Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. Las emigraciones. A Europa. 5

Hemos visto que hubo dos tipos de migraciones fundamentalmente las de carácter definitivo a Torrent (con ese nombre le llamaban al cementerio, porque el que iba no volvía) y a Europa con carácter temporal, donde debido a problemas de integración y cultura después de unos años regresaban al pueblo o bien para establecerse en él o seguir el ciclo migratorio.
Antonio Cazorla dice sobre estas migraciones temporales lo siguiente: “La emigración hacia Europa sobrepasó por primera vez en relevancia a la transoceánica en 1961. Ello se debió a las nuevas oportunidades abiertas en el continente, pero también, al menos inicialmente, a la coyuntura de recesión de la economía nacional causada por las medidas del Plan de Estabilización. La contracción momentánea pero drástica del sector industrial entre 1959 y 1960 llevó a un súbito descenso de la emigración entre el campo y la ciudad, donde el empleo era escaso, y al aumento de la que se dirigía hacia Alemania, Francia y Suiza…” 



El perfil del emigrante benalupense a Alemania es un varón entre 24 y 35 años, que ha comenzado trabajando como jornalero, fundamentalmente en las Lomas,  completando tareas con el corcho, carbón o actividades depredadoras,  aunque muchos pasaron a la construcción y al no consolidarse recurren a la emigración como tabla de salvación. Los emigrantes benalupenses en el extranjero no sólo encontraron en los lugares de recepción diferencias culturales, idiomáticas, sobre todo, sino también de nivel de consumo. “Lo que más les impactaba eran los supermercados con aquella cantidad de productos desconocidos, los servicios de un país desarrollado, la posibilidad de encontrar fácilmente un buen trabajo y la completa libertad de que disfrutaba la gente”. O el hecho de dejar en la bolsa del pan el dinero que costaba y que nunca se lo robaban son anécdotas que expresan ese distinto grado de urbanismo y consumismo. 



Para la emigración a Alemania hay dos tipos de  vivienda; la residencia y las casas independientes. Las primeras para los solteros, casados que vivían solos.... Las segundas para las familias que disfrutaron del reagrupamiento. Muchos benalupenses vivieron en residencia, como este grupo que se fotografía el 28 de septiembre de 1971. En las fotografías  aparecen: Luis Sánchez, Manuel y Andrés Rodríguez “Chanitos”, Francisco Cabeza, Francisco Coronil Moreno y sus dos hijos, Juan Rodríguez Gallardo, Juan Manuel Gutiérrez Vidal, Bernardo y Germán Cózar, Paco Domínguez Gallardo y su esposa Isabel, Manuel Barberán y “El Tocino” Manuel Gallardo, Juan Antonio Montiano y José Montiano… Estas fotografías se realizaron con la cámara de Bernardo Cózar que estaba de emigrante en Londres. Desde allí mantenía correspondencia con su hermano Germán y acordaron que iría a visitarlo a Hannover. En esta vista se hicieron esta serie fotográfica.



Como se observa en las fotos, esta emigración fue fundamentalmente masculina, eran ellos los que tenían que hacer sus propias cosas... las tareas de la “casa” y la compra, etc. En estos cuartos comunitarios donde dormían en literas,  había una mini cocina, un aseo y una mesa para poder comer, pasaban gran parte del tiempo que no estaban trabajando. 



La integración en la cultura alemana era difícil, por eso la solidaridad y la piña entre los compañeros del mismo pueblo se hizo básica, forjando amistades que durarían toda la vida. Las fiestas y reuniones entre ellos eran frecuentes como forma de combatir el desarraigo y la soledad. Trabajaban en la construcción la mayoría, pero otros eran carteros o electricistas. La residencia de estas fotografías pertenecía a la empresa BETON MONIERBAU..A .G, sito en Langehagen, Hannover.



La emigración a Alemania que se paró en 1973 por la crisis del petróleo ha vuelto a aparecer recientemente debido a la crisis económica. Para los benalupenses Alemania siempre ha sido un caso donde buscar oportunidades de una vida mejor. Como ejemplo valga el caso de la familia Coronil, conocidos en el pueblo con el apodo de “Los Farañacos”. Francisco Coronil Moreno, el patriarca del mote, emigró por primera vez en 1966. Luego a principio de los setenta dos de sus hijos, uno de ellos Juan,  acompañaron a su padre a la emigración a Alemania. Tras un tiempo en el país teutón volvieron a España, cuando la crisis del petróleo hizo que no hicieran falta tantos trabajadores en ese país. A finales de siglo España pasó de ser un país emigrante a inmigrante, pero la crisis a partir de 2008 ha hecho que volvamos a emigrar al extranjero. En este caso, el hijo de Juan y nieto de Francisco Jorge Coronil Guerrero es el que ha emigrado a Munich, con su compañera.  Jorge,con 32 años de edad, con la formación de un módulo de automoción, trabajaba en un taller en el pueblo, al quedarse en paro, emigró junto a su pareja Estefania Dávila Barberán con 28 años. Ella estudió la carrera de enfermería, y tuvo que marchar al no encontrar trabajo relacionado con sus estudios. Ella se fue en enero y él la acompañó en julio de 2013. 



Francisco Coronil Corrales y María Moreno Barberán se establecieron en Cucarrete en 1932 en los terrenos del torno de la madera, una cooperativa que él y cuatro colonos con el apoyo de la UGT pretendían montar en tierras pertenecientes a la vía pecuaria. Tras muchos conflictos con las Lomas en torno al agua de los Nacimientos termina vendiendo el huerto. Su hijo Francisco no tiene otra solución que emigrar a Alemania, lo mismo que el hijo de este y su nieto Jorge. El torno de la madera fue el primer intento de reforma agraria que se hizo en la segunda república, es curioso como las familias de los cinco campesinos que participaron en este proyecto en los años sesenta terminaron en la emigración o alemana o levantina. Y es que los movimientos migratorios fueron la consecuencia o la salida del problema agrario que se había planteado en el siglo XIX con el nacimiento del pueblo.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Esta lucha titánica.

Las Lomas pasado y presente. 3

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Un secreto

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. Y 8. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1