El patrimonio inmueble de Benalup-Casas Viejas. La casa de los Espina. 4

Foto Agustín Coca
Le toca el turno hoy en esta sección de patrimonio inmobiliario de Benalup-Casas Viejas a la casa de los Espina de la calle San Francisco, la más señorial y monumental del pueblo. Pero no solo esta casa  fue muy importante, sino que en la actualidad como se ve en las fotografías presenta un estado de conservación muy bueno. Después de la Iglesia es el edificio antiguo mejor conservador de Benalup-Casas Viejas, como se puede ver en las fotos. 

Las ovejas se dirigen a los corrales de la casa de los Espina para ser esquiladas

El origen de esta casa hay que buscarla en la llegada a Casas Viejas de Francisco Vela López, el patriarca de la saga, que empezó a acumular el poder político, económico y urbanístico de "la aldea" Toda la parcela al sur de la Alameda pertenecía a  Francisco Vela LópezSus dos hijos Nicolasa y Antonio Vela se van a construir sendas viviendas. A la izquierda construyó su casa sobre otra anterior su hija Nicolasa, que había casado con el hijo de su tía Juana Vela López: Francisco García Vela. En la foto se  ve el año 1902 y las iniciales FGV.




Los cuartos de la familia y de los sirvientes ocupaban el primer piso, el segundo estaba destinado a almacén, también se construyeron almacenes adicionales. Abajo estaban las cuadras para los caballos, donde los trabajadores se congregaban cada mañana y tomaban café antes de trabajar. En las cuadras también se esquilaban las ovejas. Como se puede ver en una de las fotografías que acompaña a este post, observándose como el pastor las conduce a esquilarlas a estas cuadras. Se trataba de una especie de cortijo dentro del pueblo. Tiene dos pisos de piedra y cal. Los cuartos de la familia y de los sirvientes ocupaban el primer piso, el segundo estaba destinado a almacén. Abajo estaban las cuadras para los caballos donde los trabajadores se congregaban cada mañana y tomaban café antes de trabajar. En las cuadras también se esquilaban las ovejas. Como cuenta J. M. Gutiérrez Vidal: "Luego por la tarde venían los encargados a dar  las novedades.  Venían el Perro viejo, Castellano, el Cabrero Espino, Pascual, Rafael el carrero  y Juan Brevas, que era el hombre de confianza de toda la casa". 



Las fotos sirven para demostrar el perfecto estado de conservación que presenta esta casa, convirtiéndose en un verdadero museo etnográfico de las casas de los propietarios a principios del siglo XX en la comarca. En ella se puede observar todavía la gañanía, donde los campesinos se quedaban a dormir, los salones y el jardín o las numerosas habitaciones. Arriba las cámaras que servían de almacén. Anexas, en los patios, muchas cuadras y almacenes, 



Agustín Coca dice de ella en el trabajo que hizo para la Junta de Andalucía en 1995 dentro de la serie patrimonio inmobiliario de Benalup-Casas Viejas: 
"Vivienda de dos plantas compuestas por siete unidades constructivas. Cuatro se cierran formando un patio. Otras dos se adosan de manera vertical en la parte trasera y una permanece exenta. La primera unidad constructiva es de dos plantas con dos crujías. En la primera, de derecha a izquierda, hay una alcoba, el zaguán y el despacho. En a segunda, tras el zaguán, se encuentran las escaleras de acceso a la planta primera o almacenes. Tras el zaguán aparece el patio y tras éste, la segunda unidad constructiva que tiene dos crujías y se dispone paralela a la primera. En la primera crujía aparece una sala y un salón comedor; en la segunda hay una sala y un aseo. Cerrando lateralmente el patio central se disponen dos unidades constructivas a cada lado de este con una crujía cada una. En la de la derecha hay varios dormitorios, un salón y un aseo, dispuestos de manera contigua; en el de la izquierda hay un salón, varios dormitorios y un aseo. Las segundas plantas de estas unidades constructivas alojan a los almacenes en los que se guardaba el grano. También aparece sobre una tiranta de madera un depósito en el que se almacenó el aceite para el gasto de la casa. 

Antigua gañanía


La segunda unidad constructiva y la de la izquierda carecen de segundas plantas, con azotea y sin pretil, a la que se accede desde la segunda planta de los otros bloques constructivos. Hay otras dos unidades constructivas de una planta y paralelas entre ellas, de una crujía cada una. La de la derecha aloja al lavadero y la de la izquierda a la cocina y una fresquera. Como cuerpo adosado y de dos plantas con acceso independiente se dispone la casa de labor, compuesta de dos plantas: la de abajo alberga las cuadras; la de arriba, gañanía. Tras esta se encuentra el huerto, los pesebres para las vacas y varias cochineras. Está techada a dos aguas, que vierten sobre los corrales. Los muros maestros son de mampostería mixta (ladrillo tosco y sillares); los de separación son de ladrillo tosco. En los suelos podemos encontrar desde lozas de tacos para el patio tras el acceso a la casa y zaguán; terrazo para la cocina y lozas de 20x20 representando a diversas figuras (entre ellas la estrella de ocho puntas) policromadas. Los techos son de cuartizo, con viguerías de madera de pinos; de bovedilla con vigas de hierro y ladrillo tosco; cielo raso de escayola y de yeso. Los cierres alternan los de madera con los de hierro forjado ante las ventanas. Interesante los cierres con aldabones. Armadura de madera de pino, con tirantas de madera y de hierro. Las cubiertas son de ladrillos toscos con teja curva. Los cierres de los vanos son de madera y de hierro se distribuyen de la manera siguiente. En el despacho se abre una ventana salediza hacia la calle que cierra con reja de hierro forjado. La puerta de madera a dos hojas. En la fachada aparece la puerta central y a cada lado ventanas saledizas. la otra ventana salediza va a dar a un dormitorio. Los cierres aparecidos en las restantes habitaciones de la casa presentan puertas de madera, algunas de aglomerado (estas últimas de una hoja). Las ventanas de madera a dos hojas, con tapaluces. En el soberao estos cierres son aldabones. Los cierres de la casa de labor también son de madera. Todas las piezas presentan al menos una ventana al exterior. A destacar las molduras de la fachada así como el zócalo de esta que se tintan de amarillo. En el interior cabe señalar los suelos con lozas de diversos colores y figuras. Los marcos de las puertas y ventanas así como ellas mismas se pintan de colores".




El año pasado visitamos a la casa, un grupo de amigos de Sevilla hizo un recorrido por los lugares más emblemáticos del Casas Viejas del siglo XX. Cuando entramos en esta casa Agustín Coca me dijo que la conocía, que había hecho un trabajo sobre ella y que era algo descomunal. La verdad que quedan muy pocos testimonios de este tipo. En Benalup-Casas Viejas el más monumental, evidentemente. 
Fotos Mintz

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Casas Vilejas en el Smithsonian. Los pueblos vecinos. La romería de los Santos. 1

Nueva apertura del bar de Pepe

Casas Viejas en el Smithsonian. Los vídeos. El taller de costura y el tiempo. 1

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO. ANTROPOLOGÍA. El IES Casas Viejas. 7

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO DE BENALUP-CASAS VIEJAS. ANTROPOLOGÍA. Patrimonio familiar. 5

De nuevo un premio para benalupenses de la ONU por un corto

Resultado de las elecciones autonómicas 2018 en B-CV

Casas Viejas en el Smithsonian. Carnaval. El bar de Ricardo. 1

Casas Viejas en el Smithsonian. Reflexiones de un antropólogo. 24 de diciembre de 1965. 1