Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Participantes en la contienda. 2

El segundo capítulo de esta serie va a versar sobre los casaviejeños que lucharon en la Guerra Civil, tanto en una zona como en la otra. Antonio Cazorla en el libro de referencia de esta serie Miedo y Progreso, los españoles de a pies bajo el franquismo sostiene que:

“La participación en la Guerra Civil no estuvo marcada automáticamente por sus condiciones sociales, culturales o políticas. El muy diverso campesinado vasco, gallego y castellano formó el núcleo del ejército de Franco; pero también lucharon con los rebeldes centenares de miles de campesinos sin tierra del sur, que fueron enrolados a la fuerza cuando la zona fue tomada, a sangre y fuego, en las primeras semanas del conflicto por el Ejército de África. Las tropas republicanas, por su parte, se nutrieron de los centros urbanos y del centro-levante peninsular, además del foco de Asturias, Santander y la costa vasca. En la guerra, la gente combatió más a menudo donde se le forzó a enrolarse que donde eligió hacerlo. Es más, la mayoría ni se presentó voluntaria ni nunca quiso combatir”



Para el caso de Casas Viejas valen estas consideraciones, pero con algunos matices. En Casas Viejas no hubo Guerra Civil, el golpe triunfó desde el 18 de julio, pronto se presentó en el pueblo la falange de Medina, mataron a tres casasviejeños socialistas, asaltaron la sede de los dos sindicatos y anunciaron que todo el que hubiera participado en los sucesos se tenía que presentar en el cuartel de la Guardia Civil. La reacción de los casaviejeños más implicados políticamente, no se hizo esperar, a través de Alcalá y la Sauceda huyeron a la zona republicana. Hay contabilizados alrededor de un centenar, pero la gran mayoría no participó en acciones de guerra, sino que trabajo en el campo o se buscó la vida en lo que podía, prueba evidente de que la huida a zona republicana se debía más al miedo que a razones ideológicas. 



Hubo gente que si lucho en las tropas republicanas. Aunque hubo constancia de dos  casaviejeños en Madrid, uno en Barcelona, cuatro en Alicante y  seis terminan la guerra en Valencia; la mayoría de los huidos pasa un periodo largo de  contienda en Andalucía: cinco en el frente de Jaén-Granada y otros siete en el de Pozoblanco, el más activo para los benalupenses. No obstante, más que la participación en los distintos frentes de guerra, lo más relevante de aquellos que deciden salir de Casas Viejas hacia zona republicana fue su estancia como ciudadanos civiles: la mayoría siguen trabajando en el campo, los hay que ponen tienda, bar o se dedican a otras actividades. Es característico que muchos de ellos, pese a que ya tenían unidad familiar o proyecto de hacerlo en Casas Viejas, por los avatares de la vida, forman otra en  zona republicana. Eso generó siempre conflictos. Pero lo más original y característico de estos casaviejeños en la zona republicana fue su inclusión como miembros de colectividades agrarias de inspiración anarquista. Aquel proyecto que había fracasado en el 33 y que también lo iba a hacer en el 36-39. Se dio el caso también de los que estando enroladas en las tropas rebeldes o golpistas se pasaron a la otra zona, como los casos José Lino Reyes, José Barberán Lara, Gaspar Espinosa Morillo,  José Durán Fernández, Joaquín Gómez Clavijo o Antonio Quiñones de Gómar, que fueron considerados desertores pagando con la cárcel sus familiares la acción. 



Se contabilizan también en torno a un centenar los que que participaron en la guerra con las tropas nacionales, rebeldes o golpistas. De los cien casaviejeños que lo hicieron tenemos un documento con noventa que en marzo de 1939 (el último mes de la contienda) se encontraban luchando en zona rebelde o nacional  y que tenían derecho al citado subsidio por cumplir las condiciones económicas y familiares exigidas. Se trata de personas de extracción humilde, que se vieron forzados a alistarse en el bando rebelde. La mayoría pertenecerían al reemplazo correspondiente. Domina la apolitización y el poco compromiso ideológico. Una vez terminada la contienda, los de esta lista,  muchos siguieron enrolados en el ejército durante cuatro o cinco años más, pues el periodo de instrucción continuó durante mucho tiempo. Su extracción humilde y las duras condiciones de la postguerra no los hizo disfrutar de las supuestas ventajas de los vencedores. Otra característica es que abundan las familias donde unos miembros participaron en un bando y otros en el contrario, resaltando este carácter fratricida y cruel que tuvo esta contienda. La lista de combatientes relacionados con personajes que lucharon en la zona republicana  es amplia. Así aparece Francisco Moya Paredes, hermano de Pedro, José Pavón Pérez (hermano de Miguel, Sebastian o Antonio que lucharon en zona republicana),  Francisco, Juan y Miguel Quijada Pino hermanos de Manuel que murió en los sucesos en el 33, Pedro y Antonio Gutiérrez Rodríguez hermanos de Francisco, Curroestaca, que participó en la guerra en el otro bando, Manuel Mañez Candón, cuñado de Pedro Moya, Manuel González Pérez, hermano de Pepe Pilar, Francisco Cantero Esquivel, Pinganillo detenido en el 33 por su intervención en los sucesos o José Zumaquero Montiano, hijo de Gaspar muerto en 1915 o hermano de Balbino muerto en enero del 33. 



Parece claro que no se puede establecer una dicotomía basada en clases sociales,  condiciones económicas o principios ideológicos en la participación en la contienda. Otra cosa será con la llegada de la victoria, como veremos en el próximo capítulo de esta serie. 

Comentarios

Entradas más vistas

Hasta que no encuentre el jato, los huevos te ato, Pilato.

Casas Viejas en el festival de cine de Málaga

Intervención con motivo de la concesión de la medalla honorífica de Benalup- Casas Viejas. José González Benítez. 3

Discursos institucionales medalla honorófica 2020. Por un pueblo mejor. José Luis Pérez Ruiz. 2

Discurso de aceptación de la medalla. EL BUCLE DEL TIEMPO. Salustiano Gutiérrez Baena. Y 4

Federación de Comunidades de Campesinos de la provincia de Cádiz

Siempre sirviendo