distintas acciones. A la explicación puramente científica hay que unirle otra de orden antropológico e histórico. El hogar es el reposo del guerrero. La mujer tiene hogar, pero no tiene reposo. Por eso siempre tiene que estar haciendo algo, aunque sea en los ratos que  dedica a escuchar las radionovelas. 
Foto Mintz. Isabel Vidal Quirós hace punto, tarea tan propia de las mujeres de la época y su nieta Belén se ríe con las cosas de la abuela.



Hasta la llegada de la modernidad el acceso de la mujer al mundo laboral era muy difícil. No obstante, algunas se especializaron en el mundo de la costura y consiguieron aportar recursos económicos a la unidad familiar. Como se trataba de un oficio que se hacía dentro del ámbito privado y en la sombra, donde siempre se les ha relegado, algunas consiguieron hacerse un sitio en este difícil mercado laboral. Traigo varios ejemplos de Benalup-Casas Viejas, como Isabel Vidal Quirós. Isabel se ganaba la vida cosiendo pantalones, chaquetas y todas las cosas de remiendo. Siguió cosiendo hasta los últimos días de su vida. Hacía también punto de cruz, ganchillo, calcetines de hilo y de los restos de tela que le sobraba hacia mantas y ropones.  Isabel fue costurera, una de las pocas profesiones admitidas por el régimen ya que las características de la profesión permitían realizar su actividad laboral en casa. 



Luisa Sánchez me cuenta el caso de su bisabuela que fue una de las primeras costureras del pueblo: "Manuela Ladrón de Guevara Casado, aunque la conocían como Manuela Muñoz, su marido era Manuel Muñoz, ambos de Medina,  vivían donde vive hoy mi madre, frente al pub Gregorio, al principio tuvieron mucho dinero y sobre todo tierras que luego tuvieron que ir vendiendo porque el sueño de su hijo Andrés de ser torero se llevó todo su patrimonio y entonces ella se tuvo que poner a coser para la calle, aprovechando que sabía y que tenía una máquina de coser,  ella se dedicaba a coser ropa de mujer y luego había otra mujer que vivía en una choza por la calle Torres que se dedicaba a coser ropa de hombre y enseñaba a muchas muchachas a coser, esas son las más antiguas que recuerda mi madre"


El caso de Eulogia lo estudiaron Ana Guerrero, Carolina Estudillo y Gema Sánchez en el trabajo que hicieron sobre los oficios tradicionales benalupenses: “Aprendió de una costurera que había cerca de su casa que me llamaba para hacer los dobladillos y lo más sencillo de la costura, ella iba y le ayudaba y así ganaba algo de dinero. “Un día estaba en el campo sola, cogí unos pantalones de mi padre, los corté y empecé a arreglarlos; esta fue la primera vez que me atreví”. Empezó a coser con 16 años y todavía lo hace. “Normalmente coso a ojo, sé sacar patrones, pero me es más fácil hacerlo sin patrones”. Actualmente no cose mucho, solo hace los trajes de sus nietas, arreglos en pantalones y cosas más sencillas y para la familia, ya no es como antes. Siempre ha cosido con máquinas, su madre tenía una y cuando se le rompió su hermana le dio otra. Pero ella dice que hace las cosas más rápido a mano que a máquinas, para algunas cosas no utiliza la máquina. “Antes cosía para la calle, unas me pagaban y otras no, es lo más normal, los típicos problemas”. Tenía muchas clientas, ella antiguamente realizaba ropa. Ha hechos los trajes de novia de sus hijas, chaquetas, camisas... cualquier cosa. Ahora solo se dedica a hacer arreglos. Compraba muchos retales y les hacía a sus hijas las cosas como ellas querían.“Como anécdota... me he llegado a llevar toda la noche cosiendo y luego no me han pagado, pero en general no me puedo quejar”

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Casas Vilejas en el Smithsonian. Los pueblos vecinos. La romería de los Santos. 1

Nueva apertura del bar de Pepe

Casas Viejas en el Smithsonian. Los vídeos. El taller de costura y el tiempo. 1

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO. ANTROPOLOGÍA. El IES Casas Viejas. 7

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO DE BENALUP-CASAS VIEJAS. ANTROPOLOGÍA. Patrimonio familiar. 5

De nuevo un premio para benalupenses de la ONU por un corto

Resultado de las elecciones autonómicas 2018 en B-CV

Casas Viejas en el Smithsonian. Carnaval. El bar de Ricardo. 1

Casas Viejas en el Smithsonian. Reflexiones de un antropólogo. 24 de diciembre de 1965. 1