Las tradiciones se rebelan. El palmito. 63

Foto Mintz
La anterior entrada de la serie versaba sobre el palmito, esta es su continuación. Su realización necesitaba un proceso muy elaborado. Carlos Sánchez, Francisco Bravo y Rosario Orellana en un trabajo para la exposición del 2002 lo detallan profusamente:
Foto Mintz

“En primer lugar se cogen los cogolloss de las palmas, en la época de verano entre los meses “julio y agosto”. Se dejan secar al sol bastante tiempo (un mes aproximadamente). Se puede realizar de tres formas;  en verde (toniza), seco (pleita) y majado. La técnica del majado se utiliza especialmente para utilizarla para trabajar con animales, ya que es la forma en la que queda más fuerte. La pleita más realizada es la de nueve ramales. Se le  hace un nudo por la mitad a cinco ramales lo que nos queda dividido en diez ramales de los cuales uno se queda fuera, por una parte se ponen cinco y por el otro lado cuatro. Estos se unen mediante una trenza que se realiza echando el extremo hacia detrás enlazando dos ramales, se pasa al otro lado y el extremo de este repite la misma operación. Esta pleita es larga por lo que tenemos que ir empalmando más ramales a esta gran trenza de palma se van uniendo mediante una costura de toniza, esta toniza se cose con una aguja , para hacer pleita. En el filo de la pleita se produce una especie de curva la que por una parte se cose una si y otra no , por el lado contrario se cosen las que antes no se han  cosido, así logramos unir la pleita para hacer los productos. Para que la pleita quede más fina le quitamos la hebra más gruesa de los extremos que tiene el cogollo de palma .Así  obtendremos unos productos más favorables”. 
Foto Mintz



Otros usos del palmito, menos frecuentes son el gastronómico y el medicinal. En la cocina es apreciado como cogollo de las plantas, utilizado como fruto en las ensaladas. Antiguamente, se aprovechaban las raíces por su riqueza en azúcar como sucedáneo de la zarzaparrilla. Los palmiches, sus frutos se emplearon en medicina popular como astringente. Algunos mamíferos como el tejón, el zorro y el conejo,  también los consumen. En la antigüedad a la higa cuando es joven se le atribuía la propiedad de despertar la virtud genital y ser propia para holgazanes.



La empleita se realizaba en las tardes de invierno, cuando el día acorta y el tiempo obliga, en ocasiones, a permanecer en el hogar. Así, hombres y mujeres, se sentaban junto al fuego a trenzar, compartiendo su hacer y sus historias. Es curioso que la pleita se realice en el invierno, cuando los huesos se enfrían y resienten, el trenzado de la pleita les devuelve su movilidad. También los había que lo hacían por las calles y rincones del pueblo. O en las gañanías y en los descansos del trabajo. Se trataba siempre, salvo en el caso de las paseras de cogollos ya comentado, de una actividad económica a tiempo parcial, no siendo nunca la actividad principal. Dentro de una economía integral como era la de la sociedad tradicional, los ratos libres y ociosos se utilizaban para esta labor artesanal, con una técnica que se transmitía de padres a hijos.

Foto Mintz



Pero el trabajo con la palma no resistió los cambios producidos en los años sesenta y han desaparecido. Igual que el gas hizo pasar al sueño de los justos al carbón, el plástico lo hizo con la palma. Su desaparición fue paulatina. Los mayores en los setenta y ochenta seguían haciendo toniza o pleita como lo habían hecho de siempre. De hecho todavía queda gente mayor que lo hace. No obstante, lo mismo que el palmito está en peligro de extinción (por lo que está prohibida su recolección), el trabajo artesanal también. Sería una pena que una técnica que tiene su origen en el neolítico se perdiera del acervo de la humanidad, por no hacer adecuadamente lo que el hombre ha hecho toda la vida, aprender de sus antecesores y preservar esos aprendizajes. 

Comentarios

Entradas más vistas

Ha muerto Manolo Lago

Todo el mundo publica libros

Como decíamos ayer

Juan Moreno Vidal. Vencedor moral por puntos. 1.- La zapatería fue el origen

Juan Moreno Vidal. Vencedor moral por puntos. 2.- Las ideas, siempre las ideas