Betty Kowalski ha muerto

Ha muerto Betty Kowalski, más conocida en el pueblo como Isabel la americana. Recibo un whatsapp de Carla Mintz a las 2:31 de la madrugada: “Mi madre ha fallecido esta tarde. Por favor, si puedes comunícalo a nuestros amigos”. Lo leo por la mañana al levantarme. La noticia me impacta. No me gusta escribir necrológicas en el blog, tengo un trauma con el tema de la muerte desde 1971 (rehúyo de cementerios, velatorios, entierros…), pero tengo claro que voy a escribir sobre Isabel Mintz.

Jerome Mintz y Betty Kowalski se conocen en Brooklyn, a principios de los cincuenta. Se casan el 7 de septiembre de 1955 y se mudan a Bloomington, Indiana. Betty Mintz acompañó la mayoría de las veces a Jerome en sus estancias en Benalup. El trabajo de Betty va a resultar fundamental para este, no solo porque le ayudará en la realización de los libros o las películas, en la grabación de audios se escucha su activa participación en la realización de las entrevistas, sino también porque fue un factor de socialización muy importante. Trabajó en Benalup enseñando el lenguaje de los signos a los sordomudos. Todavía se recuerda con mucho cariño a Betty por estos lares y son muchas las anécdotas que aparecen sobre ella. 



Teresa Grimaldi Paredes contaba sobre esta familia para un trabajo de los alumnos del IES: “Era un matrimonio muy educado. Isabel trataba a los niños por igual. Por ejemplo a la gente le chocaba mucho que la familia Mintz utilizara la bicicleta para pasearse, cuando en Benalup solo se utilizaban para trabajar”. En un trabajo de María Sanchéz sobre la familia  Mintz y Carmen García cuenta: “Pepe forma su familia en Benalup,  se instala en la calle San Juan en un patio de vecinos donde estaba situada una pensión que pertenecía a Varelo, allí residía la familia Varelo, Isabel Marente, Luis conocido como ‘’El Capaó’’ con su mujer Andrea. En 1965 llega Jerome Richard Mintz con su hija Carla y su mujer Betty a Benalup instalándose en esta pensión para hacer una investigación de los sucesos de Casas Viejas como antropólogo. Ese fue el origen de una gran amistad que perdura hasta la actualidad… Betty (más conocida como Isabel para las mujeres del pueblo) no hablaba para nada castellano; Carmen recuerda como siempre llevaba un diccionario y una pequeña libretilla encima, donde buscaba y apuntaba palabras. Para el matrimonio americano no fue fácil integrarse en este pueblo debido a que éste estaba muy atrasado, y para Jerome obtener información fue muy difícil ya que el miedo se había apoderado del pueblo … Betty o Isabel, hoy en día padece alzheimer y apenas se acuerda de nada, sin embargo este año antes de que Carla viniera a España, fue a despedirse de su madre y a contarle que venía a pasar unos día a Benalup, sorprendentemente su madre sonrió y le respondió “saluda a Carmen”. 



Dado que la sociedad benalupense estaba cambiando a ritmo forzado, la llegada y la estancia de esta familia americana contribuyó a esos cambios, por ejemplo en la adquisición de Yogurt. La primera vez que se trae a una tienda se hace para satisfacer la demanda de esta familia. Pero las aportaciones de la familia Mintz a la vida cotidiana del Benalup de Sidonia de los sesenta y setenta fueron mucho más amplias. La gente se sorprendía de que educasen a los dos hijos, niño y niña, por igual, además de que el varón no era propio, era adoptado. También les llamaba la atención los paseos en bicicleta de Isabel Mintz o esos consejos que les daba a las mujeres buscando la igualdad con los hombres, cosa que ella practicaba con el ejemplo. Pero la revolución social, sin duda, fue cuando Isabel aconsejaba a las mujeres que tomaran píldoras anticonceptivas. De hecho ella fue quien  las introdujo en aquel Benalup de Sidonia machista y cerrado de finales del franquismo. Eran dos mundos distintos y así lo entendían la familia de El Americano, rechazando cualquier tipo de etnocentrismo, pero intentando aportar avances en temas como el de la mujer, tan atrasado  por esa época.




Pero además de las aportaciones concretas, el americano y su familia contribuyeron  a medio plazo a algo fundamental para el pueblo. En los más de veinte años que estuvieron viniendo, en visitas alternas de distinta duración, la familia de Mintz estudió y recuperó la historia del pueblo. Fruto de ese trabajo es el legado que nos ha dejado en forma de libros, fotografías, películas, audios, documentos... que no solo constituyen un tesoro sobre y del pueblo, sino que también que ha ayudado a conocernos mejor y aportar la dignidad que al pueblo siempre se le negó. 



