Las tradiciones se rebelan. Los hornos de pan para consumo familiar. 52

Foto Carlos Quijada
En la sociedad tradicional  el autoabastecimiento era muy común sobre todo en los lugares alejados de los grandes pueblos y ciudades. Por ello era normal que en los ranchos o que los carboneros y arrieros tuvieran sus propios hornos para confeccionarse sus teleras de pan.


Foto Paco Sánchez Moya
En el libro Las Tradiciones se rebelan de Luis Gómez y Rogelio Ruiz podemos leer: “El amasijo equivalía a preparar una cantidad de teleras de pan para toda la semana, la norma general era nueve, según los hogares cambiaban de tamaño.
Amasar es el arte culinario con el que elaboraban artesanalmente el pan de cada día, llegando a convertirse en la base de todo lo demás. 
Mientras en las panaderías sólo se fabrica pan, en aquellas casas de campo a través de los amasijos, se procesaba todo un estilo de vida. 
Comenzaba la elaboración, la noche anterior, poniendo un trozo de levadura diluida en agua con harina y sal, al que llamaban recentar. A la mañana siguiente se mezclaba con la cantidad necesaria de harina, agua y sal, formando con la masa una bola en el centro del lebrillo, utilizando para este menester. Con la fuerza de los puños la extendían a todo lo ancho del lebrillo, volviendo a formar nuevamente la bola en el centro, y así todas las veces que fueran necesarias hasta formar una masa homogénea. En los puños está el secreto del buen pan. Acto seguido se divide la masa en nueve trozos iguales con los que se elaboran las teleras.
Una vez terminadas las nueve teleras les daban varios pinchazos con un tenedor para el toque personal, similar a la firma de toda obra de arte. Luego las tapaban con un paño  llamado la macera, para poner sobre ella una manta y aportarle el calor necesario hasta alcanzar el lino. La manera de comprobar que estaban en estado de lino era dándoles tortazos que sonaran a hueco, también clavándoles un dedo a una de las teleras y que el agujero desapareciera totalmente. Era el momento de introducirlas en el horno previamente caldeado. Este era el momento en el que los ladrillos, que en unprincipio eran negros (debido a las cochuras anteriores), se vuelven blancos, señal inequívoca de encontrarse el horno a las temperatura ideal para la buena cochura del pan. Uno de los muchos problemas del pan de hoy en día, es la mala cocción que recibe, esto es algo axiomático”
Foto Paco Sánchez Moya



En el Benalup-Casas Viejas tradicional en los numerosos ranchos que vivían en poblamiento disperso, así como cerca de los chozos de arrieros y corcheros se instalaba un horno de pan para consumo local. Por supuesto que están desaparecidos y que las huellas que quedan son mínimas. No es cuestión de volver a amasar el pan en la propia casa, pero sí conocer esta forma de alimentarse que era una más de las distintas maneras que presentaba la economía de autosubsistencia, donde el dinero tenía mucho menos importancia que hoy en día. En el Facebook de las fotos antiguas y en el de las modernas hay bastante información sobre este tema.
Tere Roman Navarro:" En Cucarrete hay un horno de los antiguos donde mis abuelos hacían él pan y los roquetas en semana santa, nosotros vamos todavía en semana santa y hacemos los rosquetes camperos y las tortas de pan para comerlas para merendar calentitas con aceite y también mantecados riquísimos.... El horno se calienta echándole ramas secas y se le pone una tapadera a la puerta, luego se barre y se amontonan las ascuas en un rinconcito del horno y en lo que está barrido se meten las bandejas con los rosquetes o lo que sea y se le vuelve a poner la tapadera y cuando pasan unos minutos se miran a ver como van, el horno tiene en la parte de detrás un agujero que es el respiradero...... Cristina Montes De Oca López:" Al ver estas fotos, me dan mucha pena. Por que mi tío José el quinquelito, mi, "padre"Siempre me hablaba de cuando hacía el carbón, y me explicaba con lujo de detalles como eran. Hoy por desgracia ya no está entre nosotros para que me siga explicando como vivían ellos en esos tiempos.

Paco Sánche Moya: Horno de pan antiguo utilizado por carboneros y arrieros , cuando hacían la temporada del carboneo .

Comentarios

Entradas más vistas

Betty Kowalski ha muerto

Ha muerto Manolo Lago

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Cosiendo que es gerundio. 71

Las tradiciones se rebelan. Las parteras. 73

Volver a empezar