El Gallo Blanco. Sobre la ayuda a los países pobres. 8. A. Por Francisco J. Martínez Guerra

8.  Sobre la ayuda a los países pobres.
Foto Mintz


Y ahora que han pasado 60 o 70 años, aquellos niños de la Alameda que conocimos una España asolada, pobre y hambrienta y hoy disfruta de un nivel de bienestar social equiparable al de otros países del mundo desarrollado, no podemos olvidarnos de esos otros niños pertenecientes al tercer mundo que viven en naciones muy pobres y pobladas. Naciones, apenas desarrolladas, sumidas con frecuencia, en el horror de unas guerras civiles que cada vez nos quedan más cercanas y de las que millones y millones de criaturas, entre ellos tantos niños, huyen con lo puesto, en condiciones infrahumanas, tratando de buscar la seguridad y bienestar de los países de occidente, entre otros en el nuestro.


 

Seguiriyas de la Patera

                                                                                       I

El Exterminador pasó, como un halo frío, matando
a los primogénitos de Egipto. Éxodo.12.29.

Presagios de muerte
Cercan el poblado.

¡Huye tu hijo mío! ¡Mira que te llevan

De niño soldado!

¿Qué culpa tenían
Las madres aquellas?
¡Desgraciadita la que parió un hijo
Que a la guerra llevan!

El Terror ponía
Su puño en las bocas.

¡Calla madre mía! ¡Digiere en silencio

Tu hartura de penas!

(Los que lo sabían,
Con sangre de oveja,
Pintaron sus puertas.)

                                    II
Una madrugada, el niño soldado, llegó en patera a
la playa de Bolonia buscando la “tierra prometida”.

Al niño soldado
Lo avala la Muerte,
¡Galapaguito! ¡Angelito negro
Que mata o muere!

Huyendo en patera

De aquellos infiernos.
¡Mare de mi alma! ¡Cuántas penas traigo!
¡Ay cuantas me dejo!

 Dormido en la arena,

 Solo y con lo puesto,

La luna vestía de blanca esperanza

Su desnudo torso.

(Los que se quedaron,
A lanza y machete,
Siguieron matando.)
                          F.J. Martínez Guerra




Tendrán que pacificarse esos pueblos, que sin paz es difícil la vida y el progreso, también tendrán que progresar y desarrollarse con su propio esfuerzo para mejorar su situación venciendo la lacra del hambre y la pobreza de sus gentes, pero para eso necesitan se les ayude. 


No solo por parte de la gente buena de tantas ONG y congregaciones religiosas de distintos credos entregadas a una labor humanitaria de forma desinteresada y a veces con el riesgo de perder la vida. También necesitan la ayuda significativa de los gobiernos de los países más adelantados, los países ricos del primer mundo, que no pueden ignorar la situación de pobreza en la que vive gran parte de la humanidad, aunque solo sea pensando en su propio beneficio a medio plazo. 


Y la ayuda no puede consistir exclusivamente en el envío puntual de alimentos y medicinas en épocas de epidemias, hambrunas, o terremotos; es necesario una colaboración planificada en cuanto al desarrollo de un país pobre con proyectos de infraestructuras modernas e inversiones en el sector manufacturero e industrial. 


Ayudando al desarrollo de esos países pobres, cediendo algo de riqueza, otras veces invirtiendo en industrias y actividades productivas y de servicios que también generen beneficios a los capitales de los países inversores, más adelantados. Estos se verán indirectamente beneficiados de la paz de muchos de los países pobres, hoy en situación de guerra, de los que huye su población tratando de llegar a las naciones ricas de Europa o  América del Norte, cuyos gobiernos se resisten a acoger la avalancha de emigrantes en base a  no poder absorber la llegada masiva de tanta gente extranjera y mantener las condiciones de paz y bienestar de que disfruta el país, cuya  población, paradójicamente, en la actualidad envejece de forma alarmante debido a la disminución de la natalidad y al aumento del número de ancianos y  jubilados. 


Y en ese discurso, están las naciones de la ONU a la que también pertenecen los países pobres de África, América latina y Asia que necesitan ayudas para su desarrollo económico y social basado en el motor de la industrialización y el comercio y la mejora de la explotación de sus recursos naturales lo que requiere contar con unas infraestructuras suficientes en cuanto al transporte, las comunicaciones, producción de energía, etc.  y la formación de su población, además de fábricas y capitales, factores de los que hoy carecen. 
Foto Mintz


Un tipo de progreso y mejora de las condiciones sociales del país teniendo en cuenta que el desarrollo ha de ser sostenible, y la creación de las infraestructuras, las comunicaciones, la producción de energía, la industrialización, etc, necesaria para ese desarrollo ha de cumplir ciertas reglas en relación con el medio natural a fin de no acabar con las condiciones medioambientales en las que se desarrolla la biodiversidad, el hombre, los animales, las plantas y demás seres vivos de la zona. 

Un desarrollo industrial adaptado a las peculiaridades geofísicas y culturales del país, empezando por la educación y formación de su gente y que genere una actividad sostenible y explote razonablemente los recursos propios, respetando los ciclos de regeneración de la vida de los bosques y las especies animales v.g. los países que tienen mares ricos en bancos de peces han de limitar las capturas en sus aguas a fin de no acabar con los peces; evitar la tala indiscriminada de sus bosque y desarrollar industrias manufactureras, de servicios y de comercialización de productos verdes generando actividad y trabajo en sus países.   
Foto MIntz


Pero los principios de respeto al medio natural tienen que ser también cumplidos, con mayor severidad, por los países de economía más desarrollada, grandes causantes de los daños ecológicos y de la destrucción del medio ambiente, al menos en sus países. Y en ese sentido los países ricos están obligados en un plazo, no muy largo, a reducir de forma significativa el uso de energía eléctrica barata (la originada en las centrales de carbón y nucleares) de alto poder de contaminación atmosférica causante del efecto invernadero, el aumento de la temperatura media y el cambio climático del Planeta de los últimos decenios. Y trabajar en el futuro, para evitar los males antes apuntados, en base a la producción y consumo de energías renovables (de origen hidráulica, geotérmica, eólica, solar…) no contaminantes, pero mucho más caras y que, hoy por hoy, no son competitivas ni tampoco algunas, v.g. la eólica, pueden llegar atender la demanda flexible que requiere el consumo. 

Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar

Ha muerto Manolo Lago