VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV

Como dice Sabina "de las dos majas de Goya, prefiero la misma que tú" (Diciembre viene duro), también prefiero la solidaridad a la caridad y los actos que organiza la sociedad civil a la institucional. Por eso, hay tres eventos en el pueblo que les tengo especial cariño y admiración; el carnaval, las actividades de Activate y las de la asociación micológica los Alcornales, con especial incidencia en las jornadas gastronómicas.


En el mundo del asociacionismo, lo difícil no es empezar, sino continuar. Y en un orbe donde hay tanta gasesosa que se le va la fuerza por la boca, siete jornadas ya, son muchas jornadas, por eso ya están entrado en la categoría de imprescindibles, por que que en esta parcela siete veces es casi toda una vida.  Pero además ser la sociedad civil a través de la asociación micológica, con la obligada y necesaria colaboración del Ayuntamiento y de perpetuarse en el tiempo, estas jornadas siguen tenido otros mérito. Se está poniendo en valor nuestro patrimonio, sobre todo el relacionado con la naturaleza y la gastronomía. 



Además los instrumentos que se utilizan son el trabajo, la ilusión, la implicación, el compromiso... sin que sean necesarios otros como el dinero o el compromiso político con letras minúsculas, consiguiendo una mezcla muy acertada y fructífera de gente autóctona y foránea. En tercer lugar, y no menos importante, se trata de a través de las setas, dar a conocer y colaborar en la difusión de unos valores que aunque llevan aquí toda la vida, solo hace siete años que se llevan promocionando. Siempre digo que las palabras conmueven, pero los ejemplos arrastran. Y la estela que está marcando esta asociación micológica es para seguirla. 


Este tipo de actuaciones siempre me provocan el mismo pensamiento, si todo el mundo aportará a su comunidad una mínima parte de las posibilidades que atesora la situación de la población mejoraría sensiblemente. Me da la impresión que partiendo del mundo micológico esta asociación apuesta por los recursos naturales, el desarrollo sostenible, el patrimonio cultural inmaterial y el mundo tradicional... todos ellos tan denostados y abandonados hasta hace tan poco tiempo. 


Podemos citar además de las jornadas, los eventos sobre el carbón, la seca, las numerosas quedadas y rutas o los concursos fotográficos. Apostaría sobre seguro de que como en anteriores jornadas, van a ser un rotundo éxito de público y de resultados. El hecho de que cada vez sea mayor el número de bares y restaurantes que se acogen al evento demuestran lo acertado de su apuesta. 



Quizás lo que más me llama la atención es que teniendo esta riqueza micológica tan grande y tan cerca fuera tan desconocida. Será con la transición democrática cuando empieza a explotarse en el parque de los Alcornocales, pero en B-CV primero las Lomas y después el boom de la construcción hizo que hasta el estallido de la crisis del 2007 no se recolectara. Pero será a partir del 2011 con la creación de esta asociación cuando el mundo micológico empiece a tener el boom actual. La etnobotáncia y la etnomicología son dos ciencias paralelas que analizan la relación del hombre con los vegetales y hongos. En el parque de los alcornocales se han venido utilizando más de 400 especies vegetales y 150 de fúngicas (aunque como hemos visto de una forma más tardía). Este miedo a las setas ha sido tradicional en Andalucía. Se puede leer en este enlace: "el profesor García destaca que, en Andalucía, "el miedo atávico a la setas es igual que a las culebras" y lo relaciona con cuestiones antropológicas ligadas a la religión cristiana, que unió la suerte de todas las setas con las especies alucinógenas que empleaban ciertas religiones ancestrales, a través de druidas o chamanes, para entrar en trance. Se metieron todas en el mismo saco: era cosa de demonios. Sin embargo, esa cultura micófoba ha dado paso, con los años, a una enorme afición a recolectarlas y luego disfrutarlas en el plato. La sociedad del conocimiento actual ha tenido un papel destacado. Según el investigador de la US, el Plan de Conservación y Uso de Setas y Trufas de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, puesto en marcha hace ya doce años, “ha desarrollado un conocimiento muy alto, uno de los más importantes de España”.



Estamos ante uno de los espacios más ricos biológicamente de Europa y el hombre ha explotado sus recursos de una forma natural y sostenible, baste citar la recolección de tagarninas, espárragos o quesitos. Plantas medicinales como la cola de caballo. Especies decorativas como el acebo y el lirio morado. O especies para útiles como el morisco, el casarón o la choza con Castañuela y Brezo, el corcho y el acornoque o el carbón. Además tenemos que citar especies  lúdicas como los matapeos y los relojes o de alto valor ecológico como los helechos (Culcita, Diplazium, helecho hembra y pteris) o las orquídeas (abeja, amarilla, lengua o del muchacho). Por último, citar también, entre otras muchas especie que me dejo en la recamara, las setas y plantas alucinógenas como la seta de los enanitos o la mandrácula. En definitiva, una riqueza que tenemos que proteger y para ello debemos conocer, por eso resulta tan importante la labor que lleva a cabo la  asociación micológica y botánica los alcornocales. 


En esa labor, las jornadas micológica y la ruta de las setas se ha convertido en una de sus señas de identidad. En esta ocasión participan 24 bares y el precio de la tapa es 1.80.  Por otra parte, conozco muy pocas actividades en el pueblo que tengan tanto consenso y agradecimiento por el resto de la población. Ya que no solo saldrá ganando el mundo micológico benalupense o el de los bares y restaurantes, sino el del pueblo de Benalup-Casas Viejas en general, que es, en definitiva, lo que se pretende. Por ello, me parece que hay que ayudarles a los miembros de esta asociación y me da la impresión que la mejor manera de hacerlo es acudiendo y participando a las numerosas actividades que han programado.






Os dejo con seis post las jornadas de los años anteriores.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

La finca de Las Lomas. Pasado y presente. 1

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Las guarderías. 24

Los últimos 40 años

El pregón de D. José Romero Bohollo. La década de los sesenta. 2

El maratón es un evento maratoniano

Las tradiciones se rebelan. El palmito. 62

El habla de Benalup-Casas Viejas. Formas de ser o estar peyorativas. 33