El habla de Benalup-Casas Viejas. Geografía e Historia. Toponimia. Benalup-Casas Viejas. 19

Desde 1998 este pueblo se denomina este pueblo oficialmente Benalup-Casas Viejas. En el pleno conmemorativo de la segregación, el 20 de marzo se aprobó dicho cambio.
El informe que había preparado Antonio Luis Rodríguez Cabañas concluye de esta forma:“ El nombre de Casas Viejas es evidentemente el más conocido en esferas que sobrepasan incluso los límites nacionales, como he señalado, dándole al pueblo una gran proyección exterior. El nombre de Benalup atiende a otras razones históricas con toda seguridad de mayor antigüedad, y que también impregna al pueblo con señas de identidad significativas en su devenir histórico, evitando el complemento de Sidonia que califica al pueblo con una denominación que tuvo durante un corto espacio de tiempo, ya que el castillo y alquería solo tuvo el nombre de Benalup, y que conlleva unas connotaciones de dependencia de las que el nuevo municipio se ha desligado, entablando otras relaciones más acordes con su realidad actual y más beneficiosas para ambos municipios“.



Como decía la crónica de El País:"La propuesta de nueva nomenclatura de Benalup contó con el apoyo de los 11 concejales del PSOE y la abstención de Eduardo Pérez y José González, portavoces y únicos representantes de Colectivo Ciudadano (ex andalucista) y de Izquierda Unida. Ambos propusieron celebrar un referéndum para que el pueblo decidiera qué nombre debería llevar". La polémica en torno al cambio de nombre fue importante y los dos sectores se movilizaron ampliamente. Recuerdo que se me pidió ayuda para que defendiera públicamente la idoneidad del cambio. Fue otra de las muchas polémicas que ha habido en torno a los sucesos de Casas Viejas y que refleja los intentos de manipular el pasado para condicionar el presente o que las heridas no están cicatrizadas. 



Lo cierto es que la denominación se ha ido imponiendo, no obstante los sectores más conservadores lo denominan Benalup a secas y los más progresitas y gente mayor Casas Viejas sólo. Hay una minoría que propone llamar a esta población de esa forma. El 31-1-1981 en ABC se puede leer:"Según el corresponsal de la Cadena Ser, el diputado provincial de Cultura, Mariano León Moreno, ha informado que va a proponer a la Diputación, para que a su vez lo haga al Consejo de Ministros que la localidad gaditana de Benalup de Sidonia cambie este nombre por su original de Casas Viejas". Mariano León Moreno era jerezano perteneciente al partido andalucista, que luego se pasó al PSOE.



La significación de la medida fue amplia. Francisco Correal fue el periodista del País que firmo la crónica. "Con esta nueva nomenclatura de Benalup-Casas Viejas, aprobada ayer en un pleno extraordinario, quieren también lograr una segregación mucho más compleja, la de esa herida del pasado que consideran suficientemente cicatrizada". Eva Díaz la periodista del Mundo en su crónica de 22-3-1998 captó a la perfección el espíritu de la medida: "Benalupenses o casaviejeros. Esa debería ser la cuestión, pero en la mayoría de sus habitantes no crea sino indiferencia. Sólo los que lo sintieron en su piel mantienen cierta división, por lo que los mediadores apuestan por una alianza de ideologías simbolizada por ambos gentilicios". Lo cierto es que en este topónimo está parte de la historia de este pueblo. En primer lugar porque representa la eterna polémica a la que estamos abonados, los problemas de su historia que aún no tiene resueltos. Lo dice José Luis Gutiérrez Molina en su artículo Ramon J. Sender y los exilios de Casas Viejas: „Más de setenta y cinco años después, la tragedia sigue sin resolverse en el inconsciente colectivo de los habitantes de la actual Benalup-Casas Viejas. Un nombre dual que quizás signifique algo más que la expresión de un consenso. La representación de una ambivalencia todavía no resuelta...“




Que la herida no está cicatrizada o que el problema sigue sin solucionarse lo demuestran ejemplos como el cajonazo que se le dio a la declaración de BIC de los lugares de los sucesos, la imposibilidad de restituir a su lugar original el monolito que colocaron los anarquistas en el cincuenta aniversario de los sucesos, la inexistencia en el casco antiguo de una placa o un cartel que recuerde o identifique los lugares donde ocurrieron como el cementerio, el sindicato, la pensión San Rafael o el antiguo cuartel de la Guardia Civil, el hecho de que el nombre de las calles recoja el de los ganadores de la contienda que significó  los sucesos y siguió con la Guerra Civil como San Juan (el patrono del duque de Medina Sidonia y al igual que otros pueblos de su dominio la calle principal del pueblo llevaba ese nombre), San Francisco, San Elías o Plaza de Nuestra Señora del Socorro responden a motivos religiosos, o la calle Rafael Bernal y Don Manuel Sánchez a personajes importantes en la vida política de la localidad (el primero fue el coordinador de la junta de obras encargada de la realización de la iglesia, la mano derecha de la marquesa de Negrón y el segundo maestro y alcalde en la postguerra), mientras no hay nada en el casco antiguo (excepto el ECCV en la calle Nueva) que recuerde o indique que allí ocurrieron los hechos más mediáticos y conocidos de la historia del pueblo o la negativa de muchos familiares a hablar del tema o la percepción, todavía, entre la gente mayor más conservadora como algo peligroso, pernicioso, nocivo o tabú. Me resulta curioso como en la amplia campaña publicitaria en torno al complejo del campo de golf solo se hable del topónimo Benalup. (Me comunican que ya le han añadido Casas Viejas a Benalup, me alegro)



Personalmente opino que el topónimo Benalup-Casas Viejas es fruto de ese conato de consenso absoluto (imposible bajo mi punto de vista) que resultó ser la transición española. Este pueblo es el que  más veces ha cambiado de nombre en tan corto espacio de tiempo y el que mejor refleja su historia. Aunque, a nivel general, Benalup es el más utilizado y Casas Viejas queda como un calificativo de segundo orden, como el de la Frontera o Sidonia o Gazulez o Rivera  en los pueblos cercanos, la dualidad del topónimo expresa la contradicción a la que este pueblo lleva mucho tiempo abonado. Quiere no recordar, porque así se lo impusieron a través de la represión y la propaganda, pero sabe que no puede olvidar. 

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Nuestros revolucionarios. Medina Sidonia. Por Eduardo Ángel Ruiz Butrón

Las tradiciones se rebelan. Las tunas. 81

Betty Kowalski ha muerto

Aprovechando que el Celemín pasa por Benalup-Casas Viejas