La escalera el culo. Y 2

Seguimos con la escalera el culo. Vimos como en la transición ocurrieron los cambios políticos, terminando con el inmovilismo propio del franquismo. Pero si habrá que esperar a 1979 para que ocurran estos cambios, su base, los económicos empezaron haciéndolo antes, en los años sesenta.
A finales de los cincuenta y principio de los sesenta José Ramón Mora-Figueroa consigue desecar la Laguna de la Janda y llevar a cabo una explotación intensiva que generará mucha mano de obra. A este  proyecto se oponían un sector de propietarios que tenían tierras en la zona desde la desamortización del siglo XIX y que gracias a ella ostentaban desde entonces la hegemonía económica, política y social en el área. La desecación de la laguna iba terminar con esa preponderancia. Los proyectos de embalses del Celemín y el Barbate como presas de contención necesarias para la desecación  se encontraron con la firme oposición de los propietarios tradicionales de Alcalá y Benalup, representado por Pedro Mariscal Recio y  Nicolás Vela Barca. Pero la desecación no sólo significaba grandes transformaciones medioambientales y económicas, sino también rompía el viejo equilibrio político y social que imperaba en Casas Viejas desde principio del siglo XIX.  
Plaza Alameda 1933. Foto Campúa



José Romero Bohollo llegó al pueblo en 1959 para ocupar la plaza de Veterinario y diez años después ocupó la alcaldía. Hombre del régimen, educado y de buenas formas, tuvo muy buenas relaciones con el Ayuntamiento de Medina y con las Lomas. José Ramón Mora de Figueroa le mando esta carta en 21 de noviembre de 1967: “Agradezco sinceramente el que me tenga al corriente de los problemas de ese pueblo, ya que el resolverlos lo considero de gran interés personal para nosotros”. Tengamos en cuenta que aunque José Ramón Mora no tenía ningún cargo oficial en el gobierno, sus buenas relaciones políticas, y sobre todo, su boyante peso económico le permitía tener una posición aventajada para ayudar al pueblo y sus gentes. Como tantos otros, José Romero,  se vio envuelto en la tela de araña que teje Benalup a los que vienen a vivir entres sus gentes y empezó a preocuparse seriamente por el estado de abandono y descuido que estaba el pueblo. En 1966 preside la primera reunión de la asociación de cabeza de familia, en 1969 es nombrado alcalde pedáneo hasta 1979. Como ya hemos visto los enfrentamientos políticos en el pluralismo limitado del final del franquismo con Nicolás Vela, representante del poder tradicional fueron abundantes y numerosos. 



José Romero Bohollo se retiró de la política activa con la llegada de las elecciones municipales democráticas en 1979, Nicolás se siguió presentando y opiniéndose al nuevo poder primero a los tres concejales socialistas (Santo, Orellana y Benito. Zaragoza, Huesca y Teruel) y después a Francisco González Cabaña que se hizo con la riendas del PSOE y del pueblo desde 1983. Son muchas las anécdotas de los enfrentamientos políticos de Nicolás con Medina, las Lomas, los alcaldes pedáneos del pueblo… Por eso esta escalera del culo representa otro episodio más de enormes enfrentamientos que genera. Es curioso que esta escalera del culo como la plaza del pijo tengan nombre eróticos y que ambos fueran puestos por el carnavalero Paco Ríos. También es curioso como esta escalera expresa la famosa erótica del poder. En dos sentidos, por un lado la atracción que siente el que lo ejerce, que le lleva a no querer perderlo nunca y cuando lo pierde hace lo necesario para recuperarlo, siendo capaces de utilizar los medios necesarios para volver a llegar a la cúspide  por el placer que les produce ese poder. Por otro la atracción que siente la gente hacia los poderosos, permitiendo que alguien absolutamente ordinario, anodino o simple, se convierta de repente en objeto de deseo. También por eso, los poderosos conscientes de ello tampoco quieren perderlo. Eso explique quizás también que los políticos no se quieren jubilar nunca, lo mismo que tampoco dimiten, como desgraciadamente estamos viendo estos días. Por eso esa lucha titánica continua (sin tilde), aunque sea por el lugar donde va a ir una escalera. 

Este artículo estaba previsto para dentro de unos días, pero ayer algo muy raro pasó, parece ser que por aparecer la palabra culo se denunció en facebook mi post. Hoy además de culo, aparece pijo, pero en un contexto determinado y como parte de dos cuplets de uno de los mejores carnavaleros de la historia del pueblo. Además le han dado nombre a dos de los lugares emblemáticos del pueblo y han pasado a la posteridad. Yo estoy convencido de que los peligros de la libertad se combaten con más libertad. Alia iasta est.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Esta lucha titánica.

Un secreto

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Las Lomas pasado y presente. 3

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual