Maratón de lectura. Los sucesos de Casas Viejas: Crónica de una derrrota

Alejandro Pérez Guillén, el bibliotecario, propuso que este año el maratón de lectura en conmemoración del aniversario de los sucesos se hiciese sobre el libro Los sucesos de Casas Viejas:Crónica de una derrota. En el IES Casas Viejas decidimos que en vez de obligar a los primeros cursos a leer unos textos que, posiblemente, no les interesaban, lo íbamos a hacer con los alumnos de segundo de bachillerato y con aquellos voluntarios que tuviesen familiares entre los protagonistas.
La verdad es que como escribió José Luis Gutiérrez Molina "La lectura pública del libro recién aparecido de Salustiano Gutiérrez, que se promete más que emotiva" el acto ha resultado muy interesante y sensible.  Álvaro Montiano leyó la biografía de sus dos familiares Juan y Manuel García Benítez, los dos hermanos que junto a su tío Manuel Benítez Sánchez fueron llevados del callejón de San Blas a la corraleta de Seisdedos. Sandra García Barberán lo hizo sobre su tatarabuelo Antonio Barberán Castellet, el anciano que fue asesinado por la patrulla de guardia de asalto  dirigida por el teniente Sancho en la calle Medina. 



Especialmente significativo para mí fue la lectura de la biografía de Pedro Moya Paredes, aquel que no quería que hubiera fotografías sobre él. Lo leyeron sus descendientes los hermanos Jesús y Leticia Collantes Moya. Igual de emotivo fue la lectura de Nerea Durán Vera sobre la familia Durán, una de las más importantes en el mundo anarquista de la época, uno de los cuales murió en Mauthausen y otro su bisabuelo Antonio volvió a Daya Vieja en Alicante terminada la guerra. Ivan Cepero leyó el pérfil de su bisabuelo Juan Pérez Blanco, uno de los pocos representantes de la clase media en aquella época y Carmen Mª Cruz el de Antonio Cruz el Tariero. Mei Espinosa y José Ramón Romero González leyeron el perfil del Gallinito, Antonio Cabañas Salvador. Roberto Lozano Pinto leyó el de su familiar Juan Pinto, el jornalero que fue asesinado en la corraleta, posiblemente porque no encontraron a su hermano. Vicente Fabero Vela leyó sobre su familia Vela Lara y las hermanas Cristina e Inés Labrador leyeron sobre su abuelo Andrés Candón Quirós, que afortunadamente ha dejado de ser Anónimo. 



También ha sido muy especial que Marta Díaz Cortabarra leyera el perfi de su tatarabuelo Bernardo Cortabarra Romero, una de las pocas personas ilustradas y carnavalera de la época. Elena Ríos Pozo leyó sobre un grupo juvenil, feminista y anarquista llamado Amor y Armonía. María Herrera Romero lo hizó con un familiar que murió en Mauthausen Antonio Lino Reyes y los dos Salustianos Gutiérrez (padre e hijo, licencias de Juan Palomo) leyeron sobre Juan Estudillo Mateos, el "santo anarquista" que estuvo en la cárcel en 1915, 1933 y que en el 36 se tiró a un pozo antes de que lo detuvieran la legión mora, a la que tanto temía, siempre perseguido por el miedo.  Terminaron este turno Alejandro Pizarro, Alejandro Peña, David Flor y González sobre Jerome Mintz, el antropólogo que tanto ha contriubuido al conocmiento de estos hechos.No podría terminar el acto de otra forma.



Por la tarde de cuatro a siete les tocó el turno a gente adulta. Leyó bastante gente, que yo sepa lo han hecho Gemma Durán, Mara Borego, Pilar García, Juan Gardón, José Flor,  Karel Rusek, Manolo Montiano, las mujeres miembros del grupo Amor y Armonia Carmen Lago, Luisa Pérez y Rosa Pozo... y tres personas que han venido de fuera a leer el perfil de sus familiares. Antonio Rivas Cabañas, el del líder de la FAI Gallinito, Rosa Pérez Gil la nieta de María Silva Cruz y Miguel Pérez Cordón y Ana Payés Cabeza la hija de Ana Cabeza Valle, cuya relación con los sucesos se enteró a través de este blog y cuya historia nos falta por conocer, pues por mucho que lo intentamos no conseguimos ponernos en contacto con familiares de la tercera que aparece en la fotografía Francisca Ortega Revilla. Hacía tiempo que no lloraba tanto, a veces necesitamos darle riendas suelta a nuestros sentimientos y a mi me tocó esta tarde del 11 de enero de 2017. No se me olvidarán en la vida a Antonio Rivas Cabañas sentirse tan orgulloso de su familia, a Rosa Pérez Gil rompernos el alma y a Ana Payés Cabeza ser tan sincera y directa. Gracias a los tres he disfrutado y llorado como un enano. ¡Me hacía falta! Me he acordado de Antonia Jordán Casas cuando decía que los libros nunca podrían llegar a entender lo que ellas habían sufrido.

Ana Cabeza Valle, Francisca Ortega Revilla y Manuela Lago Estudillo


En definitiva, el maratón creo que ha sido una forma efectiva de superar ese miedo insuperable que ha caracterizado a esto hechos, ya que durante mucho tiempo en la familia de muchos de los que han leído ni se podía ni se debía hablar sobre estos hechos.



Luego hicimos la ruta por los lugares de los sucesos y asistimos a la dramatización de los hechos en los propios sitios, pero eso es tan espectacular e impresionante que se merece un post para este evento en exclusividad

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Las guarderías. 24

Los últimos 40 años

El pregón de D. José Romero Bohollo. La década de los sesenta. 2

El maratón es un evento maratoniano

Las tradiciones se rebelan. El palmito. 62

El habla de Benalup-Casas Viejas. Formas de ser o estar peyorativas. 33