En el prólogo de "Las coplas de carnaval..." ella misma cuenta las dificultades que tuvo la familia para realizar las investigaciones. En la serie sobre Juan Moreno Vidal han quedado claro los obstáculos que ponían las fuerzas fácticas del pueblo para la realización del trabajo del campo y a las argucias que tuvieron que recurrir para superarlas. La información llegó a EEUU y allí se publicó, el objetivo de siempre se vio cumplido pues esta no llegó al pueblo hasta 1995, tras la famosa visita del médico gallego que trabajaba en EEUU al bar de Ricardo. Pero sólo llegó el libro de Los anarquistas de Casas Viejas el resto del legado habitaba en el olvido de Washington e Indiana. Yo hablé con Betty Kowalski en el 2005 por teléfono. El nivel de su castellano  y el mío de inglés era tan bajo que nos fue muy difícil entendernos. Pero el optimismo de la voluntad y la ayuda de Antonio Jiménez dejó claro de aquella conversación que estaba muy satisfecha de que el IES Casas Viejas trabajara en  el legado de la familia sobre el pueblo y que la interlocutora en lo sucesivo iba a ser Carla Mintz. Desde entonces, con mucho esfuerzo y superando muchas dificultades Carla ha conseguido que llegue al pueblo gran parte de este legado. Hace dos semanas, estuvo trabajando Carla  intensamente en el museo Smithsonian de Washington y ha enviado una cantidad ingente de documentación. Tan grande que todavía estamos aturdidos y no hemos podido valorar la calidad de lo enviado. Mañana precisamente tenemos una reunión con interesados  en este tema para abordar la situación.




Ha muerto Betty Kowalski o Isabel la americana, esa mujer que ha contribuido en gran manera a que la historia de este pueblo no sea una losa pesada para sus habitantes, sino que contribuyese  a aumentar su autoestima y sus señas de identidad, ya que el punto de vista que pone su acento en el olvido, la leyenda, la tergiversación, el miedo… ha escorado hacia la dignidad, el esfuerzo, la honradez… Betty Kowalski era judía, como tal sabía de la importancia de la historia para recuperar la dignidad y que los abusos e injusticias no se vuelvan a repetir. A su regreso de la primera vez que Carla volvió a España en el siglo XXI, en el 2007, le preguntó que si ya se conocía en el pueblo su religión, pues eran una de las cosas que más tuvieron que esconder, además de solventar los problemas del idioma, los obstáculos de los propietarios o la actuación de las fuerzas del orden. Betty terminó el prólogo de "Las coplas de carnaval..." de esta forma: “Jerry admiraba el ingenio, la maestría, y la independencia de los hombres y mujeres del pueblo.  Estaba impresionado con sus enérgicas expresiones de frustración contra una sociedad que les oprimía. Con todo el respeto, le encantaba el buen humor que tenían siempre. Jerry estaría orgulloso de saber que sus escritos y fotos han llegado a ser una parte de la historia de Benalup y de que la gente que admiró tanto haya sido honrada por su trabajo.
Isabel Mintz, (esposa de  Jerónimo).  Agosto, 2007".
Yo creo que ella también estaba muy  contenta porque en este pueblo, por fin,  se admira y se valora la contribución que ha hecho ella, su marido y su familia a la recuperación de su historia. El 22 de noviembre de 1997 murió Jerome R. Mintz, el hecho no tuvo repercusión alguna en Benalup. El 11 de octubre de 2018 ha muerto Betty Kowalski y este suceso luctuoso, afortunadamente, no va a pasar desapercibido, como ocurrió con el de su marido. Ello se debe a que conocemos mejor nuestra historia, gracias, curiosamente, entre otras personas, a ella. Creo que hay suficientes datos objetivos para afirmar que la familia Mintz es una de las que más han aportado en la historia de Benalup-Casas Viejas, personalmente, estoy convencido que la que más. La trascendencia de Betty Kowalski para este pueblo no sólo reside en que fuera la esposa de Mintz, en que trabajara con él en sus investigaciones, en que contribuyera a los cambios sociales de los sesenta, sobre todo los relacionados con la mujer, también ha sido fundamental su participación en que el legado de Mintz haya vuelto y sea conocido en el pueblo. Por eso hoy es un día para manifestar el agradecimiento y valorar su aportación a la historia de este pueblo. Ya lo dice el refrán "Cada uno recoge lo que siembra".




Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Casas Vilejas en el Smithsonian. Los pueblos vecinos. La romería de los Santos. 1

Nueva apertura del bar de Pepe

Casas Viejas en el Smithsonian. Los vídeos. El taller de costura y el tiempo. 1

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO. ANTROPOLOGÍA. El IES Casas Viejas. 7

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO DE BENALUP-CASAS VIEJAS. ANTROPOLOGÍA. Patrimonio familiar. 5

De nuevo un premio para benalupenses de la ONU por un corto

Resultado de las elecciones autonómicas 2018 en B-CV

Casas Viejas en el Smithsonian. Carnaval. El bar de Ricardo. 1

Casas Viejas en el Smithsonian. Reflexiones de un antropólogo. 24 de diciembre de 1965. 1