headerphoto

El habla de Benalup-Casas Viejas. Geografía e Historia. Topografía. El agua 5

Fuente los Vaqueros
La toponimia y los vocablos específicos  en torno al aprovechamiento humano del agua son más específicos si cabe. Tenemos en primer lugar las fuentes, para consumo humano o/y del ganado. Tanto en la mesa como en la sierra los manantiales son abundantes. 


De carácter urbano son La Fuente el Chorro Grande, de la Calcetilla, el Chorro de Cristobillas, la de la plaza del Pijo, la de la Calera, el Chorrillo de la calle Rafael Bernal, el chorro de Pirri o Cayetana o Fuente de los Vaqueros o la fuente de Baltasar. Estas fuentes tienen origen musulmán y formaban un entramado complejo a través de los correntines de agua o tajeas que comunicaban estas con los huertos y los molinos maquileros. Recorrían todo el pueblo: Juan Manuel Gutiérrez Vidal me ha hecho el siguiente relato: "Empezando por la fuente del Cañuelo   partía una tajea  que tenía el siguiente recorrido: fuente Cañuelo, que ya no existe, antes de llegar al cementerio  viejo le entraba agua de un huerto de don Alfonso el  medico que estaba frente de los pisos de Corea que ya tampoco está. Luego por lo de Miguel del pan tenía  otra entrada de la fuente de la Calera. Seguía toda  la calle don Manuel Sánchez y al llegar a la antigua plaza de Abastos  se le unía la fuente de Cristobilla. Ahí pasaba hacia la  calle San Juan desembocando en el molino del Capataz, donde estaban los antiguos meaeros, esta corriente era las que hacían trabajar dicho molino. La siguiente tajea es la de calle Medina. Esta empezaba  un poco mas arriba   de Ramón Salea, llegaba frente de Palomino y estaba canalizada  y salía junto con la del Chorro Grande.  Entraba por debajo del bar Balilla y salía por la casa de Periquito el bueno, que había un arroyo que iba a parar por detrás de la calle Miralrio que había una pequeña alberca y era la que servia para mover el molino de Juan Luna y  luego cogía las acequia y se iban repartiendo por todas las huertas para  su riegos para cuando le iban tocando a cada cual. Había otra tajea que partía del meaero, que había detrás  de los Laritas, que pasaba por debajo de la casa de Juan Pérez y se unía a la del meaero del molino del Capataz, esta salía de los Jardines de Murillo".



Fuera del casco urbano también hay numerosos manantiales. La fuente del Alamillo, la del tío Pujao, El del Pilar de la Brama, Garganta del Cuerno, Gallardo, Las Chotas, Alcaparroso Grande, Albarianes, manantial del Burro, fuente de la colada del Cermeño, Fuente Banderas o en el convento el Cuervo la de Santa María y Santa Teresa. 



También son muy numerosos los pozos. A veces demasiados, citar algunos ejemplos como el pozo de Juan Sevilla, el de Cantarrana y el de Calavera (porque se suicidó en él Juan Estudillo, Calavera) 



El legado musulman y los términos de este origen ha sido muy importante en esta zona. Destaca  el legado económico que dejó la presencia del poblado disperso musulmán y su aprovechamiento agrícola, a través de los huertos y frutales, e industrial gracias a los molinos maquileros nos aseguran la importancia de la presencia musulmana en esta época.



Característicos de la sociedad preindustrial son los molinos hidráulicos o harineros o maquileros. Los molinos de grano se llamaban maquileros porque sus dueños cobraban un porcentaje (maquila) por la molienda, entre un 8 y un 10%. En Benalup abundaban, debido a su riqueza en agua. Se molía cebada, habas, maíz, garbanzos... y, sobre todo, trigo. Su transformación se llevaba a cabo mediante la molienda del grano en molinos hidráulicos, aprovechando los arroyos o los acuiferos como fuentes y pozos. Para moler se utilizaban dos grandes piedras, con un agujero en medio, en el cuál se metían las poleas. La fuerza del agua movía las piedras, que molían el grano. Se trataba de aprovechar los saltos de agua producto de los desniveles naturales del terreno en los que ese situaban los molinos de rueda horizontal. Tanto en Casas Viejas como en la Morita, los Badalejos o en Cucarrete todavía hay huellas de este sistema de molinos hidráulicos entrelazados. El hecho de situarnos en una mesa ha posibilitado la existencia de riquísimos mantos acuíferos  que afloran en fuentes o cursos fluviales como en los casos de Cucarrete, en el oeste, Los Badalejos al norte, en la dehesa de Benalup o en el propio Casas Viejas. El del monasterio del Cuervo se sitúa en torno al curso de un río, el Celemín. 
Molino de los Badalejos


En Casas Viejas hubo cinco molinos de origen árabe. El primero se situaba en donde hoy está la oficina de Banesto, el segundo en la calle Capataz, el tercero en Agadir, el de Chinchorro, y los más meridionales de la familia Luna, uno donde hoy vive Antonio Lara y el otro enfrente, donde hoy vive Miguel Román. El agua era recogida  de las fuentes que había en Casas Viejas, dependiendo de la ubicación del molino utilizaban el agua de una u otras fuentes.


Tere Roman Navarro: "También en Cucarrete, pasé muchos días de mi infancia en casa de mis abuelos y allí había varios nacimientos de agua, en él terreno de mis abuelos había varias fuentes dónde se veía salir agua continuamente de la tierra y había un gran arroyo, dónde con sacos llenos de arena hicieron una pequeña presa y allí nos bañábamos en él verano todos los chiquillos de los alrededores, eran tiempos muy bonitos y se le daba mucho valor a las cosas, no podíamos ir a la playa pero allí se pasaba super bien, en aquella época casi todos los matrimonios tenían muchos hijos así que allí nos juntamos un montón de primos y vecinos..... Bonitos y maravillosos tiempos........."

0 comentarios: