El presunto robo de una navaja, una manta y unas tijeras en las Gargantillas en 1942. 2

Sello de la pedanía en 1942. Hoy tanto el Cuervo como las Gargantillas pertenecen a Medina Sidonia



Los republicanos que han perdido la guerra y no están dispuestos a exiliarse, entregarse o enconderse, como topos, en sus casas, lo hacen en la sierra. Los que vivían allí, en principio están dispuestos a darles comida a esos hombres, pero por otra parte la presión de la Guardia Civil es muy fuerte para que no lo hagan. 

Es muy probable que Manuel Gutiérrez al enterarse de la muerte de estos maquis optará por denunciar el robo de sus objetos. Otros indicios que abalan la tesis que estamos defendiendo es que la denuncia del robo se hace en el puesto de la Guardia Civil de Alcalá, donde se produjo la muerte de los maquis y se encuentran los objetos, no en el de Benalup de Sidonia, ni de Medina y que se argumenta con la frase: “ Y como quiera que el exponente es pobre lo pone en conocimiento del Juzgado a los efectos que procedan”. Trasladadas estas diligencias al fiscal de la Segunda Región militar sede en Sevilla este decide: “trasladar las diligencias que remite dicho Juzgado Municipal a un Juzgado Militar para que instruya causas conforme a las reglas establecidas en el Código Castrense”. Se firma en Sevilla el 11 de abril de 1942. Es decir, tres meses después de que se produjera el encuentro con los fugados el asunto pasa a sumario o causa militar. Siete meses más, en total un año, tardará el caso en cerrarse.



 Manuel Gutiérrez Villalba no tiene ningún interés en recuperar la navaja, la manta y las tijeras y no será hasta diciembre de 1942 cuando la Guardia Civil se las entregue. No obstante, la maquinaria militar franquista sigue su rumbo inexorablemente y se pregunta por qué no han sido entregados esos objetos. A lo que el juez de Cádiz responde el 2 de julio de 1942: “no haber efectuado dicha diligencia por estar anexa Casas Viejas al municipio de Medina Sidonia. En consecuencia dirijan oficio al Comandante Puesto de la Guardia Civil de Casas Viejas para que comparezca ante el juzgado municipal de Alcala de los Gazulez el próximo trece para hacerle entrega de los efectos de la propiedad”. Pero Manuel Gutiérrez no se presenta el 13 de julio en el Juzgado de Alcalá, lo que este comunica al juzgado militar de la base naval de Cádiz el 1 de agosto. Mientras tanto en Sevilla el 7 de octubre de 1942 se procede al sobreseimiento del caso: “… los efectos sustraidos fueron recuperados y entregados a su legítimo dueño Manuel Gutiérrez. Como los hechos que son referidos son constitutivos de delito, procede la elevación a a causa de las presentes diligencias, más como los autores de aquellos han fallecido, procede asimismo acordar el sobreseimiento definitivo de la misma de conformidad con el artº 536 del Código de Justicia Militar”.



Pero era falso que les hubieran sido devueltos los objetos citados a Manuel Gutiérrez Villalba. El juez de la base naval de Cádiz pregunta el 20 de noviembre la causa de que no se le hayan devuelto los objetos a Manuel Gutiérrez, el de Medina responde tres días después, de nuevo con excusas: “el motivo de la tardanza obedece a la dificultad de comunicaciones con el lugar en que el interesado reside, en campo aislado y de acceso dificultoso, según oficio participó al Alcalde Pedaneo de Casas Viejas, al que no obstante y con esta fecha se le vuelve a recordar el cumplimiento de la diligencia encomendada”. Ante el cariz de los acontecimientos, dos días después el 25 de noviembre el alcalde pedáneo; Baltasar Alcántara entrega al interesado, que la firma, la notificación: ”En el día de hoy ha sido notificado al vecino de esta Aldea, en su domicilio en las Gargantillas Manuel Gutiérrez Villalba lo que en su oficio se refiere con motivo de la causa nº 1250 de 1942. Lo que participo para su conocimiento. Benalup de Sidonia 25 de noviembre de 1942". En diciembre se le entrega los objetos, y el 25 de enero de 1943 se cierra el caso definitivamente en la II Región Militar de Sevilla, justo un año y un día después de que los dos guerrilleros o maquis visitaran a las doce de la noche a Manuel Gutiérrez Villalba.



 Al igual que la disciplina  y la burocracia militar habían sido uno de los factores fundamentales para que las tropas golpistas ganaran la guerra, la persistencia de la Guardia Civil, la presión sobre los campesinos y familiares que pudieran ayudarle y la disciplina y burocracia militar van a ser fundamentales para que la guerra que había terminado “en el llano” pero continuaba en la sierra fuera ganada otra vez por ellos. Almudena Grandes lo dice de una forma muy explícita “Se decide que lo que hay que hacer es machacar al llano. Reprimir de una forma brutal a los pueblos de las zonas donde había guerrillas. Porque el llano era lo que permitía que el monte subsistiera. En el llano pues había familias que compraban comida, medicinas, estaban las propias mujeres e hijos de los guerrilleros…Para crear una verdadera atmósfera de terror que hizo que acabara con la guerrilla… acabó contrayendo el apoyo que recibían los guerrilleros”.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Barberanes en el mundo. 1 Por Carmen Barberán

El habla de Benalup-Casas Viejas. Tareas de la casa y mobilario. 36

El habla de Benalup-Casas Viejas. La vivienda. 37