El presunto robo de una navaja, manta y tijeras en las Gargantillas en 1942. Y 3

En el centro de la imagen, Manuel Ruiz Cruz, en cuya casa se alojaban tres de los cinco guardias de la fotografía: Prieto, González y Pedro, entre otros.
Las sierras en torno a la comarca de la Janda destacarán respecto al fenómeno del maquis por ser la zona más importante de la provincia de Cádiz y una de las más significativas de Andalucía y España.
Varios datos avalan la anterior afirmación: en primer lugar, en 1945 se decide que en Medina se ubique el centro de mando de la Guardia Civil para coordinar la represión sobre los maquis de la provincia. Manuel Pérez Regordán así lo recoge:“Por radiograma de la Dirección General de la Guardia Civil, de fecha de 20 de diciembre de 1945, se disponía que el centro de mandos contra el maquis en nuestra provincia se estableciera en Medina Sidonia, colocando en su jefatura al entonces Teniente Coronel Roger Oliete Navarro, más tarde Subdirector General del Cuerpo, que continuaría, en calidad de concentrado, hasta el 26 de enero de 1948 en esta ciudad. Fue por tanto Medina Sidonia el centro de atención provincial en la lucha de la postguerra y una de las poblaciones más castigadas por los numerosos encuentros que se sucedieron”.




Dentro del municipio de Medina, va a ser el área de la Sierra (lo que conoce como campo de Casas Viejas) donde se concentre la mayor actividad de maquis y guardias civiles. De hecho se establecen tres destacamentos (Gargantillas, Carrizuelo y Algámitas) y en ellos trabajan cuarenta personas. En un escrito del alcalde de Medina al gobernador civil se puede leer: “Continuando en la Sierra de Benalup de Sidonia, aneja a este Ayuntamiento, los
Destacamentos de Fuerzas de la Guardia Civil y prestando servicios extraordinarios; ruego V.E. que al igual que en meses anteriores se digne adjudicar a esta Alcaldía el cupo correspondiente de harina del Fabricante Juan Pérez Blanco, a fin de poder atender dicho cupo al suplemento de racionamiento PAN para 40 hombres, a razón de 250 gramos diarios para cada uno de ellos. Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista”



Ese amplio número significa que la sierra estaba minada tanto de maquis como de guardias civiles. Parece claro por tanto que la sierra de Benalup de Sidonia  se convirtió en un lugar altamente conflictivo durante la postguerra por la presencia de muchos maquis.  Cuestiones multifactoriales explican este hecho: la existencia de un amplio número de huidos locales (hermanos Pavón, Tuerto Manguita, Moya Paredes...) ; el tradicional pasillo existente entre la serranía de Málaga y la gaditana; factores geográficos (relieve abrupto, envidiable situación geoestratégica;...). Pero evidentemente el hecho diferencial es el predominio anarquista tradicional aquí desde principios del siglo XX hasta la erradicación del maquis. Esa preponderancia anarquista resulta un factor de atracción, ya que el apoyo de la población local se entiende como primordial y se presuponía que en esta zona podrían contar con esa colaboración. Es esta resistencia antifranquista anarquista la que le otorga la singularidad  e importancia a la zona en este contexto. La numerosa población que vivía en la sierra fue sometida a presión por ambos bandos, ganó la militar de la Guardia Civil, los maquis fueron derrotados, muchos campesinos tampoco soportaron el fuego de ambos bandos, abandonaron el campo y se fueron a vivir al pueblo, iniciándose un éxodo rural que culminaría en los años sesenta.



En el caso que acabamos de analizar observamos como  Manuel Gutiérrez Villalba opta por denunciar el robo de unos objetos que posiblemente les había dado a estos dos maquis cuando se entera que han sido matados y que los objetos están en el cuartel de la Guardia Civil de Alcalá. A él no le interesan dichos objetos, sino que no se le castigue por su ayuda, pero la larga y persistente maquinaria franquista da como fruto que tras más de un año de informes, oficios y diligencias se los devuelva. He intentado averiguar cuál fue la vida posterior de Manuel Gutiérrez Villalba pero no he conseguido enterarme de nada. Gracias al censo de 1905 consigo averiguar que se trata de un propietario con propiedades en la Gargantilla heredadas de su padre Agustín Gutiérrez Romero y su madre Dolores Villalba Haro, familia a su vez de Dionisio Villalba, uno de los primeros pobladores de Casas Viejas y que ocupó cargos junto a Bernardo Cózar Romero. Agustín Gutiérrez Romero, que aparece como uno de los grandes contribuyentes del Ayuntamiento de Medina, fue uno de los que más frecuentó el puesto de alcalde pedáneo durante el siglo XIX, aunque con continua salidas, estuvo desde finales del este siglo hasta el 10-2-1919. Esta holgada posición económica de Manuel Gutiérrez explica la posición de los maquis y la guardia civil hacia él y como se encuentra en medio de fuego cruzado. Pero poco más sabemos de él. Lo mismo alguien que está leyendo este post sabe algo y nos lo cuenta. He encontrado este vídeo sobre este destacamento. ¿Alguien sabe a cuál de los tres destacamentos corresponden estas imágenes? Gracias. Por otra parte, gracias al trabajo en el libro de defunciones de la iglesia de Alcalá de los Gazules, que ha hecho mi amigo Juan Pedro Romero para este post, ha conseguido averiguar el nombre de los dos maquis. Se trata de dos jóvenes que estaban haciendo el servicio militar en la tercera bandera de la legión de Conil y que desertan, se esconden en la sierra y por tanto se hacen maquis. ) 9 días después de la visita a la casa de Manuel Gutiérrez encontraron la muerte. Uno se llama Luis Lardín Díaz y era de Bielva Cantabria y otro Antonio Pérez Rodríguez, de Guadix, Granada. El enfrentamiento con la guardia civil de Alcalá lo tienen el 2 de febrero en la finca La Roza de Igualeja, finca la Parrilla. Si alguien tiene más datos de ellos le agradecería que se ponga contancto conmigo.



Independientemente de eso agradecer de nuevo a José Luis Gutiérrez que me pase estos documentos que nos permite profundizar sobre unos acontecimientos que marcaron la vida de esta zona y sus habitantes. Las fuentes escritas, al contrario que las orales, son frías y a veces engañosas, pero cotejándolas y estudiándolas en profundidad nos pueden dar muchas pistas sobre los acontecimientos estudiados. Parece claro que como hizo Mintz, para temas tan sensibles y complejos como esto la mejor forma de acercarse a la verdad histórica es combinar las fuentes orales con las escritas. Este sumario por el presunto robo  de una navaja, tijeras y manta es un ejemplo de ello.

Comentarios

Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Escribe Leonardo Ruiz: "José Castro me dijo que lo había asistido en el hospital Mora de Cádiz allá por los años setenta y pico cuando estuvo ingresado de la enfermedad que murió.
Se trata de un zapatero que apareció por Las Gargantillas, enseñaba a leer y escribir a los niños y mayores. Se instaló al lado de la casa del padre de José Castro y aalí estuvo viviendo muchos años.
Asegura que se llamaba Manuel Gutiérrez Villalva. El no ha escuchado nada sobre el caso del sumario que me enviaste.
Como fue en la Venta y estábamos de copas no tengo más detalles. Será cuestión de hablar un rato con él a ver si recuerda algunos datos más.
Lo que no me cuadra es que los hermanos Mateo Rojas (Palanganas) no hayan relacionado el nombre que les dí con ese zapatero.
Manuel Gutiérrez Villalba también era conocido como "El Cojo Ganga". Yo lo conocí siendo un niño porque pasábamos por la puerta de su pequeño taller cuando íbamos por "mandados" al Ventorrillo de Tío Antonio Cruz y siempre nos paraba y nos preguntaba por mis padres. A veces también caía algún caramelillo.
Ya de mayor estuvo en un asilo de ancianos de Cádiz y cuando su enfermedad se agravó, fue cuando lo ingresaron en el Hospital Mora y allí murió.
No tenía familia por aquí. Vivía solo pero comía en casa de los padres de José Castro. José Castro cree que venía de la parte de Jimena.

Así que hemos pasado de no tener ningún M. Gutiérrez a tener posiblemente dos".

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Ha muerto Manolo Lago

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar