Los benalupenses de a pie durante el primer franquismo. El fin de una época y la llegada de otra. Y 29

Foto Mintz. En la puerta del despacho de pan de Paco el del coscorrón, en la calle Medina
En esta zona ha habido tres grandes revoluciones, tres grandes cambios. Del paleolítico al neolítico en el que el hombre pasa de nómada a sedentario, en la primera mitad del siglo XIX donde se forma el pueblo al hilo de las desamortizaciones y en los años sesenta cuando se produce la crisis de la agricultura tradicional y la llegada de la modernidad. La autarquía plena se produce en los años cuarenta, siendo los años cincuenta el periodo en el que se transita al desarrollismo de los sesenta.
Sobre la autarquía resume Antonio Cazorla en Los españoles de a pie bajo el franquismo lo siguiente: “El daño social causado por el franquismo no tuvo parangón en ninguna sociedad de la Europa occidental de posguerra. Se puede asegurar sin miedo a caer en la exageración que solo el más insensible de los dictadores pudo haber mantenido durante tanto tiempo políticas sociales y económicas tan absurdas como la autarquía. Al mismo tiempo, resulta evidente que solo un régimen que no rindiera cuentas a su gente pudiese sobrevivir al desastre causado por estas medidas. Franco ofreció a los españoles paz a cambio de libertad, pero a millones de ellos más que nada les dio vejaciones y sufrimiento. Aún así, los pobres consiguieron adaptarse y sobrevivir, llegando algunos incluso a progresar. La clave fue su propios sacrificio, trabajar duro y, para muchos, escapar a la miseria emigrando. Sobre esta última estrategia de supervivencia trata el próximo capítulo”. 



Si el final de la autarquía se establece para España en 1959 con el plan de Estabilización, para Benalup de Sidonia lo hemos establecido seis años más tarde en 1965. Por supuesto que no se puede establecer una fecha concreta para delimitar el fin de una etapa y el comienzo de otra, pero me parece significativo este momento por dos cuestiones: es el año que se termina la desecación de la laguna de la  Janda y también  el  de la llegada de Jerome Mintz a Benalup de Sidonia. Por tanto, sí considero que ahora es cuando se produce  el punto de inflexión en la transición de una sociedad tradicional a otra  moderna. Si hubiera que buscar un punto, un dato, un acontecimiento desde el cual establecer el inicio de ruptura entre sociedad tradicional y moderna, nos inclinaríamos por la desecación de la Laguna de la Janda y la llegada de Mintz a Benalup, no sólo por las  magnas consecuencias tanto económicas (positivas) como medioambientales (negativas) que tuvo, sino también por su repercusión en el campo social y cultural. Habría que dejar entonces claro que dicha desecación forma parte de la reforma agraria de carácter técnico que hace el franquismo en una zona donde, tanto el periodo  republicano como la Guerra Civil, habían frustrado los intentos transformadores  de carácter social ensayados por anarquistas y socialistas. 



La construcción, que tuvo su cantera en la edificación de los dos poblados, comienza un desarrollo vertiginoso  focalizado en la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar y con ello la conversión de muchos jornaleros en albañiles. El tercer elemento del proceso es la emigración, por la cual se iniciaron todos estos cambios. Paralelo a este movimiento se produce otro con el traslado al pueblo de familias que vivían en el campo completando el fenómeno del éxodo rural. Terminaba una forma de vida y empezaba otra. El jornalero agrícola pasa mayoritariamente a proletarizarse  como peón de la construcción, siendo este sector el más importante. Tras este enorme éxodo rural, la modernización posterior a partir de los setenta,  provocará  el mayor crecimiento económico y demográfico en la historia del pueblo. La emigración, las Lomas y la construcción posibilitaron las condiciones que lo hicieron posible. La desecación de la Laguna de la Janda es el icono de una nueva economía donde el sector terciario y secundario arrinconan al primario, una economía más abierta, más interrelacionada, más capitalizada, que a su vez da paso a una sociedad basada en el consumo, el dinero y la movilidad social. Empiezan también a desaparecer las chozas, los modos de vida tradicionales y los usos y costumbres que se habían ido arraigando desde el siglo XIX. Es, por tanto, el inicio del fin del mundo tradicional.



Lo mismo que con la desecación de la laguna de la Janda terminaba una época y empezaba otra (verdadera revolución industrial o modernización de la zona), con la llegada de Mintz se inicia una nueva etapa en la concepción, percepción y conocimientos de los sucesos y su mundo. El camino sería largo y no exento de obstáculos, polémicas, tergiversaciones, manipulaciones… hasta llegar a la situación actual, donde opino que la inauguración del ECV es otro punto de inflexión. 



La modernización de la agricultura, la aparición de la construcción y sobre todo la emigración inauguran una nueva época que va a ir desde 1965 hasta 1975. Es lo que vamos a denominar el segundo franquismo. Veremos como las oligarquías siguen teniendo un peso fundamental aunque cambien de nombre seguirán siendo “los mismo perros pero con distintos collares”, como la sociedad empieza a ser más abierta y tolerante, despacio y trabajosamente, lo mismo le ocurre a la educación, el papel de la mujer, el consumismo, la diversión o las relaciones sexuales, lo que no cambia es el inmovilismo político, aunque aparece un tímido conato de participación política a través de las asociaciones de cabezas de familia. En Benalup Casas Viejas se da el mismo proceso pero caracterizado por el mayor subdesarrollo económico y la dependencia política hacia Medina. Es una década muy interesante porque se producen muchos cambios y porque se está poniendo las bases para lo que será la llegada de la democracia, cuando se produce el boom y la llegada de la modernidad tan necesaria. No obstante, las huellas de la autarquía eran tan profunda que la marcan, tanto que han llegado hasta la actualidad. En definitiva, haremos un viaje por el segundo franquismo basándonos en el libro de Antonio Cazorla y relacionándolo con aspectos benalupenses. Me gustaría que me acompañaras en este trayecto, pero sobre todo a los que tenéis datos y opiniones concretas que las aportéis y enriqueceremos estos post. 

Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Ha muerto Manolo Lago