Los últimos 40 años


Mi santa madre nunca me dijo que tuviera cuidado con las malas compañías, pero si millones de veces que si fuera mujer sería prostituta, porque no sabía decir que no. De esas dos cosas me acordé yo cuando el concejal, y pese a eso amigo mío, José Martínez Gracia me llamo para pedirme que hiciera una exposición con carteles de año en año, desde 1979 a 2018 con lo que había ocurrido en el pueblo con motivo del cuarenta aniversario del maratón.




Sabía que no había material suficiente, conocía que nadie se había atrevido a historiar estos años (Pepe y yo siempre lo dejamos en 1983), pero sobre todo que no hay perspectiva histórica suficiente, que se trata de tiempo presente, una actualidad muy manipulable y muy susceptible de polémica y crítica. Más que historia esto es periodismo, con sus características prisas añadidas. 


Pero como decía mi santa madre no sé decir que no y dije que sí. Por parte de la organización sólo me he encontrado empatía, sonrisas, ironía, cachondeo y buen rollo. Cero coma cero pegas o censura alguna, pese a que según lo propuesto por mí yo les he pasado el material confeccionado previamente a ser impreso. Como yo sabía ha sido un trabajo difícil, complicado y arriesgado. Pero ha merecido la pena, no tanto por el resultado, que es limitado, sino por lo que he aprendido y que supone el inicio de un trabajo que yo y otros continuaremos. 



He utilizado lo que he podido. Como siempre la ayuda de los amigos, lo mejor. Me han corregido los textos (gracias a Pepe y Juani especialmente), me han dado sugerencias, material, fotos, periódicos, etc. Quiero mostrar el agradecimiento especial a una persona; Eugenio Espinosa Don Eugenio pacientemente guardó todos los recortes de periódico que salían donde aludían a Benalup. Se los regaló a Fran Sánchez y este me los tiene prestado a mí. Sin esos recortes no se podría haber estudiado los años ochenta y parte de los noventa. Don Eugenio (el don es adrede) como el Cid sigue ganando batallas después de muerto. Otra fuente en la que me he basado ha sido en los libretos de carnaval. Este es el periódico del año anterior y ahí he buceado yo. Creo que es interesante que os cuente la metodología utilizada para que entendáis el resultado. 


Atacaba (literalmente) un año buscando noticias en los periódicos, carnaval, fuentes oficiales, internet, etc. Cuando tenía toda la información recopilada la dividía en seis o siete secciones que siempre aparecían. Una primera parte para el titular del año, donde aparece los más relevante a mi juicio. Después noticias sobre recuperación histórica, economía, política, infraestructuras, carnaval, fiestas y otras cosas varias. Una vez hechas las 41 infografías (he hecho una más sobre los precedentes) hice otro más pequeños con los núcleos temáticos que siempre aparecían. Me salían cinco; actos institucionales, cultura y gente, equipamietos, raíces y alas y urbanismo. Además visto con perspectiva general me percaté que estos cuarenta años se podían dividir a su vez en cinco periodos. Desde 1979 a 1983 a los que se le puede unir de 1975 al 78 los años de la transición, de la inestabilidad, de la polémica, pero también de la creatividad, del torbellino de actividades y de la creación de una etapa nueva tanto política, como económica, como urbana, etc Desde el 83 al 91 vienen unos años de transición, de más reposo que están protagonizados por la lucha por el proceso de segregación, mientras el pueblo sigue creciendo, aunque no al ritmo del primer periodo, ritmo insuperable por otra parte. Desde 1992 al 2007 se extiende unos años de boom, de crecimiento, de optimismo, de expectativas... son los años de los albañiles, de Villalatas, del campo de Golf, de Utopía. De 2008 a 2013 se extiende la crisis que lo paraliza, lo protagoniza y lo impregna todo. Son años de polémicas políticas, de más inseguridad ciudadana, de pesimismo, de deshaucios, de penas...A partir de 2014 empezamos un lento periodo de recuperación en el que nos encontramos en la actualidad. 



Insisto en que no estoy demasiado satisfecho con el resultado, pues las prisas del periodismo no son buenas, pero hay que tomarlo como un inicio de algo, como una batalla ineludible que tenía que afrontar, entre otras cosas porque como las gallinas no se decir que no. Quiero pedir perdón a todas las personas que no han salido y les hubiera gustado y a las que consideran que hay cosas que no he reflejado que lo debería de haber hecho. Seguramente tienen razón. He tenido que optar entre todo lo que había y claro se equivoca el que decide, el que no toma decisión no lo hace. Lo que si quiero dejar claro es que he puesto todo lo que he considerado oportuno (salvo una excepción que pedí permiso y me lo denegaron) y lo que no he puesto no hay ninguna cuestión personal o insidia detrás. También quiero pedir perdón a los que salen y no le hubiera gustado hacerlo. No he pedido permiso, salvo la excepción comentada. a nadie. Tener claro que intencionadamente, para molestar, no he puesto ninguna fotografía. El otro día mi amigo Ismael me mandó un texto de Risto Mejide sobre el perdón, que terminaba de una forma genial para mí, sobre todo, porque es exactamente lo que yo pienso de esta exposición: "Y  por último, perdona a quien haya que perdonar. Piensa siempre que la alternativa es ir por la vida pidiendo permiso. Y eso, como todo el mundo sabe, sí que es una cagada monumental".



P.D.- Un ruego. Si alguien ve algún fallo de año o texto, que por favor lo deje dicho en el bar o me lo comunique a mí de alguna forma. Como tengo los archivos lo podré solucionar.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Las guarderías. 24

El pregón de D. José Romero Bohollo. La década de los sesenta. 2

El maratón es un evento maratoniano

Las tradiciones se rebelan. El palmito. 62

El habla de Benalup-Casas Viejas. Formas de ser o estar peyorativas. 33