El habla de Benalup-Casas Viejas. El mundo de la caza menor. 31

Fotos Mintz
La economía depredadora ha sido, y lo sigue siendo, característica de esta zona. Un territorio tan rico en recursos naturales ha sido aprovechado por el hombre de forma sostenible, hasta hace muy poco, para complementar su economía. Una de las prácticas más características de este tipo de actividades son las trampas o perchas.
Los percheros eran los que se dedicaban a poner trampas o perchas. Muchos lo hacían en los sembrados con el permiso del dueño y así ambos salían beneficiados pues capturaban a pájaros que les quitaban sus granos. Eran especialistas que comenzaban en otoño y terminaban en primavera. También ponían lazos hechos con cerdas de caballos para pillar conejos. En el mundo de la sierra donde abundaban las pequeñas propiedades –ranchos-, los niños eran los encargados de poner las trampas y pillar los conejos escondidos en las piedras. Los padres también mataban conejos o perdices con las escopetas o también con los lazos los primeros.

Fotos Mintz


A partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando empieza a consolidarse la gran propiedad aparece una figura muy característica de la zona; el furtivo, dedicado a la caza mayor. Se dedican, fundamentalmente, a la caza del jabalí y el corzo. Luego a partir de los sesenta se dedicarán a los venados, y aunque han disminuido en la actualidad su presencia no han desaparecido del todo. El producto de estas cacerías iba para el propio consumo o para la venta en el pueblo o en las ventas cercanas.

Foto Mintz


Mintz, en Los anarquistas de Casas Viejas, habla de las trampas a principios del siglo XX de esta forma:«Los cazadores furtivos llevaban a los bosques cestas con más de cien trampas antes del amanecer, a veces con linternas para guiarse en la oscuridad. Las trampas consistían en simples tablas de madera con un muelle de metal. Un palo sostenía la trampa en alto; una hebra arrancada de una hoja de palmera apresaba un gusano para atraer a la presa. Las trampas eran colocadas donde los acebos, espinos y palmeras crecían en abundancia y proporcionaban la espesura que servía de cobijo a los pájaros. Se hacía un hoyo en la arena y se colocaba allí la trampa; entonces se cubría ésta con tierra de manera que sólo asomara el gusano. Como trampa adicional, a veces se anudaban pelos de caballo en hilera en las ramas que se hallaban encima de las trampas. A medida que la aurora iba iluminando los bosques, pequeños reyezuelos, trigueros y pinzones despertaban y comenzaban a inspeccionar los atractivos anzuelos preparados por los hambrientos cazadores furtivos.».



Recojo algunas palabras que he encontrado con la esperanza de que entre todos aumentemos el repertorio de términos referidos al mundo de las perchas. 
Lúas: Especie de hormigas con alas que anuncian el viento de levante. De aludas. (Agustín Coca. Los camperos)
Lazo: 1.Trampa confeccionada con cerdas de pelo de caballo para caspturar aves de pequeño tamaño. 2. Alambre sujeto a una estaquillas empleado para cazar conejos. También el alambre se puede disponer para cazar venados. (Agustín Coca. Los camperos)
Percha: Pequeño cepo para capturar pájaros de poco porte. Trampa consistente en un mecanismo de alambre y muelles que se usa para cazar aves de pequeña envergadura. Perchero: Especialista que emplea perchas para cazar insectívoras. (Agustín Coca. Los camperos)
ALUERO.- Hormiguero del que salen las alúas y los aluines. “Creo que hemos encontrado un buen aluero, aquí vamos a llenar el tarro”. (Sebastián Montero. El habla de Benalup-Casas Viejas) (Sebastián Montero. El habla de Benalup-Casas Viejas)
BATIÓ.- Persona que se contrata por un día para levantar las perdices en las cacerías que cada otoño se celebran en los numerosos cotos de la Janda. El DRAE recoge “batidor” y dice que es el que levanta la caza en las batidas. “Los batiores encendieron una candela antes de que empezase la cacería” (Sebastián Montero. El habla de Benalup-Casas Viejas)
PEGAMENTO DE LIRIA: Sustancia pegajosa que segrega un cardo venenoso (Chamaéleon gummifer) y que se utiliza para cazar pajaritos. Dice el DRAE que la “liria” es una materia viscosa. En el “Diccionario Etnográfico del Parque Natural los Alcornocales”, de Domingo Mariscal Rivera, aparece “cardo de liga”, “cardo de liria” o “cardo ejero”, y dice que sus tubérculos suelen ser comidos por el ganado, que muere en la mayoría de los casos. “Fueron a coger pegamento de liria para cazar jilgueros”. (Sebastián Montero. El habla de Benalup-Casas Viejas)



En la actualidad las perchas están prohibidas. Si bien es verdad que el número de aves insectiveras ha disminuido drásticamente, también es cierto que a ello más que las trampas o las perchas ha contribuido el uso de pesticidas o plaguicidas en la agricultura.

Comentarios

luismo1950 ha dicho que…
Las perchas, que conozco desde pequeño, en Castilla La Mancha, se llaman ballestas.

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Ha muerto Manolo Lago