Las tradiciones se rebelan. Curanderos y remedios caseros. 69

Como tenía información suficiente, aunque no fotos, he decidido hacerle dos entradas a los curanderos. En este segundo voy a utilizar información  recogida en el libro de Marcos Ramos, la comarca de la Janda: nombres, habla, usos y costumbres, en segundo lugar una información al respecto que me facilita sobre Alcalá mi amigo Agustín Coca. Y para terminar una valoración sobre estas prácticas que se prestan a la reflexión y al debate

En el libro de Marcos Ramos podemos leer: “Utilizamos muchos remedios “paramedicinales” y reconstituyentes, que viene por tradición y, en muchos casos, rayamos con supersticiones y, en otros, con posible explicación científica. No recomiendo ninguno ¡por favor!
Ejemplos:
Ante el hormigueo y el dormirse de una pierna o el pie: hacer sobre el pie la señal de la cruz. Efectivamente el movimiento y la flexión del cuerpo reactiva la circulación de la sangre, y el dormirse el pie, normalmente, no es más que una falta de circulación sanguínea
Ante un hipo pertinaz: a los bebés se le ponía sobre la frente un trocito de gasa impregnada en saliva, agua, etc. A los mayores se les decía algo desagradable o se les asustaba unpoco y así reaccionaban y desaparecía el hipo.
Ante los uñeros: Se metía el dedo del uñero en la yema caliente de un huevo de gallina
Ante la picadura de avispa o abeja: Se ponía barro sobre la picadura o se hacía barro, incluso empleando la propia orina con su amoniaco, y se aplicaba sobre la picadura. 
Contra el dolor de muelas: Se han utilizado enjuagues con orina (los de parida decían eran los mejores) o se han puesto, sobre la picadura, un trozo limpio de telaraña.
Contra el dolor de oídos: Se echaba en el oído enfermo leche materna, utilizando un dedal como medida
Contra las fiebres persistentes: Infusiones de piel seca, de la remuda de serpiente.
Contra la tos ferina o tos convulsiva: El remedio era tomar leche, recién ordeñada, de burra, 
Contra los empachos: Podían bastar o ser suficientes unos masajes dados sobre el estómago, con aceite y romero macerado en él, por mano experta, como se suponía era la de una persona que hubiera nacido melliza
Para los casos más resistentes de empacho y para catarros bien agarrados de pecho: Se recomendaba buscar una cría de mochuelo, y sacrificada y aún calente, ponerla sobre el estómago y tripa o sobre el pecho.
Para cerrar la fontanela de la frente y la coronilla de los bebes acelerando la osificación: Se empleaban fricciones y emplastes de aguardientes
Para aumentar el apetito en niños anémicos y mal comedores: Siempre se utilizaba el aceite de hígado de bacalao o un vino dulce o jarabe quinado
También ¡había remedios para los sin novias! Tenían que coger un sapo y dejarlo bajo piedras hasta que se secase y con el polvillo de sus restos espolvorear, sin ser notados, a la chica que amaban hasta que esta se rindiese a sus corazones. ¡Alguien me contó haberlo hecho para probar y luego haberse arrepentido!"



Agustín Coca Pérez me cuenta sobre la fama de las brujas de Alcalá de los Gazules: "Sobre lo de las brujas, siempre deduje que tiene que ver con la gran cantidad de curanderas que siempre hubo en Alcalá. En mi infancia recuerdo a Catalina Moro, la  de Miguelín en zapatero, o Tere la Tomata...una y otra curaban mediante rezos desde la bicha a cualquier otro mal incluido el de ojo.Mi propia abuela Antonia Visglerio, ligaba a los niños que nacía quebrados ( yo nací así y ella se quejaba que al único nieto que podía aprovechar sus artes finalmente no pudo hacer nada y hubo que operar). Ella lo aprendió de una vecina de joven y experimentaba con una muñeca de trapo. Si las mujeres se dedicaban a curar a los humanos, la tarea de curar mediante la palabra al ganado era de los hombres. Otra vez lo masculino relacionado con lo público y lo femenino con lo doméstico. El rezo de la ranilla para curar a las vacas o la oración para sanar a los cochinos que cuando la gusanera se acoplaba a la herida tras   las capauras era asunto de determinadas personas que tenías ese don. Siempre pensé que esa concentración de saberes mágicos es lo que a un pueblo frontera entre lo nazarí y lo bético, entre el mar, las campiñas y las sierras, fue lo que les adscribieron con el apelativo de los brujos".



Estas prácticas se han perdido o están en trance de desaparecer. Rogelio Ruiz y Luis Gómez lo ven como siempre con cierta nostalgia. “Este estilo de vida se va perdiendo, cuando las personas tienen fácil acceso a hospitales y médicos, cuando el hombre se alejó de los campos, de la naturaleza, también de la fe”.



Con lo que respecta a este tema mi opinión es un tanto poliédrica, compleja. Por un lado, me parece muy bien los adelantos científicos y que la ciencia se imponga a lo sobrenatural. Los adelantos médicos en conocimientos e infraestructuras han sido tan importantes y beneficios para el ser humano que no podemos hacer otra cosa que alegrarnos y más en un país como España donde tenemos uno de los mejores sistemas sanitario del mundo. Y si alguien no se lo cree que lo compare con el de EEUU. También me parece bien que se utilicen las plantas medicinales naturales. Lo que no estoy de acuerdo es que se utilice el poder que esa supuesta relación con lo sobrenatural para dominar y oprimir a las personas, como a menudo han hecho todo lo que se basa en lo sobrenatural, incluidas las religiones. Es la gestión del miedo y de la incertidumbre en beneficio propio lo que me desagrada. 



Es más siempre se dice que hay vicios que son profesionales. A los albañiles les encantan dar piropos a las mujeres que pasan por debajo de la obra pecando a veces de machistas, los maestros suelen ser paternalistas en sus relaciones sociales porque están acostumbrados a tratar con niños. Los profesores de secundaria y los médicos tenemos fama de prepotentes. Los primeros porque estamos acostumbrados a que jóvenes se callen y nos escuchen y los segundos porque por su profesión a veces controlan el ejercicio que tiene que hacer, te prohíben que bebas o que fumas o depende de tu salud y hasta tu vida de ellos. Conozco más de uno y una que tienen mucho poder por ello y lo ejercen. El miedo y la incertidumbre son antídotos contra la libertad. No obstante, insisto prefiero que ese poder venga del mundo racional a que provenga del sobrenatural. 



Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Ha muerto Manolo Lago