La escalera el culo. 1

Foto Mintz. Finales de los sesenta

En una visita guiada por el pueblo cuando llegamos a la entrada suroccidental de la Alameda, Manolo Cepero muy sibilinamente e irónico me preguntó el nombre de esa escalera. Le dije que como el sabía se llamaba la escalera del culo. Les explique que el nombre se lo puso el letrista de los Segadores Paco Ríos en 1978 en un cuplet que cantaba esta agrupación en el recién recuperado carnaval. 

Hubo dos concejales que discutieron
no se ponían de acuerdo y se ofendieron
delante del perito y del ingeniero.
Hay que comportarse
le decía el primero
no me ofendas más
que en el pueblo ya, te han visto el plumero
y el otro decía
con tono más duro.
Me han visto el plumero, y a ti también,
se te ha visto el cutis.
Como en otras coplas cutis no rima con duro, pero todo el mundo sabe que a palabra se refiere cutis. Es un recurso este muy utilizado por los letristas para mentar palabras sin decirlas.



Su nombre se debe a una disputa entre José Romero (alcalde pedáneo) y Nicolás Vela (concejal) sobre el lugar idóneo de dicha escalinata. El primero la prefería ahí, el segundo más cerca de su casa. Como se puso cerca de la del veterinario, Nicolás le dijo “se te está viendo el culo” y con ese nombre se le quedó. 



Pero como suele pasar en otros ámbitos de la vida, la anécdota esconde mucho más de lo que parece y nos puede servir para resumir parte de la historia de este pueblo. En primer lugar, este es uno de los últimos enfrentamientos políticos que habían tenido estos dos personajes políticos, pero hubo muchos más por ejemplo por la elección de la reina de las fiestas del año 1972 (José Romero Bohollo proponía a  Magdalena Gutiérrez y Nicolás Vela a Fina Manzorro, el conflicto se resolvió nombrándolas a las dos una como Magdalena fue reina de "la Janda" y Fina de "Benalup industrial) , por las relaciones con el Ayuntamiento de Medina, con las relaciones con el gobernador o con las relaciones con las Lomas. Esto nos da pista que no se trataba de una anécdota superficial y que el enfrentamiento no era personal. Además tenían además del componente político otro social y económico muy importante.  Era un choque de trenes entre las dos personas que más poder (en todas sus dimensiones) habían tenido en Benalup de Sidonia de los últimos 20 años.




Sabemos que este pueblo se formó como poblamiento concentrado en el siglo XIX con la desamortización. Francisco Vela López fue el patriarca de esta saga que fue el que se trasladó de Medina e hizo una gran fortuna comprando tierras provenientes de las subastas y suertes de los repartos. A este emporio rústico, le unió otro urbano (compró todo el solar al sur y oeste de la Alameda) y lógicamente se hizo cargo de la alcaldía pedánea. Sus descendientes (hasta Nicolás Vela) seguirían acaparando el poder urbano, rústico, económico y político en el pueblo. En lo que respecta a este último Francisco Vela estaría en el cargo de alcalde pedáneo desde el 3 de marzo de 1877 hasta el 4 de julio de 1885, sustituyéndole su yerno y sobrino Francisco García Vela hasta el 20 de abril de 1895 que entra como alcalde pedáneo su hijo Antonio Vela Pérez-Blanco. Éste abandonó la alcaldía en 1902 aunque siguió siendo por un tiempo concejal. Su hijo Juan Vela Morales también fue concejal, como su sobrino José Espina Calatriú. El biznieto de Francisco Vela López , Nicolás Vela Barca fue concejal y alcalde pedáneo desde el 1 de septiembre de 1958 hasta el 2 de febrero de 1964 que dimite y es sustituido por Salvador González Sánchez, yerno de José Espina Calatriú. Luego volverá a la política el 28 de junio de 1969 pero en  este caso como concejal en el Ayuntamiento de Medina, donde estaría hasta el 20 de julio de1987. Es decir, la actividad política de la saga familiar de los Vela fue inaugurada por Francisco Vela López y  va a continuar hasta tiempos de la transición. 

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Las guarderías. 24

Los últimos 40 años

El pregón de D. José Romero Bohollo. La década de los sesenta. 2

El maratón es un evento maratoniano

Las tradiciones se rebelan. El palmito. 62

El habla de Benalup-Casas Viejas. Formas de ser o estar peyorativas. 33