El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18



En la página del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas se puede leer:"El origen del topónimo “Casas Viejas” se desconoce, pero se piensa que proviene de la gran cantidad de chozas de campesinos que albergó y caracterizó la población". No estoy yo demasiado de acuerdo con esta interpretación. Es cierto que el pueblo como tal se creó en la primera mitad del siglo XIX a base de asentamientos incontrolados, a base de chozas.  El error parte de Mintz, cuando en los anarquistas de Casas Viejas dice:"El nombre de Casas Viejas se debe a la gran cantidad de chozas y barracas de campesinos que albergó y caracterizó a la población". Hoy sabemos que antes de chozas hubo unas casas viejas. 



Las primeras referencias escritas son de 1555, donde se habla del "sitio de Casas Viejas" para referirse a la existencia de una ermita y una venta en la Cañada Real que iba desde Medina a Algeciras. Estas aparecen en el testamento de Domingo de Tebas recogida por Francisco Martínez y Delgado en su Historia de la Ciudad de Medina Sidonia  "La ermita de Nuestra Señora De Socorro en el sitio de Casas Viejas.... fue fundada por D. Fr. Domingo de Tebas, clérigo. En el testamento que éste otorgó ante Juan Fernández, año de 1555, hace memoria de tener fundada esta ermita y señala por patrono de ella a Alonso Sánchez Selaya, su sobrino." 



En la explanada una ermita, que luego se convertiría en iglesia, debajo de la cuesta, lo que hoy es la calle San Elías una Venta. La primera noticia de esta venta es de 24 años después que la de la ermita. También la encontramos en Martínez y Delgado : “Muerto el Rey D. Sebastian de Portugal en África, quedó cautivo en ella D. Juan de Silva, embajador de aquel reino. Logró su libertad y desembarcó en Gibraltar para restituirse a Lisboa: en su tránsito pasó por Medina, en la que, y antes en la ermita de Casas Viejas de este término, se le regaló y obsequió mucho, como a su comitiva, y fue muy lucido su recibimiento el día 3 de enero del año 1579”. Durante el siglo XVII y XVIII el poblamiento continuó siendo discontinuo y disperso, conjugándose la agricultura de subsistencia de los huertos, con la de secano de los latifundios y, con carácter predominante, con la ganadería extensiva. 



Son diversos los topónimos que se utilizan para nombrar a las entidades menores de población, aquellas que no tienen la entidad de un pueblo o aldeas, entre ellas habría que citar el hornillo (lugar donde hay hornos de pan), el lugar, el sitio, el pago, el caserío o las casas. Este último es el que más éxito tuvo en el caso que nos ocupa. El conjunto de casas que había en este lugar fueron bautizadas popularmente como viejas y la denominación tuvo tanto éxito que ha llegado hasta la actualidad. Ese carácter popular del nombre, esa adcripción a la gente corriente… contrasta con la oficialidad que quiso en su momento, y lo consiguió, cambiarle la denominación por la más “histórica”, pero también irreal de Benalup. Ya vimos como el primer intento fue en 1926 protagonizado por el cura de Casas Viejas Francisco Gallardo y al alcalde de Medina Antonio María de Puelles y Puelles y  su amigo Tomás Gómez. Aunque la Segunda República restituyó el nombre general, el deseo del franquismo de borrar todo lo relacionado con el anarquismo y el movimiento obrero hizo que el topónimo Casas Viejas pasara a la clandestinidad, la misma que aquellos campesinos encabezados por Pepe Pareja que desde ella le cuenta a Mintz la verdadera historia de esta tierra. Muerto Franco este toponímo empezó a resucitar lentamente. 






