Las tradiciones se rebelan. Los poyohornillas. 59

Foto Mintz
Antes de que llegarán las cocinas de gas butano o se impusieran las vitrocerámicas el poyo hornilla era el equipamiento que tenían las cocinas tradicionales. Se trata de una encimera de obra que contiene una serie de huecos donde se echa el carbón o el cisco vegetal.  
Para calentar agua, la plancha o cocinar se encendían con papeles por las bocas de las hornillas. Si se necesitaba más calor se aventaba por medio del soplillo, redondo y de esparto. Si lo que convenía era cocinar a fuego lento se recurría a dejar el potaje o el cocido (nombres de guisos pero que se refiere al utensilio donde se realizan)  sobre las brasas del picón o el carbón semiapagado.  Las hornillas además de contener el carbón con las brasas ardiendo, servían de apoyo  a los cacharros donde se cocinaba. Arriban estaban las acuas y abajo las cenizas, siendo las hornillas el límite entre ambas. Según parece este tipo de hornillas ya se usaba en el siglo XIX.



José Benítez en Historias de Benalup-Casas Viejas la describe muy bien. "La cocina era la zona de la casa más concurrida y estaba formada por la despensa o almacén de alimentos, la alacena para los utensilios, una encimera de mampostería conocida con el nombre de “poyornilla”. En ella se ubicaban dos conductos de forma cuadrada, que hacían la función de tomas de aire a través de las cuales se impulsaba éste con el soplador de pleita para reavivar el fuego. Era la hornilla y se empleaba el carbón como combustible".
Miguel Angel Moreno Cortabarra en su blog el Poyohornilla lo describe de la siguiente forma: "La palabra poyornilla está compuesta de dos palabras, por un lado poyo (según la RAE; banco de piedra u otra materia arrimado a las paredes, ordinariamente a la puerta de las casas de zonas rurales.) y hornilla. Esta palabra ha sido usada por mi madre durante toda su vida, por tanto a mí me resulta familiar y no se me queda cara de asombro cuando la escucho tal y como pasa cuando la mayoría de las personas la escuchan por primera vez. Hoy día, todavía se sigue usando en algunos pueblos de la Comarca de la Janda en la provincia de Cádiz, desconozco si también se ha usado o se usa en otras partes del territorio español, aunque ahora se usa como arcaísmo para denominar a las encimeras comunes de cualquier cocina".
Foto Mintz


Pido información en el Facebook de las fotos antiguas sobre estos poyos hornilla y me contestan Tere y Juan Luis. 
Tere Roman Navarro: "Mi abuelo tenía un poyo hornilla". 
Juan Luis Domínguez Sánchez: "El poyornilla es lo que sería la encimera y en vez de puertas tenía cortinillas de cuadraditos".
Tere Roman Navarro: "Si más o menos, pero el que yo digo tiene un agujero donde va una nafe creó que se llama de hierro y se le echa carbón y ahí se hacia la comida...."


En la primera foto de Mintz se observa perfectamente que era un poyohornilla. Las partes de las que consta; la encimera de mampostería y los huecos donde están las hornillas y por donde se introduce y se quema el carbón o el pisco. En la segunda fotografía de Mintz vemos otro poyohornilla, pero en este caso blanqueado y con un carácter más humilde que el anterior.

Con la crisis del carbón y su sustitución por el gas los poyo hornillas fueron desapareciendo poco a poco. Yo he visto uno en B-CV en la casa de los Espina. Con el reciente gusto por las tradiciones y cosas antiguas que hay recientemente han aparecido algunas iniciativas que vuelve a este tipo de utencilios en la cocina. Como el que Utiliza Reyez Días en su establecimiento de Cádiz Puerto Habana que aparece en esta foto.
Reyes Díaz junto al poyohornilla de su establecimiento. Encima del poyohornilla puede verse el "soplaor" para facilitar la combustión del carbón. Foto: Cosas de Comé




Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Esta lucha titánica.

Las Lomas pasado y presente. 3

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Un secreto

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. Y 8. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1