Los invencibles. "Que nos den la libertad"

Los invencibles del 33 es una comparsa muy especial para mí, creo que también para el pueblo, de la que tengo que escribir muchas cosas y voy a intentar hacerlo con un poco de orden.
En primer lugar decir que aunque la he seguido profusamente, no he colaborado con ella en el repertorio, sólo una pequeña introducción para el libreto, como se puede comprobar en el estribillo, en el cual intenté sin conseguirlo que desapareciera la palabra Seisdedos. 



El carnaval de este pueblo le debía una agrupación a los sucesos de 1933. Hace ya muchos años que ronda la idea, pero nunca había cuajado hasta la fecha. Hace poco salió en el entorno de Manolín Márquez y Santo este nombre de los invencibles, pero ha sido Diego el Carbonero, con su gente,  el que se ponga al frente del proyecto para que se haga realidad. Chano Cantero, Pinganillo como uno que aparece en la famosa foto de los veinte detenidos, lo dijo muy claro el viernes en el teatro: "Ha sido muy duro, hemos tenido que salvar muchos obstáculos, muchas dificultades, nadie nos quería escribir... pero lo hemos conseguido... y estoy muy nervioso". Me quedo con esa idea central: RETO SUPERADO. Y me parece que es algo histórico, que trasciende el carnaval de este año. 



En el anarquismo se valora el simbolismo nominalista, en este sentido el centro de Casas Viejas  adopta  el significativo nombre de “Los invencibles” en 1932.  Los invencibles era el nombre de un grupo anarquista parisino, que a su vez lo había tomado de otro irlandés, que combinaba su carácter agrario, con su carácter independentista en contra de la presencia inglesa en Irlanda según cuenta Clara E. Lida. Este nombre para los anarquistas de Casas Viejas siempre ha parecido contradictorio pues desde 1933 hasta la actualidad han acumulado muchas batallas perdidas, no solo la muerte, encarcelamientos y represión en enero del 33, sino el ninguneo de las víctimas, las falacias, las mentiras, la leyenda, el tabú y el manto de silencio que se extendió sobre ellos. En 1965 llegó al pueblo Mintz y comenzó una tarea de recuperación de la memoria y dignidad que esta cristalizando y consolidando ahora. Pese a las dificultades y obstáculos que han tenido que salvar, hasta el punto que a veces parecía que la famosa maldición de Casas Viejas iba a impedir que fuera una realidad estos invencibles, no han claudicado y le han dado un verdadero sentido al nombre de Los Invencibles.



Por eso, si normalmente los protagonistas de estos post sobre las agrupaciones son los autores, hoy lo va a ser un director; Diego el Carbonero, como dice Santo uno de los hombres más sanos y comprometidos con el carnaval benalupense.  Hace unos años ya pasó a la historia por obstinarse en el cambio de modelo de pregonero, el de alguien externo al carnaval por alguien de dentro, hecho que ha dado unos magníficos frutos como hemos podido comprobar este año por ejemplo, cuando consiguió que Carla Mintz fuera nominada para dar el pregón. Este año ha conseguido que el tema de los sucesos tenga el protagonismo que hace mucho tiempo debería de haber tenido. Y lo ha conseguido de una forma muy digna, las nuevas incorporaciones de voces y la mano de Pepino han hecho que suene muy bien. La letra es un compendio de diversos autores, destacando las del chiclanero Jose María García Fopiani "El Popi", que firma el repertorio y la música . El tipo, la presentación en el teatro, los complementos y la logística diaria es especialidad del director y, como es habitual en él, resulta de una gran altura. 



La presentación está escrita por Pepino y me parece que está muy bien lograda. El verso final "que nos den la libertad" resume perfectamente, no sólo la agrupación, sino que serviría, a mi parecer, para el lema o leidtmotiv de toda la historia de este pueblo. Los primeros dos versos también son escalofriantes: "ya está amaneciendo, se oscurece el aire". Un pasodoble de Alonso Ortega, el que en un principio iba a escribir el repertorio, sobre las víctimas donde aparece el nombre de casi todas ellas y la reivindicación de su memoria resulta conmovedor. Lo mismo que el dedicado a María la Libertaria, Miguel Pérez Cordón y Juan Pérez Silva que tantas lágrimas y sentimientos ha despertado.

Montaje realizado por Rosa Pérez Gil


Lo que más me gusta del repertorio es el popurrí. En él se narran los hechos del 11 de enero del 33 y el contexto en donde se dieron, pero sobre todo se insiste en la culpabilidad de un gobierno y un sistema que no sólo reprimió sus ansias de libertad, sino que intentó que no se supiera la brutalidad de la represión "y quemado resultó así un pueblo de verdad". Pero los invencibles a los que ellos representan y homenajean no sucumbieron, porque tienen claro que "la vida, una batalla aunque no la quieras"...donde "siempre tendrás que luchar". 



Con estos presupuestos no es raro que se hayan vivido momentos muy especiales y sensibles en esta comparsa como en el teatro, en lo de Cristo, Cádiz o en el Tato. Es comparsa de las de pelllizco, que va a pasar a la historia de este pueblo por no claudicar, por no dejarse vencer por las adversidades, por superar con dignidad todo un reto, justo y necesario. Decía un grande, José Luis Sampedro: "No es digno eludir las batallas necesarias; hay que empeñarse en ellas, vayan a ganarse o no." En el caso que nos ocupan no han sido licenciados en Historia, Literatura o Música quien lo han logrado, sino gente sencilla y normal de Casas Viejas. Gente que se merece nuestra admiración  y respeto, gente que lo han hecho "por tí, por mi y por todo el pueblo", gente que han luchado por su dignidad y autoestima Gente que no sólo conmueven con sus palabras, sino que también nos deberían arrastrar con su ejemplo. Por ellos me quito la gorra y en especial por su director Diego el Carbonero. El mismo Diego dice que no sabe afinar las comparsas, que no sabe escribir, que no se la da bien componer... como  otros, pero pese a todo eso tiene un entusiasmo, un optimismo de la voluntad, una perseverancia, un aguante y una resistencia que lo hacen imprescindible, insustituible e invencible en el carnaval de este pueblo. 
Un verso
Que nos den la libertad
Dos versos
Ya está amaneciendo
se oscurece el aire
Tres versos
Juan Pérez Silva sin justicia
se fue de este mundo
sin poderla encontrar
Cinco versos
Unidos podemos ganar para prosperar
siempre tendrás que luchar
por Casas Viejas y los invencibles del 33
mi homenaje va, este homenaje va,
por ellos va
Cinco versos
Y yo, como campesino y como comparsista
vengo denunciando, cumplí
porque yo pensaba desde muy pequeño
al viento sacarlo, para que el mundo conozca
la historia de mi Benalup
Seis versos
Prefiero vivir de pie luchando por lo mío
y no de rodillas sin ganas de ná
como Casas Viejas pagando caro su intento de cambiar
una vida de hambre y desgracias 
que el gobierno quiso tapar
y que gracias a nosotros no lo consiguieron



P.D.- Ah, se me olvidaba, "Y que nos den la libertad", que no nos rendimos, que somos invencibles.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

El patrimonio inmueble de Benalup-Casas Viejas. La casa de los Espina. 4

Las tradiciones se rebelan. Las huertas. 58

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. Cambios sociales. Paseos y fiestas. 16

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Los bares 17

La escalera el culo. 1