Los benalupenses de a pie durante el primer franquismo. Los bailes y los baños públicos. 21

En la anterior entrada de esta serie tratamos sobre la moral que se impuso en el franquismo. Establecimos el clasismo y la misoginia como nexo de unión de todo el conjunto de normas y controles sobre la vida cotidiana y terminamos estableciendo los  dos eventos especialmente perseguidos por la moral católica franquista; los bailes y los baños públicos.
Dice Antonio Cazorla: “El clasismo también aparecía cuando la Iglesia discutía otros temas como el baile, una interacción entre sexos extremadamente peligrosa y muy temida por los clérigos… “Dios no está aquí para satisfacer nuestro deseos” de mover las piernas y que bailar era casi siempre pecado y pecado mortal” 



En la memoria colectiva de los benalupenses más mayores persiste el control que el Padre Muriel hacía sobre los bailes públicos. No sólo los bailes agarrados y la distancia prudencial que debían guardar las parejas, sino también que la falda de las mujeres debía propasar la rodilla. (se cuentan casos concreto donde se suspendió el baile de tal velada porque había mujeres con la falta por encima de la rodilla)



Seguimos con Antonio Cazorla:”Junto a los males del baile, la otra gran bestia negra de la Iglesia (y también de las autoridades) eran los baños en público, que ya fuera en la playas o ne las (pocas, la verdad) piscinas generaban cada verano un dilema moral de primerísimo orden…El presbítero catalán Dr. Carlos Salicrú emergió como experto en el asunto, y aunque como hombre progresista entendía los benficios de bañarse, se posicionó en contra de la “promiscuidad entre sexos” y “la actitud sensual y cínica de mirones desvergonzados. Por ello recomendó en 1944 la completa separación de los sexos en las playas por medio de barreras, así como cubrir íntegramente la piel de los bañistas durante la actividad de refrescarse el cuerpo”



El 10 de Julio de 1941 se recibe en Medina Sidonia una circular sobre este oficio y esta circular es enviada a la alcaldía pedánea de Benalup de Sidonia. "El Exmo. Sr. Director General de Seguridad a fecha 10 del actual, me dice lo que sigue:“Excmo. Sr.- Con el fin de evitar los espectáculos desagradables que en la época actual suelen darse en playas y piscinas vulnerando las normas de moralidad cristiana que deben ser base fundamental de conducta pública y privada en la vida social de la nueva España en la que, por el contrario, es preciso dar ejemplo de honestidad y buenas costumbres, desterrando el desnudismo y otras malas costumbres incompatibles con nuestro tradicional concepto de la vida, he dictado la siguiente circular cuyos preceptos espero del reconocido celo de V.E sean cumplidos en esa provincia con la mayor escrupulosidad.-“ Lo que traslado a V. para su conocimiento y cumplimiento, adjuntando copia de la citada Circular. Dios guarde a V. muchos años. Cádiz a 22 de Julio de 1941.



La citada circular que llega a la pedanía de Benalup de Sidonia dice lo siguiente: “
CIRCULAR Nº 26
En evitación abusos o faltas de decoro ciudadano en la presente estación veraniega, con infracción de las disposiciones legales en vigor y ofensa a la moral y buenas costumbre, he dispuesto se observen rigurosamente las normas siguientes
PRIMERA: Queda prohibido en todo el territorio nacional bañarse en playas o piscinas sin vestir la prenda adecuada y el uso de bañadores que, por su forma, o parte del cuerpo que deje desnudo, resulte ofensiva al pudor o decencia pública
SEGUNDA.- Se prohíbe, asimismo, la permanencia de los bañistas fuera del agua, cualquiera que sea su objeto, sin vestir el albornoz u otra prenda análoga
CUARTA.- También se prohíbe, terminantemente, que en las piscinas y baños públicos se organicen bailes en trajo de baños



Tanto en los bailes, como en las playas o en el matrimonio, existían normas morales que debían ser respetadas, so pena de incurrir en un delito contra la moralidad pública y posiblemente caer en el rechazo social por ello. Como decíamos al principio, los dos grandes enemigos del franquismo eran los pobres y las mujeres y sobre ambos recayó mayormente el peso de la ley y de la moral. Hay un tercer aspecto moral que también se le dio mucha importancia y que por supuesto intento la iglesia católica dominarlo y legislarlo; LA SEXUALIDAD. En este aspecto la mujer fue también la gran perdedora. Sobre ello versará el próximo capítulo de esta serie.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Casas Vilejas en el Smithsonian. Los pueblos vecinos. La romería de los Santos. 1

Nueva apertura del bar de Pepe

Casas Viejas en el Smithsonian. Los vídeos. El taller de costura y el tiempo. 1

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO. ANTROPOLOGÍA. El IES Casas Viejas. 7

SENTIR Y VIVIR EL PATRIMONIO DE BENALUP-CASAS VIEJAS. ANTROPOLOGÍA. Patrimonio familiar. 5

De nuevo un premio para benalupenses de la ONU por un corto

Resultado de las elecciones autonómicas 2018 en B-CV

Casas Viejas en el Smithsonian. Carnaval. El bar de Ricardo. 1

Casas Viejas en el Smithsonian. Reflexiones de un antropólogo. 24 de diciembre de 1965. 1