Las tradiciones se rebelan. El interior de una choza. 54

Foto 1 Mintz
Ya le hice una entrada a los techos de castañuela dentro de esta serie. Hoy le toca el turno a los interiores de la choza. Para ello voy aprovechar el mejor material que tengo, las fotos de Mintz y voy a desarrollar el post en torno a ellas. No me resisto a insistir por enésima vez en la suerte que tenemos de poder contar con el legado de este antropólogo americano. Hoy he leído una frase que me ha gustado: "Esos tiempos tan desgraciados, en los que éramos felices"

Las chozas son habitáculos propios del mundo rural, pero debido a la historia de este pueblo aquí se han convertido en un elemento clave de su identidad.  Como dice Marcos Ramos: “Solían encontrarse en baldíos, junto a cortijadas que absorben mano de obra, como en las Algámitas, Tajo de las Figuras, alrededores de la Janda o en minúsculas propiedades. Su presencia era bien visible en los campos de Medina, pero no exclusiva, ya que en todo el sur de Sierra Morena  por la huerta murciana, incluso en la Italia meridional del XIX, se localizaban y desde época prehistórica los mismo modelos, como confirma cualquier excavación de ese hábitat”. Pero en ningún sitio han tenido el carácter urbano y han durado tanto como vivienda principal hasta finales del siglo XX como en Casas Viejas, ello está ligado a la situación de dependencia económica y política del pueblo. 






Ya hemos visto otras veces, como el pueblo va creciendo en base a asentamientos ilegales, basados en chozas que se construyen con la oposición firme y decidida del Ayuntamiento de Medina . Pero las diversas disposiciones e iniciativas de la administración en época de la Restauración, República y Franquismo  no consiguieron terminar con esta forma de vivienda. Hasta que en los años setenta la modernización producida por la crisis de la agricultura tradicional, la desecación de la laguna de la Janda y el trasvase de campesinos a la construcción posibilitasen su erradicación definitiva. 



Foto 2 Mintz
Esta dependencia económica y política de Casas Viejas explica que la choza se convierta en la vivienda característica de este pueblo y se dé en un contexto de pobreza, miseria y malas condiciones de vida, como se observa en la foto 2. La choza es la manera más directa y primitiva de resolver el problema de la vivienda para las familias más desfavorecidas, pero era una solución en principio provisional, que muchas veces se hacía definitiva. Va a ser en torno a la calle Alta donde se sitúen las primeras chozas. Después en el primer tercio del siglo XX las calles Nueva, Benalup, Caballero, Revuelta, Clavel, Polavieja, Tarifa y Medina albergarán la mayoría de las chozas que se construyen, en una especie de ensanche urbano, pero con unas características muy especiales. En la postguerra hasta la llegada de la transición el Tajo, Paternilla, el Tesorillo… sustituyeron a las anteriores como zona de expansión de chozas. Las chozas van a estar presentes en esta zona desde el Neolítico hasta la década de los setenta. 
Foto 3. Mintz
 En la fotografía 3 aparece el interior de una choza con la palangana y demás elementos necesarios para el aseo. al fondo la cocina,en el centro una mesa para comer. En un mismo espacio se reunía las distintas funciones que cumple una vivienda.  No había paredes que separaran los distintos habitáculos, si acaso unas cortinas. Algunas veces había chozas auxiliares para la cocina o para el ganado, pero lo más habitual es ese carácter integral y global de la choza como vivienda.
Foto 4. Mintz

La choza es la vivienda de familias con pocos recursos económicos, por lo que el mobiliario del interior está en sintonía con esta característica. Los interiores de estas viviendas responde a este carácter global que antes aludíamos. En la fotografía cuatro se observa un platero, una máquina de coser, la radio, objetos fabricados con palmas (la cesta, un soplador). La mesa camilla, las sillas de anea y la cafetera complementan el mobiliario. Solían haber algunos banquetes de corcho. Los colchones eran rellenado con paja o lana. Se alumbraban con luces de carburo o lámparas de aceite. Los famosos fogarines. A veces, a una botella de cerveza se le ponía una torcida y gas, llamándosele periquito. Todo era reutilizable y reciclable, pero no por cuestiones de la moda ecológica. Se lavaba la ropa en una panera de madera. La higiene personal se realizaba en el palanganero. El niño que aparece en la fotografía se llama Antonio Vera, por tanto esa choza se localizaba en el Tesorillo
Foto 5 Mintz
La fotografía número 5 nos muestra el interior de una choza. En ella observamos las costillas o palos que formaban la estructura de la choza. Sobre estas costillas se iban colocando las cañas que iban a servir para aguantar el pasto; las cañas verticales se les denomina “padrones” y las horizontales “latas”. Sobre estas cañas se colocaba el pasto, que se cosía con toniza y una aguja de hierro. 



Foto 6. Mintz
En la fotografía 6 observamos una choza cubierta de castañuela y otra a la que el viento se la ha arrebatado. El material fundamental para la construcción de la choza era la castañuela; pasto que abunda en los arroyos, barrancos o en la antigua laguna de la Janda. Este pasto bien sujeto y amarrado, no dejaba pasar el agua, el frío o el calor.  



Quiero terminar esta entrada, siguiendo el método reiterativo machaca que me caracteriza. Por supuesto que las chozas tenían ventajas porque utilizaban el material de la zona, no dejaban pasar el  agua y el frio en invierno y eran fresquitas en verano. Pero los inconvenientes, la debilidad ante el fuego o el viento, denotaban que se daban en unas condiciones de subdesarrollo económico. No se trata por tanto de volver a este tipo de vivienda, sino que se puede utilizar ese patrimonio inmaterial para otros usos y que no se pierda una forma de construir que viene desde el Neolítico, y que se ha ido transmitiendo de generación de padres a hijos. Adaptándola a las circunstancia actual la castañuela puede seguir siendo útil como material de construcción. Por otra parte, este tipo de vivienda es especial en Benalup-Casas Viejas, porque es una de sus señas de identidad, unida a su origen y su evolución histórica y porque tuvimos la suerte de que Mintz las fotografiara para la posteridad.

Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Ha muerto Manolo Lago

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar