Blas Infante y Casas Viejas. 2

Vimos en la entrada anterior como Blas Infante vino a Casas Viejas tras los sucesos y se llevó un rosal que sembró en su casa la Alegría, que más tarde se heló. Luego por iniciativa de Juan Pérez Silva y Antonio Ramos Espejo, el primero volvió a sembrar un rosal de rosas blancas, era octubre de 2010. 

Dice Ramos Espejo: “ en  Aquel rosal de rosas blancas se perdió con el tiempo. Juan Pérez Silva (bisnieto de Curro Cruz, e hijo de María Silva y Miguel Pérez Cordón, ambos muertos durante la guerra civil), hacía años que me había expresado su deseo de reponer aquel rosal de su bisabuelo en el jardín de Blas Infante. Juan, aficionado a la jardinería, salió un día de su casa en San José del Valle (Cádiz). Traía un rosal de rosas blancas. Este hombre, que ha dedicado su vida a buscar el paradero de su madre, fusilada, al parecer cerca de la laguna de la Janda, se encontró en Villa Alegría con María de los Ángeles Infante. Y allí, con Carmen Mejías (directora del Centro de Estudios Andaluces) de testigo, quedó sellado el encuentro entre María y Juan, representantes de estas dos históricas familias”.



El rosal se ha convertido en una de los atractivos de la casa de la Alegría en Coria. El 4 de abril las mujeres de Amebein pudieron verlo y Caty me mando la foto. Esta anécdota del rosal es muy conocida (también se cuenta en el ECCV de B-CV), hasta la han utilizado para resucitar un sorprendente independentismo andaluz, quizás menos conocido es que con quien contacto fue con el maestro Pini, Salvador Barberán Romero, el hijo de Antonio Barberán Castellet que había sido asesinado. Y que poco después en un mitín que dio en Sevilla Blas Infante se quejó de que los propietarios hicieran una iglesia tan faraónica como la que estaban haciendo en Casas Viejas, mientras los jornaleros se morían de hambre. Sobre eso irá el próximo artículo de esta serie.



En la edición  del Periódico el Liberal del día 28 de febrero, otra curiosa coincidencia, aparecía la crónica del mitin que os comentaba en la entrada anterior de la serie. El mitin tuvo lugar en el Frontón Betis, organizado por Izquierda Radical Socialista, encabezado por sus dos líderes Eduardo Ortega y Gasset y José Botella Asensi y presidido por Blas Infatne. Le pido información sobre el mitin a José Luis Gutiérrez Molina y me comenta: “Izquierda Radical Socialista fue el partido creado en 1932 por el sector más a la izquierda del Partido Radical Socialista. Manuel Azaña vetó su presencia en el Frente Popular, sin embargo los de IRS no presentaron candidatura y pidieron el voto para el FP. Bueno, Blas Infante siempre había coqueteado con los partidos de izquierda republicanos. Sus Juntas Liberalistas de Andalucía formaron candidaturas en 1931 con el Partido Republicano Federal. Como un mismo candidato se podía presentar por diversas circunscripciones, en junio de 1931, Infante lo hizo dentro de la Radical Socialista en Córdoba. Así que no era rara su presencia en aquel mitin, presidiéndolo. Además en aquellos años los diputados valían más que las burocracias de los partidos, al revés que hoy”.



Se puede leer en el citado periódico “Con muy numerosa concurrencia se celebró en la mañana de ayer el anunciado mitin del partido de izquierda radical socialista en el Frontón Betis. Presidió don Blas Infante, quien comenzó justificando su asistencia a este acto, para negar, con su actuación de una organización política de carácter nacional, las aspiraciones separatistas que se le atribuyen. Señalo al actual Gobierno un criterio vacilante, que le ha impedido llegar a una normalidad republicana… Tildó de confusa la ley de reforma agraria, que ha desconcertado a los propietarios labradores y no ha satisfecho a los obreros de la tierra. 
Pidió la expropiación inmediata de los latifundios y su entrega al pueblo. De haberse hecho esto oportunamente hubiéranse evitado –dijo- tragedias como la de Casas Viejas, donde se dio el contrasentido de levantar una costosa iglesia cuando los trabajadores desfallecían de hambre…Expuso el hecho de que la República haya suprimido la autonomía que reconoció a los municipios Primo de Rivera, y en el orden público haya defraudado los anhelos populares que florecieron el 14 de Abril.” 



Más que la actitud crítica de Blas Infante con la coalición de Izquierda Socialista con el PSOE me llama la atención que pusiera su acento en “el contrasentido de levantar una costosa iglesia cuando los trabajadores desfallecían de hambre…” Efectivamente, aunque en la financiación de la iglesia había participado mucha gente van a ser los propietarios los que corran con el gruesso de los gastos y así aparecen simbólicamente su nombre en la basa de las columnas que forman las archivoltas y en sendas placas del interior del edificio. 



Antonio Luis Rodríguez Cabañas lo recoge así: “Aunque hay una gran colaboración por parte del pueblo, los ingresos son explicablemente escasos por la pobreza de la mayoría de la población. Hay algunas ayudas importantes de personajes influyentes como los condes de Bustillo. Doña Josefa Pardo de Figueroa también realiza una importante labor de apoyo a la edificación de la iglesia. O incluso el propio Curro Cruz “Seisdedos” colabora en la tarea aportando una peseta”. Pero la relación del anarquismo con la iglesia no se va a limitar a este mitin de un tal día como hoy de hace 85 años. En 1915 el protagonismo va a volver a ser para ambos, como tendremos ocasión de comprobar en el último post de esta serie a publicar próximamente. 

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Barberanes en el mundo. 1 Por Carmen Barberán

El habla de Benalup-Casas Viejas. Tareas de la casa y mobilario. 36

El habla de Benalup-Casas Viejas. La vivienda. 37