Esta lucha titánica.

Ya es tradición escribir algo más esmerado en el penúltimo artículo de la temporada de este blog. Mañana es el de despedida y os cuento mis penas, pero este lo reservo para algo que me gusta especialmente, espero que os guste de la misma forma que a mí. Empiezo con una pregunta: ¿qué relación existe entre las dos fotografías que ilustran el post de hoy?




Una se hizo en 1983 en la tapia de la sacristía de la iglesia, la otra en 2015 en el ECVV. Treinta y dos años de diferencia pero como veréis, forman parte de un mismo proceso y de personas que luego tuvieron una intensa relación. Increíble pero cierto. Con estas dos fotos se puede resumir parte de la historia de este pueblo, los últimos cuarenta y tres años. 




La primera instantánea apareció el martes 11 de enero de 1983 en el semanario Primera Plana, revista barcelonesa dirigida por Manuel Vázquez Montalbán. Éste, con motivo del 50 aniversario de los sucesos, mandó a Pilar del Río a hacer un reportaje sobre el pasado y el presente de Benalup de Sidonia. Una de las fotos que aparecen en él es la que encabeza este post. El pie de la misma es muy significativo: “Hoy Casas Viejas no teme al recuerdo ni necesita el bálsamo de su otro nombre, Benalup de Sidonia. Hoy vuelve a luchar por su autonomía municipal y por asumirse a sí mismo”. Lo cierto es que el texto correspondía más a un deseo, a una utopía, que a una realidad (utopía que como tal, hace camino al andar). Dos días antes gente del pueblo había intentado derribar el monolito  colocado por  representantes de CNT Andalucía en la Alameda y custodiado a lo largo de toda la noche por la policía municipal para evitar el derrumbe de lo que el albañil Juan Conde Orellana había ayudado a acomodar . El bálsamo de Benalup de Sidonia estuvo hasta 1991 momento en el que el pueblo consigue la independencia borrando el apellido que lo identifica propiedad de Medina. En 1998 al nombre de Benalup se le añadió el topónimo de Casas Viejas en una especie de tándem de consenso que intentaba poner en paz las vicisitudes de su historia. Lo de Casas Viejas a secas sigue siendo la ilusión de un grupo minoritario de …. ¿nostálgicos?



En lo que sí acierta es en la frase de “hoy vuelve a luchar por su autonomía municipal y por asumirse así mismo”. La autonomía municipal la consiguió el 20 de marzo de 1991, aunque no con el término natural y justo que consideraban los benalupenses y los casaviejeños. Lo de asumirse a sí mismo es un proceso más dificultoso en el que se ha avanzado; la segunda imagen tiene mucho que ver con ello.




Se trata de la frase que acoge al visitante a la llegada al ECCV; la elegió Auxiliadora Suárez (documentalista de la empresa Expociencia y encargada de equipar el centro). Su autor es Saramago y ha sido elegida por  muchos centros de la memoria de Andalucía. Como me comenta Ángel del Río “figura en el monolito de homenaje a los presos del canal que hay en la UPO y en el encabezado de la introducción del libro "El canal de los presos". La frase después se hizo viral y figura en bastantes monolitos de homenaje a las víctimas del franquismo por distintos puntos de Andalucía”. Pero él mismo cuenta que iba destinada en un origen a Casas Viejas. Me dice:” Lo que escribió Saramago fue una petición que me hizo la gente que organizó unas jornadas sobre y en Casas Viejas en el año 2000 creo. En concreto me lo pidió uno de la comisión organizadora, Vito de Lebrija que en aquellos momentos llevaba una escuela taller de alfarería en Casas Viejas. El texto fue leído por una chica  en el concierto que ponía colofón a las jornadas. Meses después fue publicado en la revista del SOC "Tierra y libertad". Como anécdota decirte que estuve bastantes meses detrás de mi hermana para que José escribiera ese texto, que no fue concebido como artículo para ser publicado, sino como manifiesto para las jornadas”. 



A la altura del año 2000 el olvido impuesto durante el franquismo había hecho mella y  tornado en indiferencia. Un grupo de jóvenes de fuera pero que vivían en el pueblo organizan las jornadas Casas Viejas contra el olvido. Seve Pacheco, Cobo, Antonio Escobar y Vito de Lebrija formaban parte de la comisión. Este último fue el que hizo la petición al profesor de la Pablo Olavide Ángel del Río quien a través de su hermana consiguió que Saramago editara el "manifiesto", publicado posteriormente en Tierra y Libertad y ha quedado como un monumento a la memoria y al recuerdo. Termina de la siguiente forma: “ Casas Viejas no nació en el 33, cuando algunos de los suyos proclamaron la implantación del comunismo libertario. No nació con la masacre ni con el miedo que luego, legítimamente, se apoderó de todos. Casas Viejas existía antes, pero ese día de enero del 33 se explicó a sí misma con otras palabras y contó, quizá sin pretenderlo, aunque de forma rotunda, que a la historia de la infamia le faltan muchos capítulos, pero la historia de la dignidad también había crecido. Recordar a los hombres y mujeres que se sublevaron contra el hambre y la injusticia de un sistema secular es un deber de bien nacidos. Recordar las trampas que le hicieron a la República para acabar con ella es una obligación".



En tan pocas palabras no se puede decir tanto, hablar de la dignidad de la derrota que, como decía Borges, tiene más que la victoria; de la necesidad de recordar a las víctimas y también de que estos hechos fueran aprovechados para intentar derribar a la República. Saramago no vino nunca a Casas Viejas; Pilar del Río, su compañera, una vez (ahora queremos intentarlo de nuevo, a ver...), Seve, Antonio, Cobo y Vito se fueron buscando otros sueños y proyectos. Pero, como todos los que vienen a este pueblo de idas y venidas, dejan su granito de arena y huella porque ( según Antonio Ramos Espejo): “La historia de Benalup-Casas Viejas es una madeja que te envuelve, desde el sentimiento a la reflexión”



Releo: “hoy vuelve a luchar por su autonomía municipal y por asumirse así mismo” Lucha que empezó en 1821 y tomó fuerza en 1975 tras la muerte de Franco. “Recordar es vivir y mantener vivos a los muertos y  los sueños que mantuvieron". Humildemente me atrevo a añadir que también es luchar por la dignidad y la historia de este pueblo. Pasado que hay que asumir, porque entre otras cosas (cuánto me gusta la frase) no hay otro. Lucha por el pasado, presente y futuro de un pueblo que es su seña de identidad. "Que las luchas tienen esas consecuencias y hay que resignarse.... hay que estar dispuesto  a afrontar las consecuencias que se presenten, sean de cárcel o de lo que sea. Porque el mundo desde que se conoce ha sido siempre una pura lucha titánica" (Pepe Pareja)

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Un secreto

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Las Lomas pasado y presente. 3

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual