Sorpresas te dan los bares. Romualdo Pérez Pavón


Romualdo Pérez Pavón

El viernes estuve en el teatro viendo el espectáculo que montó la gente del IES Casas Viejas para conseguir fondos para el viaje de estudios del alumnado. Me recordó a los mejores tiempos del centro y a las mejores iniciativas. Luego fui al bar del teatro a probar el venao en salsa, que no había por cierto, pero me encontré dentro de una conversación de esas que sólo pasan en los bares de pueblo, en esos benditos bares. Sin saber como me vi rodeado de gallinitos, fogarines y pavones. De todo lo que hablamos me quedé con Paca Hernández y Romualdo para hacerles un post. 

Romualdo Pérez Pavón aunque nació en el barrio de Santa María en Cádiz su familia era de Benalup-Casas Viejas con el que mantuvo siempre intensas relaciones. Como me cuenta José Luis Pérez Ruiz: "Romualdo era un componente de la chirigota Los Cruzados Mágicos de Paco Rosado y protagonista imaginario del Popurrí  donde se cuenta su aventura de un día en la playa con su familia. Murió en 2008 hoy hace 10 años . Sobrino de Miguel Pavón, como tú ya habrás visto. Chirigota que marcó un antes y un después...  Después vinieron los Cegatos con botas, Los Carreros de la Alianza, Los conquistadores de la trastienda de Crespo, Los Cubatas...Escribían y colaboraban El Gomez y Emilio Rosado (hermano de Paco). Los cruzados mágicos era un "equívoco " entre Los Cruzados y un anuncio de sujetadores que estaban de moda entonces " el cruzado  mágico de Plaitex".  Los carreros era “otro equívoco” entre los carros de combate de la OTAN y los carros de reparto de una gaseosa llamada la Alianza muy famosa en Cádiz antes de la Casera. Los cegatos con botas fue otra memorable entre ciegos y gatos con botas con popurrí sobre la Seguridad Social genial. Los Carrero de la Alianza es la que vino.
Vinieron con sus mujeres e hij@s cantaron en la Alameda y comimos en lo de Enrique donde echamos toda la tarde de convivencia.Creo que pusimos 3000 pesetas cada uno que quiso asistir a la comida... " 







Paco Pavón en el bar del teatro me contó que vino a un bautizo del hijo de Fernandín  (Fernando Romero Quiñones) y luego fueron ocho miembros de la chirigota al Dornillo y allí cantaron y montaron una "juerga" espectacular. Era el año 1985. Como dicen los carreros de la alianza los bares te dan sorpresas, sorpresas te dan los bares. La verdad es que había oído muchas veces hablar de Romualdo y de que vinieron a Benalup-Casas Viejas, pero no sabía la relación de este con el pueblo y los Pavones. 



En el libro de coplas de carnaval y sociedad gaditana de Mintz Marcos Zilberman escribe sobre los Carreros de la alianza lo siguiente: “Chirigota sorprendente que rompió la monotonía existente esos años en la modalidad. Llegaron con un repertorio muy fresco y a la vez sencillo, que quedo grabado en la historia sobre todo su popurrit. Este era la historia del cruzado D.Romualdo en un día de playa con su mujer y los niños. Lo verdaderamente peculiar de la historia es que era una historia real en parte y su protagonista llevaba el mismo nombre que un miembro de esa chirigota, el conocido D.Romualdo Pavon. En sus filas gente como Manolo Padilla, hermano de la popular Paz Padilla, Juan Romero "caracol ", y como no Paco Rosado, autor de otros grupos conocidos con posterioridad a esta aventura chirigotera. Este grupo permaneció mas o menos unido y continuo llegando al concurso hasta el año de Los Cubatas, donde decidieron no volver mas y algunos de ellos crearon la chirigota callejera mas esperada del carnaval cada año, Los Fantasmas, Los curas de Pueblo, etc. El truhán hispano. Foros del carnaval.... Habría que insistir en la importancia de José Manuel Gómez (Gómez de Cádiz) y a su hermano Emilio Rosado en las chirigotas de Paco,  pues si no todas las agrupaciones que  sacaron hubieran estado "cojas". En sus pasodobles Paco ponía "la conciencia" "la filosofía" "la protesta", pero estos dos componentes y autores ponían  "la carcajada" de sus cuplés y  popurrits. Pero lo que parece claro es que por lo comentado, y por otras cosas que sería muy prolijo enumerar, esta chirigota, desde que murió Paco Alba, fue la mas completa del carnaval de Cádiz”







