La pervivencia de la literatura oral. Las tres hermanas cautivas. 14

Ana María Montes de Oca Bancalero le cantó a Manolo Viciana y Alejandro Pérez muchos romances. Muchos de ellos eran canciones que cantaban de niñas mientras que jugaban a la comba,como este de las tres hermanas cautivas. Que se transmitiera de forma oral y que no estuvieran escritas no quiere decir que no se engarce dentro de una rica tradición romancera. En este caso, como veremos, hunde sus raíces en la épica homérica y en los romances fronterizos. Eso sí, al transmitirse oralmente, las versiones difieren en los nombres, en los detalles y en el final.

Las tres hermanas cautivas.
                Campito del moro                     1
Y a la verde oliva
Donde cautivaron
Tres hermosas niñas.
                        Y el pícaro moro                   5
Que las cautivó
A la reina mora
Fue y se la entregó.
-Toma, reina mora
                      Estas tres cautivas                 10
Para que te laven 
Para que te sirvan.
-¿Y cómo se llaman
Estas tres cautivas?
                    -La mayor Constancia                 15
Y la menor Lucía
Y la más pequeña
Y es la Rosalía.
Un día en la fuente,
                       En la fuente un día                   20
Se ha encontrado un viejo
Con melancolía.
-¿Dónde vas buen viejo?
Camina, camina.
                      -Buscando tres hijas                  25
Que tengo perdidas.
-¿Y cómo se llaman
Esas tus tres hijas?
-La mayor Constancia
                         Y la menor Lucía                       30
Y la más pequeña
Es la Rosalía.
Constancia lavaba,
Lucía tendía
                         Y la más pequeña                      35
El agua traía.
-Tú eres mi padre
Y yo soy tus hijas
Vamos a contarle
                       A mis hermanitas.                     40
¿No sabes, Constanza,
no sabes, Lucía, no sabes, Lucía,
que he encontrado a padre que he encontrado a padre
en la fuente fría? en la fuente fría?
Constanza lloraba, Constanza lloraba,       45  
lloraba Lucía, lloraba Lucía,
y la más pequeña y la más pequeña
de gozo reía. de gozo reía.



En este romance se mezcla la poesía y el relato, la narración y el diálogo. Lo podemos dividir en la clásica estructura de introducción, nudo y desenlace. Del 1 al 18 la introducción. Nos presenta a las tres hermanas que han sido secuestradas por los musulmanes y entregadas a la reina mora. Nos indica su nombre y las tareas que se les encomienda. Desde el verso 18 al 36 es el nudo o desarrollo del relato. En una fuente la más pequeña Rosalía se encuentra con una persona mayor y le pregunta lo que busca. Del 37 hasta el final se da la anagnórisis, el reconocimiento del padre y la decisión de ir a comunicárselo al resto de las hermanas. Se trata de un recurso de la retórica que lleva a un personaje a descubrir y reconocer su identidad o la identidad de un tercero, un suceso que modifica su conducta posterior. La anagnórisis también se vincula a lo que ocurre cuando dos personajes se reencuentran después de mucho tiempo. Es un recurso muy utilizado en los romanceros de tradición oral, ya lo hemos visto en otros como Gerineldo, la hermana cautiva o las señas del esposo. 




Estamos ante el género de romances fronterizos. Donde nos cuentan, una parte de la vida diaria de la reconquista, el diario acontecer de los que sufren la esclavitud que conlleva la guerra. Sus protagonistas son los olvidados, los que permanecen encerrados en las mazmorras, esperando que por ellos paguen una importante suma de dinero, que quien la tiene que pagar, no lo puede hacer, porque carece de medios, o por que el encarcelado estorba fuera y se tiene que morir en una mazmorra. A este mismo género pertenece también la hermana cautiva, también analizado en esta sección del blog, pero si en aquel caso se resalta el amor fraternal, en este es el paternal. En ambos casos se parte del mismo caso, mujeres que, por una expedición militar u otras circunstancias terminaban en territorio musulmán. Estas mujeres se veían forzadas, según la leyenda, a profesar el islam pero, en secreto, eran cristianas.



Esta canción se cantaba mientras se saltaba a la comba. Es una poesía donde la rima y la repetición juegan un papel importante en esta literatura infantil, pero también un relato, con una estructura clásica de introducción, nudo y desenlace como hemos visto. En cuanto al estilo caracterizamos este romance como narrativo melódico insistiendo en el carácter infantil de la melodía, muy apropiada para juegos de niños y, sobre todo, niñas (antiguamente). El asunto central del poema es el reencuentro familiar de cristianos cautivos en tierras de moros ajustándose perfectamente a la estructura narrativa arquetípica del tema: cautiverio, sufrimiento, rescate, regreso y reconocimiento. Asimismo sigue el esquema de los relatos odiseicos: ausencia, vuelta y reconocimiento o anagnórisis. 

Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Juan Moreno Vidal. El vencedor moral por puntos. 8.- The Shoemaker