Las tradiciones se rebelan. Curanderos y remedios caseros. 68

En el mundo rural las personas se han enfrentado a las distintas enfermedades, afecciones, dolores y los remedios a utilizar para controlar cada dolencia, cada malestar, a veces alimentados por sugestiones o problemas psicológicos. Los que lo practican son los curanderos, además se practicaban muchos remedios caseros, propagándose de boca a boca, de una generación a otra, basándose o amparándose en la ignorancia por una parte y en la pobreza por otra.
A través de la tradición  oral, corregida, aumentada y mezclada con creencias y costumbres ha afianzado a lo largo de las décadas, muchas curas a veces con la palabra, otras con instrumentos caseros y otras con el empleo de distintos placebos. El Maldeojo, los herpes o culebrinas el “empacho,  el dolor de muelas, las lumbalgias, las verrugas o los orzuelos, han tenido practicantes con los más diversos resultados. 


En el libro Las tradiciones se rebelan de Luis Gómez y Rogelio Ruiz podemos leer: “Entre las gentes del campo, estaba muy arraigada la costumbre de acudir a los curanderos para aliviar muchas de sus enfermedades; también para la de sus animales. Los verdaderos curanderos eran personas normales y corrientes. No cobraban por sus servicios, eso sí, aceptaban algún que otro presente. Ni por asomo tenían algo que ver con los hechiceros. Estos, ya no eran tan normales; pero sobre este tipo de gente no tenemos nada que contar. 
Los curanderos más comunes eran las que curaban los empachos a los niños y se decía de ellos que eran personas que tenían gracia. Algunos curaban a las mujeres cuando padecían “de la madre fuera de su sitio”. Otros las cuerdas montadas en el cuello, para lo cual masajeaban el brazo contrario al lado dende estaba la dolencia. Mediante oraciones hacían desaparecer las molestas verrugas de las manos ; para lograrlo sólo necesitaban saber el nombre de lapersona y el número de verrugas que tenía. Además, curan los herpes, localmente llamadaos culebrinas. Lo consiguen mediante oraciones; ese rezo, cuando el curandero es de edad avanzada, los transmite a otra persona generalmente de su familia. También sana los cánceres de piel, para ello raspan el lugar afectado ocon unas tijeras dedicadas a ese solo uso, y  luego ponen en la herida un parche con un brebaje preparado por ellos. El ungüento va sacando todo el mal hasta la raíz. 
Estas eran alguna de las hierba más comunes por ellos utilizadas:
- La hunciana, para problemas en la piel.
- La hierba de la sangre, para todo lo relacionado con la sangre
- La hierba pastora, para eliminar las piedras en el riñon. 
- El poleo,para los catarros y la tos, siendo más efectivo si había sido recolectado el día de Santa Ana antes de la salida del sol
- La hierba Luisa, para los problemas de estómago
- El anís estrellado, para los dolores de tripas debido a los gases, sobre todo en los bebés
Existen personas que mediante oraciones, pueden curar al ganado vacuno de la enfermedad llamada “ranilla”, que es una dolencia en las tripas, de las que pueden llegar a morir. Para que la cura sea efectiva, le es indispensable al curandero saber el nombre del animal”.

Pido ayuda en el Facebook de las fotos para completar el post. Carolina Rodriguez: "Algún día te contaré las veces que venia a Casa José Romero Bohollo para que mi padre, Miguel Rodríguez Blanco, le ayudara a sanar caballos, burros, vacas, etc . ..Con un "mejunje" q mi padre le hacía a base de unos bichos que cogía en el campo los freía, y se los untaba a estos animales, a un recuerdo aquel olor...siempre los curaba, a veces la medicina no hacía nada, la naturaleza sí".
Isabel Márquez Montiano: "También recuerdo a una señora que curaba los empachos ella era vecina de mi barrio era conocida como Catalina la del "Alamillo" le daba unos masajitos a los niños con aceite en la barriga y los curaba más de una vez me llevo mi madre con Catalina"
Tony Lago Montes de Oca: "Había  otra señora que curaba las verrugas se llamaba Ramona.  También había una señora que escribía las carta a las gente que tenia los marido en Alemania y familia fuera del pueblo. Se llamaba Paca Hernández que se fue a vivir a Valencia y también curaba los niños de la barriga”
Andrea Ordóñez: " Mi abuela dolores también curaba los empachos"

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Nuestros revolucionarios. Medina Sidonia. Por Eduardo Ángel Ruiz Butrón

Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 81

Betty Kowalski ha muerto

Aprovechando que el Celemín pasa por Benalup-Casas Viejas