Pervivencia de la Literatura oral. Introducción. 0


En el curso 2005 se formó en el IES Casas Viejas un grupo de trabajo sobre recopilación de romances, con el subtítulo de Pervivencia de la literatura oral en Benalup-Casas Viejas.


Estaba coordinado por Manuel Viciana Rubio y en el participaban Ana María Aguilar Aguilar, Mari Carmen Alcedo Cortabarra, Rafael Castaño Rendón, María Isabel García García y María Ángeles Vélez Melero. El grupo partía del trabajo que Manolo Viciana había hecho en la facultad con Alejandro Pérez Guillén. En vista al éxito que tuvo en este blog el romance de Gerinaldo, he decidido pedirle a Manolo los romances recopilados e irlos publicando en este blog. Esto dicen en la introducción de su trabajo:"El deseo de dar a conocer la persistencia de muestras vivientes de literatura oral, une a este grupo de trabajo del IES Casas Viejas en la empresa común de darle sentido  literario y cultural a unas canciones inmersas en el olvido. La intención de repescar este acervo lírico-popular, que aún se encuentra latente en la memoria de  algunos de nuestros mayores -a la espera de que una mano amiga los rescate del recuerdo-, obedece a un doble propósito: por un lado,  hacer  valorar y apreciar  la literatura oral por parte de nuestros alumnos y, por otro, contextualizar su existencia en una pequeña localidad como Benalup-Casas Viejas. Con ello, queremos acercar el hecho literario a los jóvenes, además deseamos que tomen conciencia de que la literatura envuelve nuestras vidas. Así  con estas composiciones antiguas, que tan bien cantan algunos de sus familiares y vecinos, queremos contribuir al aprecio de esta literatura tradicional – tan estudiada por especialistas en el Romancero como Ramón Menéndez Pidal y otros filólogos del panorama actual (Virtudes Atero, Pedro Piñero).



    Nuestra tarea, con la ayuda inestimable del pueblo, ha consistido en dejar grabado y por escrito las canciones –principalmente, romances- que las personas mayores conocen como parte trascendental de sus vidas y de la vida de sus padres. Este especial fenómeno de transmitir padre a hijo ha llegado a su fin, como desgraciadamente hemos podido percibir en estos días. De este modo, no podemos dejar escapar esta parcela de nuestra cultura –tanto literaria, musical como histórica- que empieza a sucumbir. Además, como venimos insistiendo pretendemos dar una dimesión didáctica al material recolectado, con la finalidad de que nuestro alumnado perciba la existencia papable de una literatura  popular y tradicional no alejada ya ni en el espacio ni en el tiempo, cantada por personas de su entorno. 

     Nos quedamos con un deseo, ojalá  que aprendan a valorar su belleza, musicalidad  y el sentido de su existencia. 


NUESTRAS INFORMANTES


No queremos ni podemos dejar pasar esta magnífica oportunidad para elogiar y agradecer desde lo más hondo de nosotros mismos, a nuestras informantes, vecinas de Benalup-Casas Viejas, el regalo literario que ahora os presentamos en este trabajo sobre el Romancero y Canciones tradicionales cantados en nuestro pueblo. Por ello, expresamos un sincero y afectuoso agradecimiento a nuestros informantes, a aquellas personas que  dedicaron parte de su tiempo en enriquecernos y deleitarnos con unas canciones cargadas de recuerdos, emotividad, lirismo, belleza y ternura. 
A ellos y sólo a ellos, debemos esta muestra de literatura viva que permanece incandescente en la memoria de nuestros mayores, quizás como último legado de sus antepasados.  

A continuación, os ofrecemos información sobre nuestras informantes:

Ana Mª Montes de Oca Bancalero

Tiene 72 años, con un nivel sociocultural bajo. Es reseñable que compone poemas desde hace unos 12 años, especialmente dedicados a la Virgen. Su poesía es espontánea, natural y fresca, la lleva interiorizada. Sabe multitud de romances y nos comenta que los cantaba en celebraciones con su familia, muchos ya desaparecidos. Los aprendió de su madre y hermanos mayores.


Rafaela Rubio Quiñones

Tiene 61 años de edad. Su nivel sociocultural es bajo, sabe leer y escribir. Aprendió los romances de su madre y suele cantarlos, aunque menos que antes, al realizar las faenas caseras.
Nos llamó la atención la emoción que le producía cantarlos, teniendo que interrumpir la grabación en varias ocasiones porque las lágrimas y la nostalgia (recuerdo de su madre, familia, infancia) no le permitían seguir.


Ana Mª Lago Barberán

De 58 años de edad. También de nivel sociocultural bajo, sabe leer y escribir. Los aprendió de su madre y los canta, aunque ahora menos, realizando las tareas caseras y en algunas celebraciones.

Eulogia Bancalero Ordóñez

Tiene 62 años. Aprendió los romances de su madre y los cantaba realizando labores caseras.

Isabel Cortabarra Cózar
Tiene 57 años y cantaba los romances y otras canciones en los juegos de corro. 

Juana Durán Moya

 De 60 años de edad, al igual que nuestras anteriores informantes las aprendió de su familia y las cantaba en los juegos.

Comentarios

Luis Moreno Escobar ha dicho que…
Siempre he pensado que cualquier cosa antigua que se pueda mantener debe ser mantenida. Ni que decir tiene que no me refiero a cosas insostenibles. Por lo tanto, es muy interesante que este tipo de costumbres no se pierdan. Mucho ánimo en este empeño.

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Ha muerto Manolo Lago