Parece ser que el 8 de abril de 1977 un grupito de amigos benalupenses que estudiaban en Cádiz, pero que estaban de vacaciones en el pueblo por Semana Santa canalizaron sus inquietudes y sus perspectivas en esa famosa pintada: Casas Viejas independiente ya. Aunque el topónimo Casas Viejas había desaparecido de los documentos escritos oficiales, muchos benalupenses casasviejeños lo seguían utilizando en sus charlas cotidianas. Pero utilizar una pared para hacer una pintada en la que apareciera por escrito las tres palabras Casas Viejas, independiente y ya era una novedad que estaba relacionada con las nuevas cosas que estaban pasando. El acceso de las clases medias y bajas a la universidad, la llegada de la democracia y la necesidad de

expresar sentimientos largo tiempo encerrados. La autoría de las juventudes libertarias no dejaba de ser un mero espejismo revolucionario propio de aquellos tiempos. Pero aquella pintada de ese grupo de amigos que muchos estudiaban en Cádiz gracias al Seminario, reflejaba nuevos tiempos. En esos nuevos tiempos, en esa tendencia y en esa atmósfera aparece la organización del futbol sala en Benalup. Al socaire de las pintadas, Fernandín va a inscribir a su equipo y le dice a Juan Moncayo que quiere llamarlo "Casas Viejas Independiente, ya", como la pintada. El bueno de Juan lo convece de que retire el "ya". 
Mapas donde aparece Casas Viejas realizados por los franceses en 1811. Cuando Casas Viejas era un conjunto de casas viejas, poblamiento disperso, no concentrado.


Pero habrá que esperar hasta 1990 para que el nombre de Casas Viejas se le ponga a un edificio público. Desde 1987 funcionaba una extensión del Sidón en el Benalup de Sidonia de entonces. En el año citado el equipo directivo encabezado por Juan Ponce, como director decide ponerle ese nombre al centro. Lo contó de esta forma: ""...Cuando llegó la hora de ponerle nombre al centro, estuvimos atascados varios días sin saber a ciencia cierta hacia qué lado tirar. La lamparita se nos encendió un buen día que después de la reunión de dirección nos fuimos a comer.Durante la comida, la conversación se centró en los sucesos de Casas Viejas y Seis Dedos y fue entonces cuando entre bromas y serio se nos ocurrió que la mejor forma de mantener viva la memoria de lo ocurrido era darle el nombre de Casas Viejas al instituto.

Recuerdo que cuando lo propusimos a la gente joven le parecía algo ya pasado y no les decía nada, a los mayores les traía a la memoria hechos nada felices y sólo las personas de mediana edad veían con agrado el nombre. Principalmente para atraer la curiosidad entre los más jóvenes elegimos el nombre de Casas Viejas para el nuevo Instituto". 
Casas Viejas y Benalup eran dos lugares distintos




Empezaba la derrota de lo que el franquismo había querido sepultar. Desde el Casas Viejas se realizó en el 2005 el libro de la tierra, un verdadero ejercicio de recuperación de las esencias del pueblo, dos años más tarde se homenajeó y empezó la labor de recuperación de su legado del hombre que había sido el precursor en esta lucha por la dignidad, la restitución y la libertad; Jerome Mintz. En el 2008 la magna exposición Casas Viejas desde Casas Viejas y luego hasta la actualidad sigue esa labor que empezó en 1990 cuando Juan Ponce y su equipo directivo decidieron ponerle el nombre de Casas Viejas al instituto. 



En la actualidad Casas Viejas es un añadido al nombre de Benalup, no consigue imponerse como lo que fue, el topónimo real y original de este lugar, pero se ha avanzado mucho. No obstante no he encontrado, creo que no las hay, ni una foto donde aparezca un azulejo con el nombre de Casas Viejas. Hay muchas de Benalup, de Benalup de Sidonia o de Benalup-Casas Viejas, ninguna de Casas Viejas. Bueno, en dos sitios, en una clínica dental y en el IES. El pueblo se llama oficialmente Benalup-Casas Viejas, objeto de la próxima entrada.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Las guarderías. 24

Los últimos 40 años

El pregón de D. José Romero Bohollo. La década de los sesenta. 2

El maratón es un evento maratoniano

Las tradiciones se rebelan. El palmito. 62

El habla de Benalup-Casas Viejas. Formas de ser o estar peyorativas. 33