El habla de Benalup-Casas Viejas. Historia. Sopacas. 20

Sopacas en Casas Viejas a finales del siglo XIX. Foto Diario de Cádiz
Quizás la palabra que más me gusta y más he investigado sobre el habla de Benalup-Casas Viejas es SOPACA. Segadores malagueños que vienen en verano y algunos se quedan a vivir en el pueblo dedicándose el invierno a las tareas del carbón, los hay en todos los pueblos de la comarca de la Janda y de la campiña de Jerez. Pero en Casas Viejas tienen una significación especial, pues contribuyen a la formación del pueblo, constituyendo junto con los jornaleros asidonenses los dos aportes demográficos más importantes en el poblamiento de aluvión con el que apareció este pueblo, ligado a la desamortización, los repartos y el problema agrario. En el facebook de Historia de Medina en imágenes me ayudan con el siguiente comentario: José Sánchez Espinosa:" Los Sopacas eran originales del Valle del Genial, segadores que venían a la zona de Casas Viejas, "
Como  plantea Bernal: “la presencia de estos forasteros era fundamental cuando en los momentos álgidos, la demanda de brazos se multiplicaba y no era suficientes los recursos disponibles…”. Es decir, el término está ligado al tipo de latifundio clásico que se impuso tras la desamortización , que demandaba mucho trabajo en épocas de recolección, pero que creaba miseria, desigualdades e inestabilidades políticas. Es lo que conocemos con el término del problema agrario. 
El de la izquierda de la foto es Juan Flor Carmona (hermano de Barbarita ), en el centro Bernardo Castellet Grimaldi  y el de la derecha Pepe Gutiérrez apodado Pepe el colilla. Tres segadores en Malcocinado



En cada pueblo de la Janda los llaman de una forma y vienen de unos pueblos concretos, ya que las cuadrillas se apalabraban de unos años para otros. Por ejemplo en Alcalá los conocían como los yunqueranos (que venían de Yunquera, Málaga) o los tolitos (De Portugal). Dice Juan S. Lobón:" Según mi familia, algunos del pueblo vecino de Cortes. Había un dicho de aquella época que decía mas o menos: El que de Cortes bajó y en Alcalá su tripa llenó no se acuerda ni de la madre que lo parió".Jose Garcia del Pino "Yo los conoci trabajando desde que salia el sol hasta que se ponía, y una cosa que yo admiraba de ellos es como guisaban con leña en medio de un rastrojo y jamas vi un fuego salido de los segadores" En Medina un grupo importante provenían de Tolox y los llamaban los toloxeños. En Tarifa los guareños de Guaro. En Tarifa guaces (de Guacín) o guareños de Guaro



En el libro de las tradiciones se rebelan sobre Tarifa los autores Rogelio Ruiz y Luis Gómez dicen: “al ser la siega una tarea que necesitaba de una ejecución rápida era preciso mucha mano de obra especializada que llegaba en aquellos días desde la provincia de Málaga y más concretamente de la comarca de la Axarquía. Estos duros trabajadores dormían en los rastrojos a la intemperie y de no tener algún pozo o río cerca se pasaban semanas enteras sin bañarse”

Eduardo Pérez Ruiz  y Luisa Torres del Rio. Archivo familiar.


En Alcalá sin embargo estos segadores malagueños procedían de la Serranía de Ronda en concreto de  los pueblos de la Yunquera, Tolox, Alozaina, Alpandeire...  Como cuenta Agustín Coca en los Camperos: “Desde estas comarcas los trabajadores serranos cruzaban a través del término de Cortes de la Frontera a las Sierras del Aljibe, en durísimas jornadas, hasta llegar a los valles del Barbate y campiñas de Jerez de la Frontera, Arcos de la Frontera o Medina Sidonia. Vinieron muchos jornaleros procedentes de los pueblos de las campiñas vecinas y de la Serranía de Ronda que tras emplearse como temporeros en la recolección del trigo, pasaban a ser carboneros, quedándose definitivamente en el pueblo". 



Los que se especializaron a venir a Casas Viejas y muchos a quedarse eran fundamentalmente del Valle del Genal. Casi todos los pueblos de este valle aportan contingentes demográficos a la creación del pueblo, pero hay que destacar Algatocín, en una primera fase, de hecho en los 20 años estudiados de finales del siglo XIX una media de 50 abuelos paternos y 70 maternos proceden de este pueblo. En la actualidad Algatocín tiene 971 habitantes, pero llegó a tener en 1887 2159, antes que la Filoxera propiciara el masivo éxodo rural. Sin embargo, a finales de siglo el número de padres/madres residentes en Casas Viejas naturales de este pueblo es menor que otros, lo que demuestra que en una segunda fase, pueblos como Juzcar (46 padres/madres residentes en Casas Viejas), Guaro (40), Jubrique (31), Monda (25), Farajan (21) o Alpandeire (19) también tienen una gran importancia en la formación de este pueblo. Jubrique tiene actualmente poco más de 800 habitantes, pero en 1846 llego a tener 2698.



No se sabe a ciencia cierta la etimología y la procedencia del término sopaca. Hay varias teorías. La primera la relaciona con el gazpacho, la comida por excelencia de estos segadores. Se trata de una gran variedad de sopas, más o menos densas y de diversa composición que estos segadores  preparaban en el propio tajo de siega, pues sólo tenían que llevar en las alforjas, el pan, el cuerno con el aceite, el de la sal, los tomates, pimientos y ajos. Además era ideal para nutrirse y poder seguir desempeñando su labor en el campo “de sol a sol”. Marcos Ramos en La comarca de la Janda dice. “Sopaca o Zopaca.- Era el trabajador temporero para la siega proveniente de la serranía de Málaga y cuya base alimenticia eran las sopas frescas; el pan y el aceite eran parte de su salario”



También hay quien opina que el nombre le viene por sus especiales vestimentas. Por unas alpargatas que llevaban o por sus características camisas blancas de manga larga, sombreros de paja…  que les daban un aspecto propio de desaliñados, harapientos y miserables. Andrajosos, garrapatosos, mangurrinos… se les llama en otros lugares. Dice Agustín Coca: “Aún recuerdan los segadores de estos pueblos sus penosas caminatas, con los ceretes de higos, seguidos por el ropero o mulos que llevaban las camisas limpias para las vestidas, en ese peregrinar de tajo en tajo…” De todas

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Barberanes en el mundo. 1 Por Carmen Barberán

El habla de Benalup-Casas Viejas. Tareas de la casa y mobilario. 36

El habla de Benalup-Casas Viejas. La vivienda. 37