Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencidos. Contrarreformas. 4

Primer tractor que llegó a las Lomas
Durante el franquismo, Benalup de Sidonia progresó muy poco, quedó abandonado en el sueño de los justos. La carencia de infraestructuras y equipamiento, el estado de las calles o la dotación de servicios públicos no mejoró significativamente en los cuarenta años del franquismo. Los proyectos de segregación, del nuevo cementerio, de la sustitución de las chozas o de la creación de escuelas (por poner solo algunos ejemplos), fueron postergados hasta que llegó la transición. Hay quien ha planteado que fue una especie de castigo por el atrevimiento de estos campesinos.  



Se ha aludido ya que la Guerra Civil  acaba con el estado republicano instaurando  otro diferente de carácter totalitario que se desarrollará y consolidará durante el franquismo. La creación de esa nueva organización estatal se hace en base  instituciones y leyes nuevas y distintas a las republicanas llevándose a cabo una auténtica contraofensiva legislativa. El campo más característico y que más afecta a Benalup de Sidonia es el agrario.



El primer gran problema con el que se encuentra el nuevo  estado es el representado por las Comunidades de Campesinos. Las  tierras que habían sido expropiadas a sus dueños fueron rápidamente devueltas, pero otra cuestión eran aquellas de titularidad estatal. Nadie sabía qué hacer con los colonos y la Cooperativa de Malcocinado. El gobierno menos y tardó diez años en reaccionar. A finales de los cuarenta se toman dos decisiones: desmantelar la cooperativa y crear un pueblo nuevo sobre el  ya existente creado en la República en base a la antigua Yeguada Militar. Al igual que la de Malcocinado la de Tahivilla y Torrecillas y Pedregosillo permanecieron en manos de los campesinos. Aunque estos proyectos comunitarios no serían viables en el futuro, el régimen no sabía qué hacer con ellos y poco a poco se fueron transformando en propiedades privadas. 



Después de la Guerra Civil y con la victoria de los sublevados se acabaron los proyectos de reforma agraria de carácter social. Habría que esperar a los años sesenta para llevar a cabo un  nuevo intento de solucionar el problema agrario en la zona. En este caso de carácter técnico. Este llegó con la desecación de la laguna de la Janda y la finca las Lomas. Dice Mintz en Coplas de carnaval…: "¡Qué diferente era la percepción de los sofisticados gerentes en Las Lomas, mientras estudiaban los datos de producción y el uso más eficiente de la fuerza laboral, del trabajador que todavía consultaba a los terratenientes con consideración y cuidado! ¡Qué distantes eran ambos de las ahora olvidadas visiones de los anarquistas y socialistas que habían luchado allí una generación antes para trabajar la tierra comunitariamente y compartir su cosecha!"

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 81

Aprovechando que el Celemín pasa por Benalup-Casas Viejas

Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Manuel Sánchez Olivencia "Sardiguera". 29