Las tradiciones se rebelan. El hacha corchera. 75

Foto Mintz. Cristóbal Delgado Ruiz. 
Es la segunda entrada que la hago a esta herramienta. Tengo material e información suficiente para ello. El hacha se convierte en una herramienta fundamental.


Foto Mintz. Corcheros en collera.
Como dice Agustín Coca: “El hacha se fabrica en las fraguas locales y presenta distinciones con las usadas para el descorche en otras comarcas andaluzas Sierra Morena de Córdoba, Sevilla y Huelva-. De menor envergadura, suele volvérsele a “echar” el filo, tras la temporada…. El hacha de los alcornocales meridionales andaluces ( Cádiz y Málaga) es una singularidad tecnológica que sintetiza la importancia que tienen los saberes locales en la conformación eficiente de los montes mediterráneos. Herramienta resultado del vínculo y adaptabilidad de unos saberes especialistas aplicados a unos montes concreto. En su confección el saber de los fragüeros era y es  capital al poseer  saberes propios e imprescindibles en las artes del temple y traducir las demandas del corchero al metal.  Hasta los años sesenta hubo fragüeros en Benarrabás,  Casares, Cortes de la Frontera, Alcalá de los Gazules, Jimena de la Frontera…que fueron desapareciendo a raíz del proceso de “campesinización” del agro andaluz (Talego,1993). Hoy quedan dos fraguas: una en la zona occidental- Benalup- Casas Viejas-y otra en las primeras estribaciones malagueñas en Gaucín. Localizadas en carpinterías metálicas, sus titulares son hijos de fragüeros. Algunos nietos y biznietos, que heredaron esta vieja profesión y que atesoran conocimientos únicos e imprescindibles para atender la demanda de la singular tecnología que representa la hacha corchera”.
Foto Mintz



El caso de los herreros casaviejeños hay que ponerlo en relación con la abundante cantidad y calidad de artesanos que se establecen en un pueblo nuevo, de colonización, de aluvión, como Casas Viejas y donde estos especialistas huyen y se refugian del latifundio imperante en la zona. Citar por ejemplo a los barberos, alfareros, artesanos de la palma y el esparto, molineros, hortelanos o zapateros. En cuanto a las hachas destacar que las que se hacían aquí en Benalup-Casas Viejas tenía un gran predicamento en toda la provincia, como lo demuestra el hecho de que se han encontrado hachas en la Sauceda realizada en el taller de Rafael el herrero. Del Parque de los Alcornocales y de la Serranía de Ronda acudían a la fragua de Rafael el Herrero para aprovisionarse de hachas o calabozos. Los calabozos de la fotografía se encontraron en la Sauceda y fueron realizados y firmados por Rafael el Herrero. Esta tradición la mantiene su hijo Miguel Jesús Sánchez, bajo el nombre de cerrajería, aunque en su publicidad sigue manteniendo que persiste el trabajo con hachas.  
Foto Mintz. Una vez echados los hilos y los tajarrios se procede con paleta a sacar la plancha



Además de las hachas corcheras había otros dos tipos de hachas. Se lo cuenta Perico Montes de Oca a Mintz: “ Hay varias hachas. Hay para labrar madera más grande, las hay para los dornillos y la hay para el corcho. Tres tipos de hacha. El hacha maderera tiene la boca grande”. Hay que tener en cuenta que la corcha es un trabajo estacional, concretamente se realiza en verano, el resto se complementa haciendo carbón o algunas labores tradicionales. Mintz lo describe muy bien cuando retrata el trabajo de Perico Montes de Oca: “Perico era un maestro con el hacha. Había cortado y preparado montones de carbón. Cada verano lo reclamaban mucho como corchero cuyo toque delicado nunca dañaba el tronco de un árbol más allá de la corteza; y tenía la fama de ser uno de los últimos dornilleros de la región. Era una maravilla verlo seccionar el tronco de un árbol, usar un compás para medir las dimensiones y, por fin, cortar y modelar un dornillo únicamente con su hacha. Cuando hacía buen tiempo, trabajaba bajo la larga sombra de algunos membrillos del huerto que su primo alquilaba y labraba. Cuando llovía, se sentaba a la entrada de una choza donde hubiera suficiente luz para recortar y alisar con los últimos toques la madera, con una azuela y una lima”.

Calabozo de hombre y niño encontrado en la Sauceda. La marca es de Rafael el Herrero


El descorche es de las actividades tradicionales que menos han cambiado a lo largo del tiempo. Por sus condiciones orográficas y por la especialización necesaria mantiene la organización y estrategia que ha utilizado siempre. Es cierto que en algunos lugares han experimentado han experimentado con tractores oruga y con sierras a motor, pero los resultados no son satisfactorios. El peligro sobre esta ancestral profesión viene del mercado que esta excesivamente monopolizado y los tapones de corcho, la joya de la corona de los aprovechamientos, tienen la competencia de otros materiales sintéticos o de plástico. Pero sobre todo el peligro viene por esa peligrosa enfermedad que atañe a los alcornoques de nuestro parque; la seca. Por cierto, hay quien opina que el descorche ha posibilitado el desarrollo sostenible del alcornoque y otros que sostienen que fomenta la seca y por tanto su desaparición. El debate está servido. Lo que si me parece necesario destacar es que existe en Benalup-Casas Viejas una rica y prolija tradición en la fabricación de hachas corcheras. Es necesario conocer el hecho, difundirlo y valorarlo. Como siempre, para protegerlo.


Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Esta lucha titánica.

Un secreto

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Las Lomas pasado y presente. 3

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual