El presunto robo de una manta, una navaja y unas tijeras en las Gargantillas en 1942. 1

Mi amigo José Luis Gutiérrez Molina me ha vuelto a mandar un regalito que ha encontrado en los archivos de la II Región Militar de Sevilla. Se trata de un sumario sobre el robo de una manta, unas tijeras y una navaja en la casa de las Gargantillas de Manuel Gutiérrez Villalba. Si las fuentes documentales ordinarias hay que tratarlas con un especial interés profundizando al máximo sobre ellas, ello hay que exponenciarlo si se trata de sumarios de la justicia franquista, que no olvidemos que suele estar casi siempre dentro de lo que se llama “Justicia al revés”.
En principio me llama la atención que se abra causa militar por una cuestión como esa y me percató que bajo el eufemismo de legionarios huidos se encuentran los guerrilleros o los maquis. Entiendo así que tratándose de maquis se abriera causa militar.  Pero, además,  la supuesta simplicidad del caso esconde el clima de terror que se vivió en la sierra benalupense en los años cuarenta.




 Dice así la declaración de Manuel Gutiérrez Villalba:
1º Las generales de la ley.-  Que sólo tiene el interés propio de ser el perjudicado en los hechos no comprendiéndole las demás generales de la ley.
2º.- Manifieste si el día 24 de enero a las 24 le fue robada de su casa donde habita una manta, una navaja y unas tijeras. Que es completamente cierto y que los hecho ocurrieron de la siguiente forma: dos legionarios llamaron a su casa diciéndole que eran la vigilancia, por lo que el declarante abreia y le dio un poco de pan y unos chicharrones, pero entonces ellos no contentos con eso le dijeron al declarante que se callara y recogieron los efectos a que la pregunta se refiere.
3º Exprese de una manera categórica si tiene datos sobre alguna persona,  cual sea esta y descendencia de la misma o por el contrario fue por desconocidos, añadiendo la dirección de ellos.- Que los autores de los hechos fueron los dos legionarios expresados cuyos nombres ignora, si bien ha odio decir con posterioridad que al intentar ser detenidos por la Guardia Civil esta les dio muerte y que a la salida no sabe que dirección tomaron por la oscuridad de la noche.
4º Cite dos testigos que puedan manifestar la existencia de los efectos que le fueran robados en la fecha citada. Cita como estetigos de preexistencia a sus convecinos Don Manuel Carrera Pérez y a Don Manuel Chozas Tortajadas.
5º.- Si tiene algo más que decir.- Que los expresados legionarios advirtieron al declarante que no fuera a dar cuenta de lo corrido orque sino tendría que atenerse al resultado, aun cuando dio cuenta deseguida".



La primera denuncia es presentada por Manuel Gutiérrez Villalba el 23 de febrero de 1942 justo un mes después de que ocurrieran los hechos, posiblemente lo hizo al enterarse de que habían muerto los dos maquis que estuvieron en su casa  en enfrentamiento con la guardia civil de Alcalá y que habían encontrado sus tijeras, su manta y su navaja. Por lo que hace una denuncia por robo.



Unos años antes en enero de 1938 varios huidos son alimentados por Diego Ruiz Ruiz que vive en Macote, en una choza haciendo carbón. Enterada la Guardia Civil lo encarcela y abre sumario.  Aunque la montaña proporciona refugio y escondites de las fuerzas del orden público, la comida escasea, por eso cuando cunde la necesidad los huidos acuden a las personas que viven en el campo para que les faciliten algo de comida. Los numerosos campesinos que vivían en la sierra, bien haciendo carbón temporalmente o de modo definitivo van a estar en medio de dos fuegos; por un lado tenían que ayudar a los huidos para evitar las posibles represalias de unos hombres hambrientos y acorralados, por otro, si la Guardia Civil se enteraba eran detenidos inmediatamente, como en caso de Diego Ruiz Ruiz.   Cristóbal Moreno Peña, casaviejeño y residente en Zahara de los Atunes, ingresa en prisión el 1-5-1945 por ayudar a su amigo Pedro Moya Paredes. Muere en la prisión de San Roque el 2-4-1947.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Barberanes en el mundo. 1 Por Carmen Barberán

El habla de Benalup-Casas Viejas. Tareas de la casa y mobilario. 36

El habla de Benalup-Casas Viejas. La vivienda. 37