Los huérfanos de los sucesos en la escuela Fermín Salvochea. 1

Una de las repercusiones de los sucesos fue la despertar una ola de caridad nacional. Los huérfanos fueron especialmente objeto de ella. Así, el 21 de enero de 1933, 10 días después de los hechos, el Ayuntamiento de Cádiz aprueba por unanimidad una propuesta del Concejal Hijano para hacerse cargo de los huérfanos de las víctimas de los sucesos. Contaron con la ayuda de José Suárez Orellana, que hizo los contactos en el pueblo. El día 26 de enero llegaron a Cádiz y esa misma tarde fueron instalado en las Escuelas-Sanatorio. El nombre que se le dio a la escuela era harto significativo: Fermín Salvochea.




Pero la experiencia no fue fructífera. Solo un mes llevaban en la escuela Fermín Salvochea cuando estalló la polémica. Las tradicionales desavenencias entre republicanos-socialistas y anarquista estuvieron en el origen de ella. Los hijos de Jerónimo y Juan Silva y los de Fernando Lago fueron retirados de la escuela. De los dieciséis que entraron se iban diez. Era el 20 febrero, un mes solo después de que ingresaran. Entonces el ayuntamiento organiza una excursión por las escuelas para que la prensa vea el estado de las instalaciones y de paso denunciar la actitud de las madres que había retirado a sus hijos. La polémica y la utilización política era evidente. 



Ha llegado a mis manos un informe del director de  las escuelas-sanatorio sobre los internos de Casas Viejas. “Notas sobre los internos de estas escuelas sanatorio salvochea para constancia de la comisión de instrucción pública del Excmo. Ayuntamiento de esta capital”, de fecha de 20 de marzo de 1933, que se encontraba en el archivo municipal gaditano. En él se refleja el nombre, la procedencia, el nivel de estudios y su estado de progreso en los estudios. Evidentemente el informe es el resultado de la polémica comentada. Me ha parecido interesante reflejar el nombre de estos estudiantes y su evolución posterior, para que saquemos algunas conclusiones. 



El primero  que aparece es Manuel García Franco. Esta era hijo Miguel García Jiménez y Josefa Franco Moya. Su padre murió muy joven en Zapatero, junto a su hermano y su madre siguieron viviendo con el compañero de su abuela, Catalina Jiménez Esquivel, Seisdedos. Se trasladó con él a la Calle Nueva. Allí le sorprendió los sucesos. En ellos murieron su hermano Manuel y su madre Josefa. Después de los Sucesos lo llevaron a la escuela municipal Fermín Salvochea, de Cádiz. De ahí, se fue con sus tías María y Sebastiana a Paterna de la Rivera, con su prima María y Miguel Pérez Cordón. Trabajo en el campo, hasta que llegó la guerra civil. Estuvo en ella en la zona sublevada que fue donde esta le sorprendió. Luego se casó y tuvo tres hijos en Puerto Real. Se jubiló en  una empresa auxiliar de los Astilleros de Matagorda, donde trabajó como pintor de barcos. Nunca quiso hablar de los Sucesos, y era el único superviviente de los que había estado en el casarón de Seisdedos durante el asedio. 



Juan, María y Francisca Galindo Silva eran hijos de Juan Galindo González y Catalina Silva González. El primero murió en la razia del dia 12, estaba en la casa de su cuñado Juan porque esta tenía techo de mampostería huyendo de la posibilidad de que el fuego del casarón de Seisdedos se trasladará a su choza. Allí estaba también Cristóbal Fernández Exposito. Los tres murieron. Catalina era hermana de Juan y Jerónimo Silva Cruz, sopacas de Guaro. Los tres se fueron a Guaro, con su madre, de donde eran originarios y de allí emigraron otra vez a Jerez. Juan trabajo en la empresa de transportes Comes, María se casó y fue ama de casa y Francisca trabajó con la familia Domecq en Mádrid. Ya han fallecido.



Francisco, Francisca, Juan y Manuel eran hijos de Juan Silva González y María Cruz Jiménez. Su padre Juan había muerto en la razia de las siete de la mañana del día 12. Después de Cádiz se fueron a vivir a Paterna, en donde fue asesinada su hermana María en 1936, y su hermana Catalina huyó a la zona republicana y de ahí a Francia. Manuel murió en Paterna a los 15 años. Francisca se fue a vivir a Jerez. En 1963 Francisco y Juan junto a su madre María se fueron a Montaulban con su hermana Catalina. Allí trabajaron en la construcción. Han muerto recientemente. Francisco falleció en Montauban en 24/12/2004 y Juan falleció en Fos Sur Mer (cerca de Marsella) en 07/10/2010

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Esta lucha titánica.

Las Lomas pasado y presente. 3

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Un secreto

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. Y 8. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1