Tenemos que hablar

Mi jefa y sin embargo amiga me manda este mensaje al grupo de  washapp de los profesores:”Salus vengo de una conferencia en Medina de mujeres en la II República y también en la tercera. La organizaba el Ateneo de Puerto Real. Estas cosas no las hay en tu pueblo. Ja, ja,ja. No puedes comparar Benalup con Medina. Ja, ja, ja”. Para entenderlo hay que contextualizarlo en el tiempo, como todo en la vida. Mantengo con ella un pique irónico-humorístico que ya lo tenía con su hermano. Aunque siempre ponemos el ja, ja, ja delante o detrás obviamente hay un fondo del pasado, del presente y del futuro que las buenas relaciones hacen que se impongan las formas humorísticas.
Cuando presente Crónicas de una derrota en Medina sostuve que los piques entre pueblos vecinos estaban superados, que Medina tenía una gran patrimonio material, pero que le faltaba recuperar, estudiar y proteger su memoria histórica, su patrimonio inmaterial. Benalup-Casas Viejas iba por delante en este tema, gracias sobre todo a la labor que inició Jerome Mintz, que después se ha continuado, desde que llegó al entonces Benalup de Sidonia en 1965. 



El jueves me llamaron del Diario.es. Estaban haciendo un reportaje sobre el Hotel Utopía. Les faltaban muchos datos históricos sobre él. Con la desaparición de Miguel Ángel Fernández, el alma que creó el proyecto se habían perdido muchos datos y tesoros históricos que albergaba el hotel. Me da gran alegría que al menos en estas jornadas iniciales el proyecto vuelva a funcionar, también me preocupa bastante que se pueda perder parte de su encanto; la vocación histórica que lo caracterizaba. 
¿Where is Waly?



Ayer  por la noche tocó cine en la posada Hostal Casas Viejas. Un viernes al mes nos reunimos un grupo de amigos a cenar y ver una película. Nos vamos rotando, más o menos, la elección y presentación de la película. Ayer le tocó al más clásico de nosotros y por tanto vimos un gran clásico: “La ley del silencio” de Elia Kazán. Lo mismo que el regalo retrata al que lo hace y lo recibe,  la elección de un filme también. Ni que decir tiene que me recordó lo que tanto tiempo había pasado aquí. Un grupo mafioso organizado controlaba el presente, ocultando el pasado, para asegurarse el futuro. Un benalupense casaviejeño ha escrito una novela en el que el contexto histórico es ese argumento. Tengo ya muchas ganas de que por fin vea la luz. Parece que en fechas cercanas será posible leerla. 



El mismo día que mi jefa me mandó el mensaje referido y el Diario.es me llamó interesándose por la historia de Utopía, pero 87 años antes se celebraron en España unas elecciones municipales cuyo resultado conduciría a la II República, porque en las ciudades ganaron las fuerzas políticas partidarias de ellas. En Medina Sidonia y Casas Viejas no se llegaron a celebrar, porque que solo se presentó la lista de los monárquicos y se aplicó la legislación vigente nombrándose directamente los concejales. Estos partidos dinásticos se repartieron los concejales, correspondiendo en el pacto 7 a los conservadores del marqués de Negrón y 13 a los liberales del conde de Barbate. Pero los tiempos habían cambiado y el gobernador civil desactiva la artimaña caciquil  nombrando una comisión gestora encabezada por el médico republicano Ángel Butrón Linares y como representante de Casas Viejas el herrero Antonio Serrano Alcántara, sempiterno alcalde pedáneo durante la Restauración y por tanto del entorno de los propietarios. El mismo día que se hace ese nombramiento, el 23 de abril, el PSOE de Casas Viejas organiza una manifestación popular, en la que se proclama como alcalde pedáneo a José Suárez Orellana. El Diario de Cádiz se hace eco de ella: "Recorrió las calles de Benalup de Sidonia una manifestación republicana de la que formaban parte gran número de vecinos, llevando la bandera tricolor y una banda de música que entonaba el himno de Riego y la Marsellesa"… Esta anómala situación se va a resolver como consecuencia de las elecciones municipales de 31 de mayo de 1931. En Medina se tienen que repetir las elecciones de 12 de abril por acusación manifiesta de caciquismo. En las del 31 de mayo obtuvieron su acta de concejal, además de Suárez, Juan Rodríguez Guillén, Juan Sopas,  y Juan Bascuñana Estudillo, por ese orden en  cuanto a número de votos. Los dos primeros se presentaron por el PSOE y el tercero por el partido radical. Butrón no tiene más remedio que elegir definitiva y oficialmente a Suárez como pedáneo. Era la primera vez que, de hecho,  los propietarios no decidían quien era el alcalde pedáneo y los concejales de Casas Viejas. Ninguno pertenecía a la oligarquía local o la representaba, como en el caso de otros concejales o alcaldes pedáneos anteriores . Así la primera iniciativa conjunta que toman, y la única, es solicitar al Ayuntamiento de Medina instrumentos para la banda de música de Casas Viejas: “Visto un expuesto que presentan los Concejales Don José Suarez, Don Juan Rodríguez y Don Juan Bascuñana pidiendo se abonen doscientas veinte y ocho pesetas importe del arreglo de instrumentos de música de la Banda municipal; S.E. acuerda quede sobre la mesa”