Le pido ayuda a Antonio Rivas Cabañas, gaditano, carnavalero y casaviejeño también y muy amablemente, como siempre, me contesta: "En 1982 salió en Cádiz una chirigota que vino a revolucionar para siempre la modalidad. Se trataba de "Los cruzados mágicos". Toda una generación se sabe de memoria aquel popurrí con las gestas del cruzado don Romualdo. Era el relato de lo que supone pasar un día de playa teniendo una familia numerosa. Todo en clave de batalla. Un éxito increíble. Bajo aquel relato ficticio la gente descubrió un nombre y un personaje, ya que Romualdo realmente existió.   Era un componente de la chirigota con los apellidos Pérez y Pavón, lo que ya le conecta con Benalup-Casasviejas. Hijo de Carmen Pavón Perez, que a su vez era hermana de mi abuela Francisca Pavón Pérez, y de todos los Pavón Pérez que conoceréis por "los sucesos" . Romualdo Pérez Pavón era  trabajador de Astilleros, querido por todo el mundo, y más a raíz de la popularidad que obtuvo con la historia de los cruzados. A pesar de ser un gran trabajador a él se le atribuye una frase mítica para definir como son los días en Cádiz cuando están bonitos de verdad: "hoy hace un día para no trabajar en la vida"



Y aprovechando que el Barbate pasa por Benalup-Casas Viejas, que ayer hizo diez años de la muerte de Romualdo y que no tenía post preparado para hoy comparto con vosotros lo que he aprendido y recordado de Romualdo con la esperanza de que con vuestras aportaciones y recuerdos enriquezcamos, como el avecrem con el caldo,  este post. Os dejo con el famoso popurrit. Y ya sabeis nos seguimos viendo en los bares y leyéndonos en los blogs.



Mucha atención, señores, que ahora vamos a contar
la más grande cruzada que se pueda imaginar,
no crean que exagero, pues no suelo exagerar,
que todo es verdadero, ya usted lo comprobará.
La historia empieza un día, un día de calor,
que el cruzado Don Romualdo ir a la playa pensó,
se cuelga la sombrilla, la mesa, el flotador,
la nevera, doce sillas, la tortilla, el transistor
y con mucho interés le dijo a su mujer:
"Ana, coge a los niños ya.
Ana, nos vamos a bañar.
Ana, deja aquí el tanga
que el michelín se te puede descolgar".
Hubo que esperar más de una hora al autobus
y cuando llegó con sus diez hijos se montó.
Nada más subir se le cambió el color,
le entró hasta sudor,
había más gente allí que en el Japón
y cuando pagó le dio un ataque al corazón.
Maldito autobus, que ya cuestas tú,
más que el recibo de la luz.
Llegó al Hotel Playibiri,
playibiribiri, playibiribiri.
Le daba ya el fresquibiri,
fresquibiribiri, fresquibiribiri,
y al ver tantas cachibiris,
culibiris, tetibiris,
como buen satiribiri
ya se sintió mejor.
Mejor, mejor, pero Ana, que lo vio,
le dio, le dio, un cosqui, por mirón.
Qué linda alfrombra de oro y azul,
qué dioses viven en tu mar,
que cada cresta de tus olas
trae un piropo en un cantar.
Podría ser la mejor del sur
si se pudiera disponer
de un cuarto metro de tu arena
sin broza, mierda y peste a pies.
Y se fue a pasear, Romualdo,
por la orillita del mar descalzo.
Le dio un pisotón a un casco de cristal,
 con el gollete se cortó el juanete.
Se pringó tó de alquitrán, Romualdo,
con las piedras se escoñaba andando.
Con una colilla se quemó el talón
y con un rastrillo se dobló el tobillo.
Ahh, Iván, Iván, Iván, Iván, Iván.
Se le ha perdido ahora su hijo Iván,
lo que faltaba ya.
No está bañándose, no lo ven sus hermanos,
ni la mare que lo parió.
Romualdo el pobre estaba histérico,
llamando al niño, medio afónico.
¡ojú, qué sofocón!
Fue tan fatídica la búsqueda
que se le rebeló la úlcera.
¡Qué mal rato pasó!
a niña del altavoz, la una,
qué guasa tiene en la voz, las dos,
Con el viento y la torrot,
las pelotas y el reloj,
vaya coñazo le dió:
"En nuestro locutorio tenemos un pequeño.
Dice llamarse Iván
y lleva un bañador del piojito la jartá de encogío.
Rogamos a sus familiares pasen a recogerlo"
Ya más calmao va nuestro amigo a un chiringuito,
a refrescarse con Valdepeñas y un pescaito.
El camarero le puso un vaso en technicolor,
lleno de pringue, de no arrimarle nunca el jabón.
Un cocacola con papas fritas se tomó el niño,
él solamente su pelotazo de vino tinto.
El de la barra le vio carita de guachisnay
y el julandrón le clavó trescientas cuarenta y sais.
Siguió rulando, buscando un precio más enrrollao,
y terminó casi sin un duro y medio tajao.
Y tropezando, se fue cantando desafinao.
Y aunque nadie le hizo caso
siguió sus pasos, con su canción:
"Los bares te dan sorpresas,
sorpresas te dan los bares.
El chiringuito que está en la esquina
pone una tortilla con gusto a sardina.
Los bares te dan sorpresas,
sorpresas te dan los bares".
Dicen que los picapica no se dejan ver,
y que no tienen cabezas, ni manos, ni pies.
Pero Romualdo al bañarse,
sin verlo acercarse sintió uno en los huevos,
y otro por la retaguardia
le puso la espalda como un Nazareno.
Dicen que los picapica no se dejan ver.
Paliun, paliun, paliun, paliun.
Muere.
Paliun, paliun, paliun, paliun.
Muere.
Ay, qué cosita más mala Romualdo sintió.
Oh, qué será, qué será,
que el agua de esta playa nunca está fría,
que tiene ese pestazo a cañería,
que siempre voy nadando entre porquería,
que tengo que enjuagarme hasta con lejía,
y me doy refregones con estropajo,
porque me salen hongos hasta en el plumero,
y tengo ya más manchas, se lo aseguro,
que un papel de churros.
Qué será, qué será,
que en la arena tampoco se puede parar
porque se ponen con las paletas a jugar
y te saltan un ojo.
Ohh qué será, qué será.
A partir de mañana no vuelve a pisar
Don Romualdo la playa.
A partir de mañana seguro que ya
no le quedan más ganas.
A partir de mañana no podrá olvidar
tan terrible cruzada.
A partir de mañana no se bañará
ni en una palangana.
Lo mismo que si fuera un náufrago
se fue de la playa arratrándose,
con un cabreo de órdago
y de sus castas acordándose.
termina así nuestro héroe
su jornada cruel y ridícula,
todo lo que ha ido ocurriéndole
no se ve ni en las películas.
Y ya los Cruzados Mágicos
le ponen fin al capítulo,
recogen todos sus bártulos
y se despiden del público.
Qué me gustaría no ir mañana a trabajar
y no tener que dar excusas
para seguir contando las batallitas
que más me gustan.
Te digo adiós, esto se acabó.
Si no gustó, si eso, si eso
no gustó
Po ya me voy, po ya, po ya
ya me voy.
Con Don Simón, con Don, con Don
Don Simón.
Manteca colorá
Y ahora me iré, eeh, eeh,
a otro lugar, aah, aah,
para luchar, aah, aah.
con mi cruzada me voy a enrrollar.
Y volveré, eeh, eeh,
un año más, aah, aah,
que en Carnaval, aah, aah,
pa no venir me tienen que matar.
Lalalara, aah, aah,

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Esta lucha titánica.

Las Lomas pasado y presente. 3

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Un secreto

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. Y 8. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Ramón J. Sender y los exilios de Casas Viejas. 7. Por José Luis Gutiérrez Molina Grupo de Estudios Historia Actual

Juan Pérez Blanco Estudillo. 1