Era el 21 de abril de 1931. Pronto empezaron las disputas entre los tres. Desde el principio se vio claro que los dos hombres fuertes de la  política municipal en el Casas Viejas de la Segunda República, Suárez y Sopas, iban a estar enfrentados desde ahí hasta el final. No llevaban ni un mes trabajando juntos, cuando Juan Rodríguez se retira de las filas socialistas, para acercarse a los anarquistas, desde donde planteó cruda batalla con la complicidad activa de los radicales.  Lo sustituyó Francisco Fernández Guerra de la Vega (que moriría asesinado por los sublevados en agosto del 36), el cuarto concejal, socialista como su cuñado Suárez Orellana. Ambos  habían sido captados para el proyecto del PSOE por su suegro Antonio Pérez Blanco. Este enfrentamiento entre los socialistas y los anarquistas,  el papel  especulativo del partido radical con Bascuñana y Butrón al frente, la disputa por la hegemonía política entre Sopas y Suárez nos sirven de contexto para entender los conflictos que se dirimían en la segunda república. Las clases medias y populares se habían hecho con poder político aprovechando las nuevas circunstancias y el enfrentamiento entre ellas y con los propietarios va a desembocar en el fracaso de la  experiencia. Eso explica, en parte, que lo que había empezado en medio de un clima de euforia y consenso general el 14 de abril de 1931, tal día como hoy, pero 87 años antes,  con la proclamación de la Segunda República acabase en un enfrentamiento armado, civil y cruento, el 18 de de julio de 1936. Este fracaso va a ser el responsable de que haya que esperar a la transición democrática para que esta población se instale en la modernidad. Aunque mejor sería matizar escribiendo que empiece a instalarse en la modernidad. 



Tiene razón mi jefa cuando dice que no se celebra en este pueblo actos culturales celebrando el 87 aniversario de la proclamación de la Segunda República. Y es verdad que me gustaría que se hiciese. Pero me conformaré pensando que Malcocinado, donde hoy se trasladan las celebraciones, siempre estuvo adscrito al “Campo de Casas Viejas” y que de ahí fueron la mayoría (34) de los cuarenta colonos que formaron la Comunidad de Campesinos. Aunque como creo superadas las lógicas fricciones que hubo en un pasado entre estas dos poblaciones, me conformaré asistiendo esta tarde en el sitio más central e histórico (junto a la Iglesia) del pueblo a la presentación del libro Sol de invierno contra la borrasca, significativo libro y título de Alejandro Pérez Guillén al que acompañara mi amigo y ángel de la guarda Fran Sánchez, el bechamel de muchas de las salsas culturales que se cuecen en este pueblo. Y luego me invitan los de la comparsa de Diego el Carbonero.. Así que como decía Tagore no voy a llorar por no ver las estrellas, porque las lágrimas me impedirán ver la luna. He escrito mi artículo en el aniversario de la proclamación Segunda República, como llevo diez años haciéndolo y quiero terminar recordando que en el cementerio de Montaunban, muchos partidarios de la República depositaran flores sobre la tumba de Azaña. También, aunque de forma privada, lo harán los familiares sobre la tumba de dos casaviejeñas que reposan sus restos en el mismo cementerio; María Cruz Jiménez y Catalina Silva Cruz. A las dos humildemente les quiero dedicar un recuerdo. Como escribieron los hijos de Catalina: ”De ahora en adelante nada vendrá a atormentaros. Que esta tierra sea dulce para vosotros. Ustedes siempre estarán en nuestros corazones”



Y nosotros tenemos que seguir hablando, pensando, reivindicando, reflexionando… Como lo hicieron Pepe Pareja, Andrés Candón, Juan Moreno, Pepe Pilar, Francisco Estudillo, José Monroy…. Y tanto otros que posibilitaron que Mintz nos dejara el inmenso legado y patrimonio inmaterial que poseemos. Y es que, como la comparsa con la que ceno esta noche,  y aquellos quinientos miembros del sindicato de oficios de Casas Viejas en 1933, somos invencibles, no porque no nos derroten, sino porque no nos rendimos, por mucha ley del silencio o mordaza que quieran imponer.
Catalina Silva Cruz

Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Ha muerto Manolo Lago